Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Manu no quiere despedidas ni homenajes: busca que le hierva la sangre al competir

Diego Morini

SEGUIR
LA NACION@dhmorini
Miércoles 19 de julio de 2017 • 21:17
0
Manu en acción: quiere más
Manu en acción: quiere más.

Emanuel Ginóbili no pretende despedidas ni homenajes. No va detrás de esas cuestiones. El número 20 de los Spurs tomó la determinación de seguir una temporada más y todo se revolucionó. Es lógico porque su impronta y sus cuatro anillos de la NBA imponen un respeto supremo. Su condición de héroe deportivo que potenció en San Antonio y que se expandió por el universo deportivo lo ponen en un lugar de privilegio. Ahora bien, no debe ser su 16ª temporada en los Estados Unidos la gira de un rockstar que está brindando su última función, de ninguna manera. Él quiere competir, el bahiense siente que todavía le hierve la sangre, y si bien ahora disfruta más y se castiga menos cuando las cosas no le salen, su deseo por ganar es inalterable. Y en ese contexto, no debe ser una temporada lacrimógena.

La nueva conformación de los Spurs no parece tan potente como las últimas. Todo comenzó con la intención de la contratación de Chris Paul, pero San Antonio no pudo quedarse con ninguno de los grandes nombres de la etapa de agencia libre. En este escenario, la renovación de Manu lo pone más que nunca en el centro de la escena. Sin grandes refuerzos, seguirá dependiente el equipo de la voracidad de Kawhi Leonard, pero lo que realmente le interesa al entrenador Gregg Popovich es mantener el intelecto de Ginóbili dentro de su franquicia. La cabeza del bahiense es una pieza de colección invaluable.

Entonces, ¿Quién se puede permitir pensar que será una última temporada de tributos permanentes? Sin duda le resultarán pegajosos al 20 de los Spurs los aplausos reverenciales de 82 juegos de temporada regular, más la pretemporada. Si bien le agrada el reconocimiento, se siente más a gusto lejos de los flashes; eso le permite mantener un perfil que no lo transforme en vanidoso. Un sello registrado. Además, Manu no buscará lucirse para acumular más elogios, no asumirá tomar más tiros para romper algún registro. Lo suyo seguirá concentrado en privilegiar al conjunto, en ocuparse que otros James Harden no tomen el último tiro para arrebatarles un partido, mucho antes que completar una planilla en la que diga que fue el goleador del juego.

Con 40 años y 84 días comenzará la 16ª temporada de los Spurs y surgirá todo tipo de interrogantes respecto de cuál será la incidencia del argentino. Cómo es que volverá a colaborar con la franquicia texana para meterse en playoffs y cómo intentará darle pelea a la furia de Golden State Warriors. Es imposible determinar las formas en las que se expresará en el campo, es cierto. Aunque lo que hace extraordinaria a esta nueva aventura de Manu es justamente que será igual de intensa que todas las anteriores; dentro de la cancha dejará la piel como siempre y su motor será el mismo: un corazón que galopa con brío.

Los 992 partidos que acumula con los Spurs y que lo ubican en el 3° lugar histórico de presencias de la franquicia o el primer lugar, con 1431 triples anotados en San Antonio, son marcas que no resultarán decorativas. Pero tampoco serán un escudo durante esta temporada cuando alguien dude de su vigencia. Nadie debe tomar este baile como el final de nada, porque es posible que deje de jugar el año próximo o decida extender su carrera algo más. Hoy lo único que cuenta que Ginóbili es un pibe de 40 que no busca exclusivamente que lo adulen, todavía quiere competir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas