Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Robert Carsen trae al Colón la primera gran ópera posmoderna

El prestigioso régisseur canadiense debuta en el primer coliseo con una puesta que busca recuperar el humor de la pieza original sin perder la dimensión emocional

SEGUIR
LA NACION
Martes 18 de julio de 2017
Kurt Rydl, un experimentado Barón Ochs
Kurt Rydl, un experimentado Barón Ochs. Foto: Teatro Colón
0

Asistir a una producción en la que esté presente el nombre del canadiense Robert Carsen, reconocido como uno de los directores de elite de la escena de la ópera mundial, es garantía de ser testigo de una fuerte experiencia teatral. A partir de hoy, con el estreno de El caballero de la rosa, de Richard Strauss (una nueva producción del Metropolitan Opera de Nueva York y de la Royal Opera House de Londres, en coproducción con el Teatro Colón y el Teatro Regio de Turín), se podrá ver por primera vez en la Argentina el trabajo de quien fue distinguido como caballero de la Legión de Honor francesa.

La pasión con la cual Carsen aborda cada ópera es resultado de una obsesión que lo acompaña desde muy niño. "Fui afortunado de tener unos padres que amaban profundamente el arte y por eso estuve expuesto a todas sus manifestaciones desde una edad muy temprana, algo que no es común y que me marcó para siempre", afirma el director.

Con la actuación Carsen inició un camino artístico que finalizaría como director de ópera. "De niño tenía un problema de lenguaje y mi terapista me corregía a través de la lectura de obras de teatro, en las cuales yo siempre tenía que interpretar un personaje. Eso me animó a participar en todas las obras del colegio, por lo que al terminar el secundario decidí estudiar teatro en la Universidad de Toronto y, luego, en Inglaterra. Al recibirme, un profesor, viendo cómo me involucraba con todos los aspectos de la obra, me sugirió intentar con la dirección, así que decidí hacer el cambio y me convertí, por un tiempo, en asistente de dirección. Creo que no existe una manera exclusiva para convertirte en director de ópera; por el contrario, hay muchas. Lo que no comparto es esa idea que surgió ahora a través de la cual parece que cualquiera puede hacerlo. Dirigir ópera es una tarea compleja y la finalidad es establecer un puente entre lo que el creador dispuso y la audiencia, ya que sin audiencia el teatro no tiene sentido."

Contrario a la creencia de que para que una producción de ópera funcione debe lucir como una historia que tiene lugar en el pasado, sus trabajos se distinguen por las libertades que toma respecto del ambiente y de los períodos indicados en el libreto. "Cada trabajo lo asumo como si hubiese sido escrito el día anterior, nunca lo pienso como una obra antigua. No resulta justo con esas obras pensar que el hecho de que fueron escritas hace 400 años haya que verlas de manera diferente. Esas piezas fueron revolucionarias en el momento en que fueron escritas y empujaron los límites hacia algo novedoso. De eso es lo que trata el teatro, es la razón de su existencia", explica Carsen.

Para el director, El caballero de la rosa es, quizás, la primera gran ópera posmoderna en haber sido escrita, y por eso tomó la decisión de situarla en 1911, año en que Strauss la compuso. "Von Hoffmannsthal situó la acción en la época de María Teresa de Austria en Viena, en pleno siglo XVIII, pero al escuchar la música hay muy poco del total que sea un pastiche de ese siglo. En cambio, hay muchas partes que son de avanzada. Nos encontramos con que Strauss, de manera muy atrevida, mezcló música de los siglos XVIII, XIX y XX para que todo estuviera presente en esa partitura tan rica y compleja. También vemos que el autor del libreto estuvo muy influido por el zeitgeist (el espíritu de su tiempo), lo que ocurría a su alrededor. Hay detalles que, a pesar de que no son necesarios para el desarrollo de la obra, nos dejan muy en claro lo que sucedía en Viena en el momento en que la escribió. Como el final de la dinastía de los Habsburgo, la militarización de la ciudad y la inminente llegada de la guerra. Todo esto me resulta muy importante y así lo quisimos mostrar también en la escenografía. La Mariscala vive en un palacio con arquitectura del siglo XVII, porque a pesar de estar situada en 1911 ella vive en ese antiguo mundo de protocolo. Luego, en el segundo acto, nos encontramos con un palacio de arquitectura avant garde de Adolf Loos de los Von Fanninal, que pudo construirse por la gran cantidad de dinero ganado traficando armas, y el último acto, en vez de la humilde posada, decidimos situarlo en un burdel, porque no quedaba duda de que ése era el tipo de lugar en el que tenía sentido la escena."

Carsen afirma que le resultó muy complejo lograr un balance entre el humor y la emoción presentes en esta ópera, que fue concebida como cómica y que desde las primeras dos líneas nos sitúa frente a la noción del paso del tiempo y lo que le sucede a cada personaje individualmente y como sociedad. "Al ser una comedia social hay que prestar atención a todos los detalles en esta sociedad interconectada. No existe nada abstracto, todo es muy intrínseco. La mejor comedia no es aquella en la que los personajes se esfuerzan por parecer cómicos, sino aquella en la que el público al observarlos sea el que así los encuentre. Al final somos todos ridículos de alguna manera, lo que pasa es que no lo ocultamos."

Todas las funciones

El caballero de la rosa, de Richard Strauss, llega hoy al Teatro Colón con dirección musical de Alejo Pérez y de escena de Robert Carsen. En los roles principales se distinguen Manuela Uhl (La Mariscala), Kurt Rydl (Barón Ochs), Jennifer Holloway (Octavio), Oriana Favaro (Sophie) y John Hancock (Herr von Faninal). Funciones: hoy, viernes, sábado y martes 25, a las 20, y el domingo, a las 17.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas