Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Habló Santiago Silvoso, el principal acusado de haber dejado a Macarena Mendizabal en estado vegetativo

El imputado en la causa en la que ahora interviene el fiscal José María Campagnoli, que pidió su prisión preventiva, le envió una carta a la madre de la estudiante de la UCA y, luego, contó su versión de los hechos a LA NACION

Jueves 20 de julio de 2017 • 22:02
SEGUIR
LA NACION

Macarena Mendizabal, de 23 años, se encuentra en estado vegetativo desde la madrugada del cinco de abril de 2015, cuando fue embestida por el corredor de autos Santiago Silvoso, de 37, que chocó contra su auto a la salida de un boliche de la Costanera porteña. La madre de Macarena, Adriana Aruj, explica a LA NACION que el principal acusado de haber dejado a su hija en ese estado quiso acercarse a ellos después del accidente una sola vez, 15 días después del hecho. "El abogado se comunicó con nuestro abogado diciendo que él quería acercarse. Esa fue la única vez que se manifestó así, a través del abogado. Nosotros en ese momento estábamos con Maca tan grave que dijimos: 'no, en este momento no'. Pasó eso y nunca más volvió a pedir".

Tiempo después, dice, su hermano Ariel Aruj le escribió un mail a Silvoso y no recibió respuesta. "Entonces le escribió al mail de la empresa donde trabaja y ahí le respondió. Habló por teléfono con él y le dijo: 'a vos no te creo nada, si fueras un poco hombre y un poco valiente irías a ver a mi hermana al Fleni y a ver a Macarena; lo que pasa es que ya pasó más de un año y medio y yo no sé si mi hermana va a querer verte la cara'", cuenta. "Esos acercamientos, en verdad, fueron generados por nosotros a través de escraches en las redes", agrega. Unas tres semanas atrás, Silvoso le escribió una carta vía Facebook.

Santiago Silvoso, el día que concurrió a Tribunales por primera vez
Santiago Silvoso, el día que concurrió a Tribunales por primera vez. Foto: Archivo / Silvana Colombo

"Me indignó la falta de respeto, cero arrepentimiento, echándole la culpa a Ramiro (Sala Giménez)", continúa Aruj. Sala Giménez era quien manejaba el auto de Macarena cuando salían del boliche aquella fatídica madrugada. La fiscal que intervino en la causa hasta hace poco, Claudia Katok, antes de dejar de entender en la misma solicitó el sobreseimiento de Sala Giménez y el procesamiento de Silvoso (por ello fue citado a indagatoria en junio pasado). El día que Aruj recibió la carta de Silvoso, constató que, en 2015, ella también le había enviado un texto privado vía Facebook diciéndole que lo quería conocer y que algún día lo iba a escrachar en los medios. "Estaría tan mal cuando la escribí que ni me acordaba (...) tranquilamente podría haberme contestado", dijo a LA NACION.

Aruj piensa que ese texto fue planeado por los nuevos abogados del acusado, Sebastián Sal y Gabriela Andrea Mesa. "Para mí esa carta no la escribió él sino sus abogados. Justo cambia de abogados y manda la carta...", dijo. Silvoso, en la conversación telefónica que mantuvo con LA NACION, lo desmintió.

"Adriana, José Luis, hermanas y familia de Macarena, antes que nada quiero decirles que lamento profundamente la falta de comunicación que hemos tenido", así empieza la carta que envió Silvoso. "No creo poder imaginar siquiera el dolor por el que están pasando. No hay día que pase que no estén en mi mente y en mis plegarias, arranco y termino el día pensando en ustedes siempre, sobre todo en Macarena", continúa. En ningún momento utiliza la palabra "perdón", tampoco "disculpas". Sí, en cambio, relata una situación que vivió en el hospital Pirovano, a donde fue trasladado después del accidente (Macarena fue trasladada al Fernández): "En cuanto llegué al Pirovano, toda mi familia me estaba esperando y, oh casualidad, en la sala pegada a la mía estaba la familia de Ramiro con él y donde escuchamos todos que le decían que tenía que negarse a la alcoholemia y que se había mandado una cagada tremenda (sic). Escuchando eso mi padre lo primero que hizo fue llamar al abogado y presentar un escrito pidiendo que no salga del hospital sin antes hacerle la alcoholemia y pedir también toda cámara que pudiera haber captado el accidente. (Por qué no le preguntan a la familia de Ramiro si se acuerdan al menos de eso? No se dan cuenta que lo están encubriendo?)". Sala Giménez efectivamente se negó a hacerse el test de alcoholemia.

José Luis Mendizabal y Adriana Aruj, padres de Macarena, con una foto de su hija unos meses antes del accidente
José Luis Mendizabal y Adriana Aruj, padres de Macarena, con una foto de su hija unos meses antes del accidente. Foto: Archivo / Diego Spivacow/ AFV

Cuando LA NACION dio a conocer el caso el 11 de mayo pasado y se comunicó con Silvoso para conocer su versión de los hechos, éste prefirió delegar una respuesta en su entonces abogado, Sergio Curzi, que hace poco dejó la causa. Hoy, Silvoso atendió nuevamente el teléfono pero, esta vez, quiso contar su versión de lo sucedido y terminó la entrevista entre lágrimas, cuando se enteró de que Campagnoli solicitó su prisión preventiva.

-Hoy va a salir una nota sobre la carta que le enviaste a los papás de Macarena y sobre el pedido del Fiscal, ¿Te enteraste cuál es el pedido?

-Mmm. no.

-Él pide tu procesamiento

-Ajá.

-Quería hablar con vos primero para saber por qué quisiste enviarles ahora esa carta a los padres de Macarena...

-Mirá yo con los padres de Macarena me quise comunicar varias veces. De hecho hablé con el hermano de Adriana (Aruj) por teléfono. Él me dijo que la familia no me quería recibir

-Pero tengo entendido que vos hablaste con él recién un año y medio después del accidente, ¿puede ser?

-Mirá el tema pasa por lo siguiente: yo estaba internado, estando internado con una colostomía estuve prácticamente con riesgo de vida, porque estuve con materia fecal que me fue pasando al abdomen después de casi 15 horas que me operaron. Yo estuve internado, estuve muy muy delicado. Y cuando estaba internado me enteré de que me empezaron a hacer una campaña de difamación que decía que había sido yo el que había pasado en rojo, el que estaba borracho, el que venía a alta velocidad, cosa que no era, eso que estaban diciendo. Estando internado se acercó mi abogado a la familia y, el padre, José Luis (Mendizabal), dijo que no quería tener contacto conmigo. Yo estuve prácticamente cuatro meses con una colostomía, y estuve muy delicado. Yo respeté esa decisión de él de que no quería tomar contacto conmigo. Sin embargo, le dije a Vanina Fontanazza (tía de Macarena) que quería acercarme, ella nunca me respondió, se lo mandé por mensaje de Facebook, donde ella me recriminaba un montón de cosas. Intercambié un par de mensajes con Luciano Iturbide (amigo de Macarena), donde le dije también que me quería acercar a la familia y nunca más tuve respuesta y yo tengo todos esos mensajes que mandé. Ahí había pasado un mes del accidente.

-¿Cuánto tiempo estuviste internado?

-Estuve prácticamente un mes internado, cuatro meses con colostomía, me tuvieron que abrir 35 centímetros mi panza, limpiar todos los órganos, estuve bastante complicado. Realmente estuve bastante complicado.

-Nunca se te ocurrió, una vez que ya estabas recuperado, ir directamente a la clínica, porque Macarena estuvo 500 días internada...

-Pero si ellos me dijeron expresamente que no me querían recibir. Yo no voy a ir en contra de su decisión.

-¿Cuál es tu versión sobre lo que pasó?

-Yo salía del boliche, salía de JET. Volviendo para mi casa...

-¿Ibas solo en el auto?

-Sí, iba solo solo en el auto. Llegando al semáforo de Pampa, yo veo que está en verde y sigo. De repente, a mí se me abre el airbag. Yo había visto que había un auto que estaba ahí que quería cruzar, que no quería cruzar, estaba haciendo una maniobra media... realmente medio extraña, pero nunca me imaginé que iba a mandarse. Mi semáforo estaba en verde, o sea, no tengo ni la más mínima duda de que mi semáforo estaba en verde. Soy una persona muy muy precavida para manejar... me han parado un montón de veces por alcoholemia y nunca me dio positiva. Hay un montón de gente que sale, que los paran, que les sacan el auto, a mí nunca me hicieron una multa por alcoholemia. Soy una persona que hasta hacía un año atrás del accidente corría, o sea, tengo noción de lo que es estar al volante. No hace dos años que manejo, hace mucho más que eso.

-¿Seguís manejando?

-Prácticamente nada y cuando uso el auto tengo una cámara que me va filmando absolutamente todo.

-¿Y eso por qué?

-Porque no me quiero comer otro garrón de éstos, que me están incriminando por algo que no hice. A mí si me pasa cualquier cosa yo tengo registrado... no puede ser que en una esquina yendo a Aeroparque no haya una cámara. Yo no puedo entender, la verdad no puedo entender cómo pasan estas cosas y encima se dan el gusto de tirarle la pelota a otro, yo no tuve nada que ver.

-Hay cinco testigos que dicen que vos venías a mucha velocidad y que pasaste el semáforo en rojo...

-¡Pero fijate lo que están diciendo! Hay testigos que llamaron al 911 que estaban ahí y no dicen eso. Ahí hay un vínculo, algo, mirá, la verdad que yo no quiero hablar por demás, pero la verdad me resulta muy muy extraño lo que dicen. Yo salía a 100 metros del accidente, hay un semáforo que tiene registro de cámara por semáforo en rojo, hay un registro de velocidad donde te sacan foto. Hay una chica que decía que yo venía desde hace cinco semáforos haciendo zig zag esquivando autos, yo salí a 100 metros de ahí. Es imposible.

-¿Esa noche habías hecho alguna previa con tus amigos?

-Yo ese día cené en la casa de un amigo a las 11 de la noche, de ahí me fui a Tequila a saludar a un amigo que se iba de viaje por un año y medio por el mundo, me fui a JET, estuve un rato en JET y me fui a mi casa.

-¿Nunca se te ocurrió presentar testigos que puedan constatar si habías tomado, por ejemplo? (N. de R. en el expediente Silvoso aduce que el test de alcoholemia no dio un resultado real)

-No veo el porqué, o sea, yo demostré que no estaba alcoholizado.

-Te dio 1.46 el test de alcoholemia...

-Mirá, el test de alcoholemia a mi me lo hicieron apenas vomité, yo había vomitado en la comisaría producto de mi lesión. En el momento en que vomito me dicen que como vomité seguramente había tomado alcohol y ahí me hicieron el test. Estaba mi padre adelante mío. Me hicieron el test y me dio 1.46 y le digo "oficial disculpeme pero acabo de vomitar". "No, no acá no hay ningún lugar para poder anotar eso, esto es un papelito que imprime el aparato nada más", me dijo. Entonces le dije que acababa de vomitar y que no me sentía bien. "Mireme como estoy, me estoy retorciendo del dolor", le dije. ¡No es real ese valor!

-Pero disculpame, no soy médica ni mucho menos, pero a mí el sentido común me dice que si vos no tomaste alcohol es imposible que se te reproduzca el alcohol en sangre...

-(Piensa) Mirá, el alcohol en sangre te lo hace una extracción de sangre, eso lo que hace es lectura de vapores. Yo a las 11 de la noche cené con mis amigos, me tomé un fernet y es todo lo que tomé.

-¿Un vaso de Fernet?

-Un vaso de Fernet, es todo lo que tomé.

-En esa carta que vos le envias a los papás decís que estás trabajando en proyectos relacionados con el tema, ¿Cuáles son?

-Quiero hacer ley el tema de la utilización de cámaras en todos los vehículos en el territorio nacional. Tengo presupuestos para poder fabricar una cámara y, bueno, me contacté también con Luchemos por la vida para ver si ellos me podían dar una mano para poder armar el proyecto de ley. Hace más de un año y medio me creé una página que se llama Cinturones de seguridad, la importancia del uso, donde tengo más de 12 mil seguidores, donde ahí subo todos videos sobre el accidente, utilización del cinturón de seguridad, cómo prevenir los accidentes. A mí me ha movido muchísimo todo este tema. La verdad que no solo a nivel personal sino que hacerle tomar conciencia a todo mi entorno. A todos, prácticamente a todos. Y lo publico en Internet y sigo la evolución de Macarena por más que no pueda tomar contacto por la familia, lo hago de otra forma, que tengo allegados (sic). Los cinco de abril hice publicaciones por mi lado rogando que se mejore Macarena y pidiendo por eso.

-¿Qué sentís vos cuando te acordás que Macarena está en estado vegetativo?

-(Piensa) Es algo que voy a llevar de por vida, me acuerdo todos los días de Macarena. Me levanto y me acuesto todos los santos días con este tema. Eh... la verdad que tengo un dolor tremendo, por todo lo que pasó y una bronca terrible porque si tan solo hubiera tenido el cinturón de seguridad Macarena no estaría viviendo esto. Ninguno de nosotros. Absolutamente nadie.

-¿Pero vos decís que ella no tenía el cinturón de seguridad porque hay dos testigos que dicen que no lo tenía?

-Hay un peritaje en el auto que se hizo que dice que no tenía el cinturón de seguridad. Además hay testigos que llamaron al 911 en el lugar que la vieron sin el cinturón de seguridad. No es un supuesto, es un hecho, es una realidad. Hay dos personas que estuvieron en el impacto, que somos Ramiro y yo, y que salimos sin esa lesión. Yo iba con mi cinturón de seguridad y me lastimé el intestino grueso. Ramiro calculo que por el hecho de agarrarse al volante no sufrió esa lesión. Macarena lamentablemente al no tener el cinturón de seguridad se le generó esa lesión.

-¿Sabías que ahora está interviniendo en la fiscalía José María Campagnoli?

-(Piensa) Sí, sí, escuché.

-Ellos no tienen en cuenta esto que decís vos sobre que ella no llevaba el cinturón de seguridad...

-Hay pericias de eso, no solo eso sino que hay testigos que llamaron al 911.

(N. de. R.) Para la fiscalía, Macarena fue bajada del auto por unas amigas que la dejaron sobre el asfalto y no se pudo determinar si llevaba o no el cinturón. Pero, además, afirman que si la víctima llevaba el cinturón o no nunca fue vinculante, dado que sostienen que el hecho de que Silvoso haya cruzado en rojo, alcoholizado y a alta velocidad tiene más peso que cualquier hipótesis sobre el tema.

-¿Tu familia qué te dice sobre lo que pasó?

-A todos se nos acabó la alegría de la vida con este tema. Y la verdad que lo que estamos viviendo todos es un calvario. Imagino que no llega ni a los talones de lo que está viviendo la familia de Macarena porque la verdad que debe ser tremendo. No puedo ni imaginar el dolor de esa familia, pero en nuestro mundo, digamos, estamos muy mal por este tema, muy muy mal. Es una fracción de segundos donde te cambia la vida por completo.

-Los papás de Macarena piensan que la carta que les enviaste ahora la armaste con tus nuevos abogados...

-¡No, ningún abogado! Ahí no tienen nada que ver los abogados, ni mi familia, ni nadie. Eso es algo que le escribí yo de mi corazón de lo que realmente siento y de lo que realmente pasó.

-Adriana dice que cuando vio tu mensaje por Facebook constató que ella antes te había enviado también una carta a vos y que vos no se la habías contestado...

-No, ella no me preguntó nada, ni nada. Ella directamente me agredió... Lo que recibí de todos fueron agresiones, nadie me vino a preguntar: "Santiago, nos podés decir qué fue lo que pasó". Yo me quise acercar y ellos no me quisieron recibir. Después lo que me escribieron fueron agresiones, en ningún momento me preguntaron lo que pasó.

-¿Por qué renunció Curzi a la causa?

-No, ese es un tema de él, no, no...

-El día que se vieron en el juzgado, en el pasillo, la mamá, cuando vos bajaste del ascensor, te dijo: "Hace dos años que estoy esperando para verte la cara porque nunca apareciste, pido a Dios que ilumine este momento" y vos la miraste y le dijiste: "Eso no es verdad", como con mucha frialdad...

-No, ninguna frialdad. Primero que yo cuando me bajé del ascensor nunca me imaginé que iban a estar ellos ahí, me quedé completamente helado, me quedé sin palabras. No tenía palabras para expresar. Eh... aparte, en ningún momento la miré desafiante como vos decís. La verdad que me quedé helado, completamente helado.

-Después, cuando salís del juzgado, de presentar el escrito, se produjo una situación muy tensa porque ella comenzó a gritarte y vos ahí casi que no la mirás, no decís nada

El abogado Sergio Curzi y su entonces defendido Santiago Silvoso aguardan el cierre de la puerta del ascensor ante los gritos de Adriana Aruj
El abogado Sergio Curzi y su entonces defendido Santiago Silvoso aguardan el cierre de la puerta del ascensor ante los gritos de Adriana Aruj. Foto: Archivo / Silvana Colombo

-Sí, hasta me escupieron. Y qué le voy a decir si me estaban todos gritando, diciendo malas palabras, me escupen, no es una situación para nada linda. ¿Qué harías vos? Es muy difícil toda esa situación. Nunca viví una reacción de esta forma, nunca viví una situación parecida a todo esto. Siempre obré de bien, siempre traté de más por mejor (sic) a la gente. Y la verdad que ésto que no es buscado y que encima me acusan a mi de algo que yo no hice, es muy difícil, es muy difícil. ¿Sabés lo que es levantarse a la mañana, encontrar mensajes de gente que te dice de todo, gente que te acusa de cosas, en los medios, en las redes sociales?. No es nada fácil todo esto. No es nada fácil ni para la familia de Macarena ni para mi familia ni para mi entorno, ni para el entorno de Macarena. Y el único que está acá desaparecido es Ramiro porque de él no hablan nada y él se hace el tonto (sic) ocultándose con sus amigos, diciendo que no se acuerda de nada, negándose a una alcoholemia, no poniéndole el cinturón a la persona que está transportando, ¿y de eso nadie dice nada?

-Sí, los papás hablaron de él y dijeron que les parece sospechoso que diga que no recuerda nada y que cuando los ve se esconde para no tener que enfrentarlos.

-Yo en ningún momento me escondí. No me borré de las redes sociales. Me mantuve hasta el momento que, bueno, me empezaron a agredir a mí, a mis amigos, a mi familia. Le empezaron a escribir a todos y bueno, eh... paren un poco.

-Campagnoli realiza el pedido de procesamiento junto con una solicitud de prisión preventiva.

-Ajá

-¿Qué te produce eso?

-La verdad, una angustia tremenda... una angustia tremenda. (Se emociona) Espero que se esclarezca todo esto porque no es así.

-¿Te has puesto a pensar que está la posibilidad de que puedas llegar a ir preso?

-Sí. si no se esclarece todo ésto, sí.

-¿Y qué te genera eso?

-Una angustia tremenda. (Se quiebra) La verdad, una angustia tremenda. Porque realmente no es lo que dicen ni lo que pasó.

En esta nota:
Te puede interesar