Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

George A. Romero: el maestro del cine de zombis

Lunes 17 de julio de 2017
0
A los 77 años, murió George Romero, el gran director de películas de terror
A los 77 años, murió George Romero, el gran director de películas de terror. Foto: AP

En los años 60, un grupo de cineastas dinamitó las convenciones del cine de terror, aprovechando el cambio social en cuanto a la violencia y la obscenidad permitidas. Algunos lo hicieron desde dentro de Hollywood, como Roman Polanksi, Brian de Palma o William Friedkin. Otros crearon sus productos desde fuera de las majors, pero atrajeron al público de igual manera: por esa rendija comercial se colaron John Carpenter, Wes Craven, Tobe Hooper, David Cronenberg y George A. Romero, que falleció ayer en Los Ángeles, a los 77 años.

Romero es para los aficionados el creador del moderno cine de zombis gracias a su precursora La noche de los muertos vivientes, rodada en blanco y negro con poco más de 100.000 euros, en 1968. Según su socio Peter Grunwald, Romero falleció a causa de un cáncer de pulmón, en compañía de su esposa, Suzanne Desrocher Romero, y su hija Tina, mientras escuchaba la banda sonora de El hombre tranquilo.

Hooper, Carpenter y Romero demostraron que para asustar a la audiencia no había que contar con grandes presupuestos. Nacido en una familia de clase media descendiente de cubanos y lituanos, de chico Romero rodaba películas de cine fantástico en 8 mm. Con 16 años trabajó como chico de los mandados en Con la muerte en los talones, y decidió que no le gustaban la frialdad de Hitchcock ni lo mecánico de sus tramas. Prefería la espontaneidad y el descontrol. Tras graduarse en 1960 en la Universidad Carnegie Mellon, de Pittsburgh, se dedicó a filmar cortometrajes y programas de TV. En La noche de los muertos vivientes hay sangre, como imponía el creador del cine gore Herschel Gordon Lewis, pero también acción y un claro mensaje político a través de un héroe afroamericano que morirá asesinado por error por un policía. Para Cahiers du Cinéma, lo prodigioso se escondía en su grito de guerra político sobre el racismo en EE.UU. En ese film se fundan las reglas del mito zombi: si te muerden, te infectan; si no les disparas en la cabeza, no caen eliminados y vuelven a la vida.

Durante los 70, Romero estrenó films de parecido contenido, aunque no repitió su éxito hasta Zombi: el regreso de los muertos vivientes (1978). En 2005 dirigió la cuarta película de la saga, La tierra de los muertos vivientes, y como acabó insatisfecho dirigió la quinta parte dos años después, El diario de los muertos. Su último trabajo fue La resistencia de los muertos, en 2009.ß

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas