Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por qué la genética evaluada garantiza mejores resultados

Jueves 20 de julio de 2017 • 16:15
0

Con foco en que el productor acceda a una genética evaluada, se realizó en la Exposición Rural de Palermo una nueva jornada de actualización del Foro Argentino de Genética Bovina, que preside Martín García Fernández.

Especialistas en genética y en reproducción hablaron de las distintas herramientas disponibles para lograr mayor precisión en la evaluación genética, como es el caso de los DEP's enriquecidos por la genómica.

"Los DEP's enriquecidos ofrecen mayor precisión en la evaluación de animales jóvenes, maximizan el progreso genético y reducen el costo de la pruebas de progenie", dijo Horacio Guitou, especialista asesor de la Asociación de Angus.

Según se explicó, una de las características más importantes relacionadas con la eficiencia de producción de carne es la conversión de alimento en kilogramos de producto. Esto es así debido al peso que tiene la alimentación en los costos de producción.

En este sentido, el avance de la electrónica, el desarrollo de comederos automáticos y el desarrollo de la genómica, generaron la posibilidad de evaluar el "consumo residual", una medida de la eficiencia alimenticia que es independiente del nivel de producción y del tamaño. "El consumo residual es estimado como la diferencia entre el consumo observado y el esperado para un aumento de peso vivo y un peso metabólico dados", señaló Daniel Musi, profesor de Veterinaria de la UBA y asesor de la Sociedad Rural Argentina.

Los animales con un menor Consumo Residual (RFI) son considerados más eficientes que aquellos con un alto RFI. Este rasgo es de moderada heredabilidad (0,25-0,35), lo que posibilita selección genética.

También se analizó el impacto que el mejoramiento genético puede tener sobre una característica de enorme importancia, como es la fertilidad. Al respecto, en un video, David Johnston, investigador de la Universidad de New England, señaló que una variable muy importante, sobre la que es posible seleccionar es "días al parto" (DAP), es decir la cantidad de días que transcurren desde que comienza el servicio natural hasta el día de nacimiento del ternero.

"Aquellos criadores que seleccionaron por DAP durante varios años tuvieron un progreso genético significativo en fertilidad, a pesar de la baja heredabilidad del rasgo", afirmó Johnston. Indicó que para seleccionar en forma precoz por fertilidad en las vaquillonas, la edad a la pubertad y el intervalo entre el primer parto y el celo subsecuente son características muy importantes, correlacionadas con la fertilidad a lo largo de toda la vida.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas