Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Después de las suspicacia y de la tormenta de nieve, Mitre festejó el ascenso a la B Nacional

Los santiagueños superaron por penales 4-3 a Gimnasia (Mendoza) y ascendieron a la primera B Nacional; el clima tiñó el escenario

Lunes 17 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Campo nevado: horas después, Mitre lograría el ascenso
Campo nevado: horas después, Mitre lograría el ascenso. Foto: Télam

Una fecha histórica para Mitre de Santiago del Estero. Consiguió el ascenso a la primera B Nacional, después de imponerse 4-3 en la definición por penales, tras caer 3-2 en el tiempo reglamentario. Fue además la cuarta vez que el DT Arnaldo Sialle subió de categoría a un club del torneo Federal A, después de haberlo conseguido con Independiente Rivadavia, de Mendoza (2006/07); Guillermo Brown, de Puerto Madryn (2010/11) y Talleres, de Córdoba (2013). Acabó siendo una revancha para el plantel, que había dejado escapar la oportunidad, la misma que abrazó el sorprendente Agropecuario, de Carlos Casares. Todo luego de la situación climatológica que se desencadenó en Mendoza, en las horas previas: el estadio Víctor Legrotaglie, de Gimnasia y Esgrima, enclavado en el parque General San Martín, amaneció cubierto de nieve. Un factor que, con el paso de los años, realzará el éxito. A las 16, sin rastros del manto blanco, los equipos estuvieron en el campo de juego. Era la hora señalada para el comienzo del capítulo decisivo, el que poco más de dos horas después encontró a los santiagueños de festejo y a los mendocinos envueltos en frustración.

Mitre también fue noticia en junio pasado, cuando Racing pidió la suspensión del partido por los 32avos de final de la Copa Argentina, que se iba a jugar en Salta. Era el tiempo en que el ciclo de Sialle, rosarino, de 55 años, voz de fumador-pitando un cigarrillo atendió a los medios, minutos después de la conquista-, debía reinventarse, luego que Gimnasia y Esgrima de Mendoza -sí, el mismo rival de ayer-, le quitara el sueño del ascenso directo, tras ganarle, por 3-2, en Santiago del Estero.

Guillermo Raed, empresario y vicepresidente tercero de la AFA
Guillermo Raed, empresario y vicepresidente tercero de la AFA.

Se revitalizó la institución del modesto barrio 8 de Abril. Eliminó a Sarmiento (Chaco) y a Defensores de Villa Ramallo, para clasificarse a la final y definir, mano a mano, con el Lobo mendocino. Viajó con la ventaja del 1-0 logrado en el juego de ida, una semana atrás. Pero faltaba el último paso, el más difícil, el que tensa los músculos. A los 2 minutos perdía 1-0; ganaba 2-1 a los 18 y volvía a estar abajo (3-2) a los 35. Todo en el primer tiempo. "A mi familia le dije que le iba a llevar el ascenso, el que no pude hace 12 meses con Unión Aconquija [cuando los catamarqueños cayeron con San Martín de Tucumán]; héroe es todo el equipo, porque mucha gente habló de más", dijo el arquero Alejandro Medina, que detuvo un penal y convirtió otro.

El vínculo de Mitre con Guillermo Raed, presidente del club y vicepresidente 3ero de la AFA -también dueño de Secco, una marca de gaseosas que auspicia a varios equipos- provocó suspicacias en un fútbol en el que todo parece estar bajo sospecha. "Tuvimos amor propio y coraje. Sabíamos que individualmente no éramos los mejores, pero como equipo le íbamos a dar batalla a cualquiera", dijo Sialle.

Casi 900 kilómetros separan a Mendoza del barrio 8 de Abril; allí en la cancha de Mitre se instaló una pantalla gigante para seguir el histórico partido, el del ascenso, el mayor logro deportivo en 110 años de historia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas