Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marco Aurelio Garcia: un pensador de la izquierda brasileña que fue asesor estrella de Lula

Viernes 21 de julio de 2017
SEGUIR
O' Globo
0

RÍO DE JANEIRO.- Marco Aurelio Garcia, ex asesor de asuntos internacionales de Brasil durante los gobiernos de Luiz Inacio Lula da Silva , murió ayer, a los 76 años.

Profesor residente del Departamento de Historia de la Universidad Nacional de Campinas (Unicamp), Garcia fue encontrado muerto alrededor del mediodía en su residencia de Praça de República, en San Pablo.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hofman, afirmó que fue víctima de un infarto fulminante.

Afiliado al PT y uno de los pensadores de la izquierda brasileña, Garcia fue el ideólogo de los Brics, grupo de países de economía emergente conformado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica.

Fue uno de los responsables de la política exterior de los gobiernos del PT, marcada por la cercanía con América latina, que sus defensores calificaron como "activa y altiva". Pero sus críticos afirman que la política exterior del PT era excesivamente ideológica, muchas veces en detrimento de los intereses del país y la apertura de mercados para los productos brasileños.

En 2008, Garcia fue sorprendido in fraganti en la ventana de su despacho al hacer un gesto obsceno durante un noticiero que informaba sobre el descubrimiento de un defecto técnico en el Airbus A320 de la aerolínea TAM que realizaba el vuelo 3053. El avión rebasó la pista del aeropuerto de Congonhas y terminó con la vida de 199 personas. El lunes pasado se cumplieron 10 años de aquel accidente. Según interpretaron los medios en ese momento, Garcia estaba festejando el descubrimiento de un defecto en la aeronave, ya que las primeras noticias culpaban al gobierno de la tragedia.

Garcia estuvo la semana pasada en la sede del PT, en el acto de solidaridad con Lula, debido a su condena por lavado de dinero y corrupción en el caso del tríplex de Guarujá que lo liga a los escándalos de sobornos que se expanden en Brasil.

En el último congreso partidario, el historiador sostuvo que el PT debería ser un partido más asertivo y con más disposición a enfrentar los grandes desafíos, de esclarecer y movilizar a la sociedad para hacer frente a las dificultades de Brasil.

Garcia advirtió que las dificultades del país son enormes, que la agenda es amplia, y que enfrentar esos desafíos no es tarea de un solo partido, sino del conjunto de las fuerzas políticas. Según el pensador, el PT debería ser un partido unificado, pero no por la vía burocrática, sino a través del debate.

Garcia vivió nueve años exiliado en Chile y volvió a Brasil en 1979. En una entrevista publicada por el PT en marzo pasado, recordó la historia del partido y contó que ya en octubre del año de su regreso a Brasil fue convocado a una reunión para la formalización del partido. Allí conoció a Lula, que era metalúrgico en la región metropolitana paulista y que se convirtió en el principal líder del flamante partido.

Desde la sede del PT en San Pablo, los máximos dirigentes partidarios lamentaron la muerte. "De no ser por Marco Aurelio, Brasil no tendría la política exterior de dignidad que actualmente tiene. Es una pérdida muy grande. Lula pierde a uno de sus principales colaboradores y a uno de sus más grandes amigos", dijo Lindberg Farias, líder del PT en el Senado brasileño.

El asesor internacional de Lula tenía una debilidad especial por Buenos Aires, ciudad que admiraba y donde disfrutaba viajar.

Traducción de J. Arrambide

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas