Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La refundación de Talleres: profesionalización, inversiones, estándares y hasta una ceremonia interreligiosa

En una extensa entrevista con LA NACION, Andrés Fassi, presidente de la "T", dio detalles de cómo "refundó" al club tras los años en el ascenso

Miércoles 19 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Polémico, defiende su gestión empresarial y alienta el ingreso de inversores
Polémico, defiende su gestión empresarial y alienta el ingreso de inversores. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

El lamento por los puntos perdidos y la falta de gol parecen un tema menor cuando el espejo retrovisor devuelve un pasado reciente por las canchas del ascenso, con traspiés económicos y deportivos al por mayor. Con un rendimiento irregular, que cerró con un balance de 11 triunfos, 9 empates y 10 derrotas, Talleres se quedó en la puerta de la Copa Sudamericana 2018 y ahora tendrá que reacomodar piezas si el proyecto de Andrés Fassi quiere hacer pie fronteras afuera. La continuidad de Frank Darío Kudelka como entrenador parece ser la primera señal de una dirigencia que levanta la bandera de la estabilidad institucional. Es el artífice de los dos ascensos en forma consecutiva. El responsable de dejar atrás las frustraciones.

Allá lejos queda la derrota ante Gimnasia de Mendoza que le dio la bienvenida a Fassi como presidente electo en diciembre de 2014. Un ida y vuelta en el Federal A que terminó con 2000 butacas rotas, 20 blindex despedazados y un sinfín de autos destrozados a la salida del estadio. Son otros tiempos en Barrio Jardín. "Hace falta una refundación en el fútbol argentino y yo empecé con Talleres", dice Fassi. Pero aclara: "Recién vamos por el 30% de esa refundación".

"Fue injusto no entrar en una Copa. Talleres hizo méritos para tener ocho puntos más", se lamenta. Pero mira hacia adelante. Y los juveniles le devuelven una sonrisa: la Reserva de Talleres logró un título inédito. Nunca un club indirectamente afiliado a la AFA se había consagrado en la categoría. Los cordobeses lo lograron con chicos de la casa y la dirección técnica del ex defensor Lucas Bovaglio.

Fassi confiesa que el Grupo Pachuca ya no es la inyección financiera como al principio. Cuenta orgulloso que el 70% de los actuales inversionistas son cordobeses. Con esos recursos, ahora va por la construcción de un predio deportivo de elite y la instrumentación de un proyecto social que incluirá escuelas de fútbol en cada municipio de Córdoba y hasta un torneo primario y secundario que cruzará toda la Argentina; en dos años ya son 140 las escuelas inauguradas. "En 30 meses tendremos el predio", avisa Fassi. Ubicado en el sudeste de la capital cordobesa, tendrá 12 canchas de fútbol y será la sede del club. Todas las áreas estarán en lo que se llamará "Mundo Talleres".

El proyecto es todavía más ambicioso. "Cuando llegamos había 1600 socios y ahora contamos con 52.000, y vale recordar que el récord histórico era de 18 mil. Teníamos una tienda de ropa deportiva y abriremos tres más. Ya multiplicamos por seis la venta de prendas del club y, además, otro objetivo es llegar a las 30.000 tarjetas del banco que esponsorea a Talleres. No perdamos de vista que Boca y River están en 15 mil", se entusiasma Fassi. Cada referencia a Talleres va de la mano de un número como respaldo. No entiende otra manera de repasar la situación.

No hay empleados ad-honorem en la estructura del club. "Marcan tarjeta a las 8 y se van a las 20", dice. Se profesionalizaron todas las áreas, se contrataron 20 scouters para buscar a las futuras joyas y será obligatorio el cupo de mujeres en la comisión directiva. El 30% de público femenino en cada partido en el Kempes marca el camino. A la gran apuesta por el fútbol masculino se le sumarán el hockey y el fútbol de mujeres.

Valores, estándares, educación. Fassi se repite sobre esos ejes. Ya los puso en marcha. El delantero Sebastián Palacios sabe de qué se trata: una reacción contra Kudelka tras un cambio le significó una multa de 50 mil pesos. "Fue una falta de respeto al técnico, a los compañeros, a la gente, a los que no fueron al banco ese día.Los estándares son así. Nosotros no podemos hablar mal del arbitraje, nosotros no podemos hablar mal de rival", explica. Nadie está a salvo, ni la figura que persigue el mercado: el volante Emanuel Reynoso fue denunciado por participar en un tiroteo, y el club lo excluyó del último clásico con Belgrano. Hay un código interno que debe ser respetado; un hincha fue sancionado "de por vida" por invadir la cancha ante Instituto.

Pero el punto más llamativo en tiempos de rivalidades que van más allá del fútbol llega en la antesala de cada partido. Talleres recibe al adversario de turno con una ceremonia interreligiosa en la que participan un sacerdote y un rabino, y le cede el vestuario local, donde le pega carteles de bienvenida. La inversión para la próxima temporada será la compra de escudos y gigantografías de todos los equipos, para hacerlos sentir "como en casa". A su manera, Fassi busca reeducar.

La entrevista de Andrés Fassi en LA NACION: "En la AFA no hay que dejar ni al portero"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas