Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No son las piernas, son las cabezas

Jueves 20 de julio de 2017
0

El polaco Pawel Poljanski no debía ignorar lo que hacía cuando tensó sus músculos y sacó la foto, broma incluida en Instagram ("tras 16 etapas mis piernas parecen un tanto cansadas"): viralización mediante, buena parte del universo deportivo hablaría de la locura de los ciclistas profesionales. Comentario lógico e incompleto, porque la locura es general, y no está en las piernas, sino especialmente en las cabezas de aquellos que, año tras año, dan forma a un Tour de France que sólo es viable con ciclistas sobrehumanos. Sin extraterrestres de por medio, lo sobrehumano, desde la noche de los tiempos, se alcanza con ayudas externas. Pasaron ya 11 años desde que España sacudió al mundo con la "Operación Puerto", una gigantesca trama de doping. Se habló primero de que había ciclistas, futbolistas, tenistas y atletas, pero el sumario instruido por el juez sólo incluyó ciclistas, 58. Por años, el mundo del deporte asistió a un simulacro: el gobierno español aseguraba que quería la verdad, pero la justicia del país se esforzaba en demorarla. Tanto se esforzó, que fue exitosa: hay 215 bolsas de sangre preservada de las que podría extraerse el ADN que llevaría a saber qué deportistas apelaron al doping. Pero el tiempo que pasó fue demasiado, la causa prescribió y la Agencia Mundial Antidoping lo admite: "Ya no hay nada que podamos hacer".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas