Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La opinión de Manu Ginóbili: "Si hace 10 años alguien me decía 'vas a jugar hasta los 40', le respondía que estaba loco"

Jueves 20 de julio de 2017
LA NACION
0

IBIZA, España.– Fue bastante más lenta la toma de la determinación que las otras veces porque tenía más dudas. Quería dejar madurar más la decisión para ver cómo me sentía, qué me pasaba y cuántos interrogantes me surgían. Y cuando sentí que maduró la cosa, entendí que había pasado el tiempo suficiente para comunicar qué iba a ser de mi futuro.

Había hablado con Pop bastante antes de salir de vacaciones y él me dijo que quería que siguiera y que me necesitaba en el equipo. Con todos esos elementos, me di un espacio para pensar bien qué quería hacer realmente. No sentí que él quisiera convencerme; simplemente me dijo lo que pensaba. Incluso sé que si hubiera sido diferente también me lo habría dicho. Si no me quería, casi me era todo más fácil, porque no se me iba a caer ninguna jineta por que no me quisieran. Era “hasta acá llegué y listo”. Porque no iba a ponerme a explorar la chance de buscar otro equipo.

Acepté porque es un gran honor estar en una franquicia así, con 40 años, sintiéndome importante, con gente que me dice que me quiere y que sigo siendo importante para el equipo. Todo lo que tenía pensado si me retiraba, lo pospondré un tiempo más. En cambio, si me retiraba y me tomaba un año, no iba a poder volver a competir a los 41. Siento que tomé la determinación correcta, la que todos me recomendaron, porque ninguno de mis allegados me dijo “ya está, colgá, relajate y disfrutá de otras cosas”.

Lo real es que todavía lo paso bien y lo disfruto. Tengo menos responsabilidades que antes y me cuidan mucho. Es ideal para mí todo esto, y más que nada, a mi edad. Y la familia no fue un problema. Many volvió decirme que hiciera lo que me hiciera sentirme bien. Claro que tenemos curiosidad por lo que puede ser tener todo el tiempo a disposición para nosotros, pero como estamos bien en San Antonio y tenemos a los chicos en la escuela, no es un problema seguir llevando adelante esa actividad.

Tengo claro que será especial esta temporada, aunque también sé que no será diferente al momento de entrar en la cancha, porque siempre quiero ayudar a mi equipo a ganar. Y también es claro es que no soy el enfermito del básquet que era antes. Pop dice que mi competitividad está intacta, pero la verdad es que no me siento igual de competitivo que antes, no sólo por capacidad, velocidad y todas esas cosas físicas, sino además por un cambio de prioridades.

Aunque cuando la pelota está en el aire y me salen dos jugadas mal o alguien me desafía, no me da lo mismo ganar que perder. Todo lo que hago, intento hacerlo bien. En realidad, si no cambiaban mi cabeza o mis expectativas, ya me habría retirado después de la final ante Miami de 2013 o la de 2014.

Y ahora pienso también en cómo se reorganizó el equipo. Rudy Gay se sumó e inicialmente alguien puede sorprenderse porque no parece tener el estilo de San Antonio, pero tiene un talento enorme y una versatilidad que puede permitirle jugar como ala-pivote y como alero, lo que le daría minutos de descanso a Kawhi, aunque también puede jugar con Kawhi... Es un jugador con mucho gol, con capacidad atlética, con muchos recursos... Como a todo nuevo integrante que llega a San Antonio, le llevará un tiempo adaptarse al sistema del equipo y será cuestión de ver cuánto le demandará acostumbrase. Lo mismo sucederá con Joffrey Lauvergne, que tiene una gran cantidad de recursos pero debe acomodarse a nuestro estilo y entender que estará detrás de LaMarcus y es posible que de Pau. También llegó Brandon Paul, un jugador del que Pop me dijo que creció mucho y que está contento de haberlo contratado.

Tenemos que ver cómo acomodamos todas las piezas. Ah, también para San Antonio y para mí es importante que siga Patty, no sólo por lo que es como jugador, sino también por lo que es como persona. Además de tener un talento tremendo, es mi nexo con la nueva generación; mi conexión con él es muy importante. No digo que su continuidad obedezca a que yo haya aceptado seguir, pero para mí es significativo que él esté. Y me hizo bien que siguiera; hasta creo que me dio un empujoncito.

Ahora que todo está digerido, siento que tomé una determinación que me permite seguir jugando en el más alto nivel, que es lo que siempre quise hacer. Y además, a una edad en que jamás imaginé que iba a estar activo. Tanto por mi forma de jugar como por los riesgos que tomé en una cancha, como por los kilómetros que tienen mis piernas entre San Antonio y la selección... Por eso, si hace 10 años alguien me decía “vas a jugar hasta los 40”, le respondía que estaba loco. Así que soy un privilegiado por mantenerme en una franquicia de elite. De a poco ya empiezo a mentalizarme en que todo va a volver a empezar. Tengo que ponerme bien para seguir siendo valioso para el equipo y para colaborar con mis compañeros. Por ahora voy a seguir disfrutando un poco más de mis vacaciones, y cuando pise San Antonio le meteré con todo. Es que después de un receso largo no es lo mismo ponerse en forma a los 40 años que para Dejounte Murray, que va a cumplir 21. Sé que voy a tener que laburar muchísimo y cuidarme más que lo habitual. Cuando llegue el momento me pondré a full a preparar la maquinaria.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas