Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hebraica, un camino recorrido a puro tesón

Jorge Búsico

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 20 de julio de 2017
0

Si el rugby tiene como uno de sus tantos preceptos el de aprender a sortear las adversidades, el club Hebraica puede escribir un libro al respecto. Durante un largo tiempo, un árbol ubicado en uno de los ingoales no permitió que la única cancha de rugby fuese habilitada por la URBA. La directiva del club, ajena y hasta contraria a los golpes que se reciben en el juego del rugby, había decidido que ese árbol no se tocaba. Hasta que un buen día, ese árbol se murió. Alguien colocó un líquido venenoso y, entonces, la cancha pasó a quedar en condiciones reglamentarias. La historia está contada en el muy buen libro “Fuera de Juego. Crónicas sociales en la frontera del rugby”, de Alejandro Cánepa.

A Hebraica, único club de la comunidad judía que juega al rugby en la Argentina, los caminos no le resultaron sencillos. El rugby no es un deporte que se practique en los colegios de la colectividad –como sucede con tantas otras en el país– ni tampoco figura en los otros clubes, como Hacoaj o Macabi, por citar los más numerosos en socios. Pero con mucha pasión y entereza y, también, hasta sorteando en otros tiempos discriminaciones por su religión, los cultores de Hebraica se fueron instalando en el rugby de Buenos Aires, con un presente que lo ubica en la ahora llamada Tercera de la URBA, ex Grupo IV.

Desde las entrañas de Hebraica se fue forjando un sueño que acaba de hacerse realidad: por primera vez en los últimos 20 años, la Argentina participó en las competencias de rugby de los vigésimos Juegos Macabeos Mundiales, que concluyeron hace unas horas en Israel. Con mayoría de jugadores de Hebraica, aunque también se sumaron a la experiencia rugbiers de la colectividad de otros clubes, el país se llevó una medalla dorada (en la categoría de Seven juvenil), dos de bronce (en XV Juvenil y Seven mayor) y un cuarto puesto (en XV mayor).

Con récord de argentinos

Las Macabeadas, que se iniciaron en 1932, tuvieron en esta oportunidad una participación récord de la Argentina, con 650 deportistas, nada menos que la segunda delegación más numerosa después de la de los Estados Unidos, que contó con 1200 representantes.

“Fue una experiencia maravillosa desde todo punto de vista. Quizá desde lo deportivo resultó más dura de lo que pensamos, porque los partidos de rugby XV se jugaron día por medio, lo que nos quitó físico en los compromisos decisivos. Para la próxima tendremos que llevar un equipo más numeroso”, cuenta Diego Yanco, minutos antes de subirse al avión que lo traerá de regreso a la Argentina.

Yanco, un todoterreno del rugby en Hebraica (pasó por todos los lugares del juego), fue uno de los organizadores de este viaje, que significó un mojón en el rugby de la colectividad judía en la Argentina. “Ojalá esto sirva para aumentar la difusión y que más gente de la “cole” se acerque al rugby”, agregó Yanco. Hasta aquí, la Argentina había participado en solamente dos ocasiones en las Macabeadas: 1993 y 1997.

Esta participación, para la cual cada deportista tuvo que costarse sus gastos, también representa otro registro histórico para Hebraica, ya que se están cumpliendo 40 años de la primera gira que realizó el club a Israel. Apenas tres años antes, en 1974, Hebraica le había abierto sus puertas al rugby. El árbol que estaba en uno de los ingoales cayó un tiempo después y, de ese modo, abrió la cancha.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas