Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huesos, muelas y uñas: las pruebas que demostrarán si Dalí tuvo una hija

Un grupo de peritos forenses entrará esta noche al Museo Salvador Dalí y exhumará el cuerpo

Jueves 20 de julio de 2017 • 11:20
0
Salvador Dalí i Domènech nació en Figueres el 11 de mayo de 1904 y murió en la misma ciudad el 23 de enero de 1989
Salvador Dalí i Domènech nació en Figueres el 11 de mayo de 1904 y murió en la misma ciudad el 23 de enero de 1989. Foto: Reuters / Albert Gea

MADRID.- Apenas se vaya el último visitante, un grupo de peritos forenses entrará esta noche al Museo Salvador Dalí, en el norte de Cataluña. Tendrán que esperar a que se remueva la losa de una tonelada y media que recubre la tumba del gran genio surrealista, ubicada en el hall central del edificio, y acometerán la exhumación del cuerpo.

Tomarán muestras de los huesos largos, como la tibia, y de las uñas, además de extraerle muelas con el objetivo de garantizarse una suficiente cantidad de ADN que sirva como prueba en el juicio por paternidad que inició María Pilar Abel, una mujer cuya madre sostiene haber tenido una relación extramatrimonial con el artista en los años 50 cuando ejercía de mucama en su casa de Cadaqués.

El trabajo tomará entre tres y cinco horas, según confirmaron fuentes del Instituto de Medicina Legal de Cataluña. Ocurrirá a puertas cerradas, después de una larga polémica con la Fundación Dalí, que gestiona el museo y se resistía a aceptar la apertura de la cripta. Se acordó que los forenses trabajen de noche para no afectar las visitas al centro cultural, ubicado en la ciudad de Figueras, en la frontera con Francia. Los empleados y operarios fueron obligados a firmar un compromiso de confidencialidad para garantizar que nadie revele el estado del cadáver.

Los resultados deberían estar disponibles antes del 18 de septiembre, cuando se inicien las audiencias del juicio por paternidad. Será la prueba fundamental.

Salvador Dalí murió en 1989, a los 84 años. Compartió medio siglo con Gala, su esposa y musa, con quien no tuvo hijos. Él decidió que al morir su cuerpo fuera embalsamado y enterrado en la entrada de la casa-museo que con gran empeño se dedicó a levantar en los últimos años de su vida.

El hecho de que haya sido embalsamado puede complicar la obtención de ADN, según los expertos, por causa del formol que se usa para garantizar la conservación. Por eso habrá que tomar más muestras que lo habitual en estos casos. Buscan sobre todo médula ósea -presente en los huesos largos-, donde el material genético se mantiene más estable.

A la demandante, una astróloga y tarotista nacida en 1956, se le tomaron ya muestras de saliva que serán comparadas con los datos del artista.

"No estoy nerviosa sino contenta. Siento un gran alivio porque de una vez se sabrá la verdad", dijo la mujer, en Madrid, horas antes de que empiece la exhumación del hombre que según es ella es su padre.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas