Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tecnología y pasión por los libros en un proyecto digital

La Academia Argentina de Letras hizo un convenio con Wikimedia para poner online los ejemplares más valiosos de su biblioteca; primeras ediciones y anotaciones de clásicos nacionales

Miércoles 19 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Alejandro Parada, director de la biblioteca de la AAL, en plena tarea de digitalización
Alejandro Parada, director de la biblioteca de la AAL, en plena tarea de digitalización. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Primeras ediciones, volúmenes corregidos a mano por sus autores o con comentarios de lectores ilustres, folletos, folletines y almanaques históricos. Obras raras y valiosas editadas en la Argentina durante el último tercio del siglo XIX, tituló la Academia Argentina de Letras (AAL) a los libros de su biblioteca que ya están disponibles en la Web.

En un trabajo de digitalización que comenzó hace poco más de dos años, en virtud de un convenio con Wikimedia Argentina, se han publicado en Internet al alcance de todos y hasta el momento, unos quinientos volúmenes.

Son las obras de los escritores argentinos que pusieron los cimientos a la gran literatura nacional y pueden ahora descargarse completas.

Amalia, de José Mármol, es el último volumen subido al espacio virtual, el viernes último. Y el más consultado hasta ahora no es una novela ni un libro de cuentos ni de poesías, sino un folletín: el Almanaque de las porteñas, publicado en 1895 e ilustrado por Carlos Clérice. También se pueden descargar completas la Vida del Chacho, El gaucho Martín Fierro y La Vuelta de Martín Fierro, de José Hernández. O los dos tomos de Una excursión a los indios ranqueles y todos los volúmenes de Entre nos. Causeries del jueves, ambos de Lucio Mansilla, entre otros títulos .

Para saltar a la biblioteca universal de Internet desde los anaqueles de la biblioteca Jorge Luis Borges de la AAL -donde se conservan unos 130.000 volúmenes provenientes de donaciones, compras y canjes- las obras deben estar incluidas en los elencos de creaciones de dominio público (es decir, deben haber pasado más de setenta años desde la muerte de su autor) y ser de las más requeridas por los investigadores. Así lo explicó a LA NACION Alejandro Parada, director de la biblioteca de la AAL.

"Fomentamos el acceso libre a la información de cualquiera que se encuentre en cualquier lugar. Si alguien en Salta quería consultar estos ejemplares tenía que venir a la ciudad de Buenos Aires. Ahora ya no es necesario", dijo, satisfecho, Parada, quien junto con Adela Di Bucchianico son los encargados de la inicitiva.

Ellos escanean con una máquina provista por Wikimedia, un repositorio de obras digitalizadas perteneciente a una entidad con sede central en los Estados Unidos y cuyo proyecto más difundido es la enciclopedia virtual Wikipedia. "Es un escáner que captura las imágenes y las convierte en archivos pdf que luego nosotros alojamos en el «garaje» de Wikimedia con un enlace a la Web de la AAL", explicó el director de la biblioteca.

Entre las obras accesibles no sólo hay firmas de las incluidas en el canon literario argentino y no todos son libros. Hay también publicaciones de autores populares, como el creador de Juan Moreira, Eduardo Gutiérrez, de quien se puede encontrar en este catálogo on line su obra completa.

"Pusimos especial hincapié en la literatura de género", agregó Parada. De ahí que figure una docena de títulos de Juana Manuel Gorritti como Panoramas de la vida y Miscelanéas; otros de Eduarda Mansilla de García -hermana de Lucio- y de Josefina Sagasta de Pelliza.

También nombres prioritariamente buscados por especialistas, como Antonio Argerich, autor de Inocentes o culpables; Julián Martel, seudónimo de José María Viró y autor de La bolsa y Manuel Podestá (Alma de niña).

Según informó la AAL, luego de completar las obras del período 1870-1901 se continuará con las del siglo XX, hasta 1946, límite a este momento del dominio público de los derechos. Se puede acceder a esas obras a través del sitio de la AAL (http://www.aal.edu.ar/) o de Wikimedia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas