Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump, sobre el Rusiagate: "No estoy siendo investigado, no hice nada malo"

En una entrevista con The New York Times, criticó al fiscal general por su labor y consideró que era "injusto con el presidente"

Viernes 21 de julio de 2017
SEGUIR
The New York Times
0
Trump y su vicepresidente, Mike Pence, ayer, en una visita al Pentágono
Trump y su vicepresidente, Mike Pence, ayer, en una visita al Pentágono. Foto: AFP / SAUL LOEB

WASHINGTON.- Donald Trump arremetió contra los investigadores de los posibles nexos del presidente con Rusia. Primero dijo que no hubiera nombrado a Jeff Sessions como procurador general si hubiera sabido que se recusaría de la investigación sobre la posible intervención rusa que ha perseguido su presidencia, y, acto seguido, les apuntó a James Comey, ex director del FBI, que el mismo magnate echó en mayo, y al fiscal especial Robert Mueller.

En esta ruptura pública y notable con uno de sus primeros simpatizantes políticos, Trump se quejó de que al final el comportamiento de Sessions provocó la designación de un fiscal especial, lo que, según él, nunca tendría que hacer sucedido. "Sessions no se tendría que haber recusado, y si lo iba a hacer, debió decirme antes de que aceptara el puesto y así yo hubiera nombrado a alguien más", dijo Trump en una entrevista con The New York Times. Ayer, Sessions rechazó las críticas de Trump. Afirmó que ama su trabajo y que planea seguir en el cargo.

Más tarde, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, bajó el tono a la discusión y dijo que, aunque Trump estaba decepcionado por la recusación, "claramente tiene confianza en él, o no sería el fiscal general". Sessions fue el primer senador en respaldar la candidatura de Trump y fue premiado con un cargo importante en el gabinete, pero recientemente se distanció del mandatario.

Trump también acusó a Comey de intentar aprovecharse de un archivo con información comprometedora para mantener su trabajo. Según el presidente, unas dos semanas antes de su toma de posesión lo fueron a visitar Comey y otros agentes de inteligencia en la Trump Tower para un informe sobre la posible interferencia rusa. Comey después le dijo a Trump que había un archivo con información de un ex espía británico lleno de acusaciones salaces contra el presidente, entre ellas detalles sobre sus supuestas aventuras con prostitutas en Moscú. El FBI no corroboró las afirmaciones del archivo.

En la entrevista, Trump dijo que creyó que Comey lo estaba informando para dejar claro que tenía algo comprometedor contra el presidente. "En mi opinión, lo compartió para que pensara que lo tenía por ahí", dijo Trump. ¿A modo de ventaja? "Sí, eso creo, en retrospectiva", contestó.

Por último, el magnate arremetió contra Mueller, el consejero especial que ahora encabeza la investigación del involucramiento de Rusia en las elecciones del año pasado en Estados Unidos.

Trump dijo que Mueller dirige una oficina plagada de conflictos de interés y les lanzó una advertencia a los investigadores en contra de profundizar en otros asuntos que no tengan que ver con Rusia. El mandatario no habló sobre la posibilidad de que podría ordenarle al Departamento de Justicia que despida a Mueller, ni esbozó las circunstancias en las que lo haría, sin embargo dejó abierta esa posibilidad mientras lamentaba profundamente esa investigación que le cobró factura en términos políticos.

Conversación

Asimismo, Trump dijo que, hasta donde sabe, no está siendo investigado a pesar de la información de que Mueller está explorando si el presidente obstruyó la justicia al despedir a Comey. "No creo que nos estén investigando. No estoy siendo investigado... ¿por qué? No hice nada malo", dijo.

Al describir una conversación informal con Vladimir Putin -que se dio a conocer hace poco- durante la cena de líderes en el G-20, Trump dijo que hablaron durante unos 15 minutos, en los que básicamente intercambiaron comentarios corteses. Contó que se acercó porque Putin estaba cerca de la primera dama norteamericana, Melania Trump.

"La cena se acercaba al momento del postre. Fui a saludar a Melania y cuando estaba allí le dije «hola» a Putin. Realmente cortesías más que otra cosa. No fue una conversación larga, pero fue, ya saben, como de 15 minutos. Sólo hablamos sobre cosas. De hecho, fue muy interesante. Hablamos sobre adopción", dijo.

Putin prohibió las adopciones de chicos rusos por estadounidenses en 2012 después de que Estados Unidos sancionó los abusos a los derechos humanos ocurridos en Rusia, un asunto que aún es un tema delicado en la relación con Moscú.

Trump reconoció que era "interesante" que surgiera el tema de las adopciones dado que su hijo, Donald Trump Jr., indicó que ese había sido el tema que discutió con varios rusos vinculados al Kremlin durante una reunión en la Trump Tower, en junio del año pasado.

Aunque en los correos electrónicos se muestra que la finalidad del encuentro era compartir información incriminatoria sobre Hillary Clinton, el presidente dijo que el año pasado no necesitaba ese material sobre su rival demócrata porque ya tenía más que suficiente.

"No había mucho que pudiera decir sobre Hillary Clinton que fuera peor de lo que ya estaba diciendo", señaló Trump. "A menos de que alguien diga que le disparó a alguien en la espalda, no hay mucho que agregar al repertorio", añadió el presidente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas