Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La rutina de 40 minutos que Blake Lively hace para mantenerse en forma

Miércoles 19 de julio de 2017 • 18:46

Blake Lively siempre está impecable, la actriz luce como si nunca hubiese pasado el tiempo. Y aunque su estilista debe tener gran parte del reconocimiento, su mejor secreto es su rutina de ejercicios que la hace transpirar en sólo 40 minutos. La clave: no importa el tiempo, importa cómo se lo aproveche.

"No necesitás una hora y media, esos días terminaron, son para los dinosaurios. Con 20 o 30 minutos podés construir un físico de primera", contó Don Saladino, el entrenador de Lively a Health. Saladino se concentra en ejercicios que sean complejos para entrenar todas las áreas del cuerpo al mismo tiempo. Además de ser un entrenamiento aeróbico, fortalece la musculatura. El entrenador, que además se encarga de los ejercicios del esposo de Lively, Ryan Reynolds, recomienda 3 repeticiones, con 2 a 3 series.

Sentadillas. Parate con los pies separados a la altura de los hombros, el pecho abierto y los abdominales apretados. Estirá los brazos con las palmas mirando para abajo. Agachate, bajando la cadera paralela al suelo. Llevá el peso a los talones y levantate.

Levantar pesas y caminar. Parate con la columna alineada y agarra un par de pesas a cada lado de tu cuerpo, las palmas hacia adentro. Empezá a caminar con pasos rápidos y cortos, asegurándote que no te inclines hacia ningún lado.

Empujar pesas. Parate adelante de un deslizador con pesas con los pies firmes y las rodillas ligeramente flexionadas. Poné las mandos adelante del deslizar y empuja con las piernas.

Peso muerto. Parate con los pies abiertos a la altura de los hombros, una pesa entre los tiempos, las rodillas semiflexionadas y los pies ligeramente abiertos. Tirando las caderas para atrás, hacés una sentadilla hasta agarrar la pesa. Con la cabeza en alto, la columna derecha y los brazos extendidos, apoyá los talones en el piso para levantarte.

Flexiones inclinadas. Ponete en posición de flexiones con las manos un poco más abiertas que tus hombros en una superficie alta, como una cajón o un banco. Bajá el cuerpo hasta que el pecho casi toque la superficie y después empujá para subir.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.