Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La hilarante visita de Cristina a un tambo

Félix Sammartino

SEGUIR
LA NACION
Sábado 22 de julio de 2017
0

Subsecretarios provinciales y nacionales, directores de INTA o Senasa y aunque de paso más raudo también ministros, todos se encuentran a tiro de una conversación con los productores que vinieron a las primeras jornadas de Palermo.

Es lo que se pudo observar en los cuartos intermedios y los pasillos de la Semana de la Carne, pero que se reproduce en las otras actividades que se realizan en el predio. Incluido, por supuesto, el restaurante Central de Palermo. Todo induce a pensar que lo que se observa es una muestra del ida y vuelta que se establece entre lo público y lo privado en ámbitos más formales.

El mecanismo, con sus más y sus menos, parece funcionar. El primer motivo es que hay un mayor grado de confianza entre las partes. El segundo es que, cumpliendo el mandato de Ortega y Gasset con su "argentinos a las cosas", los planteos y discusiones ya no son sobre gestas inútiles sino sobre cuestiones concretas y a la escala de los interlocutores. Claro, el gobierno de Macri al sacar las retenciones de los granos, reducir las de la soja, eliminar el comercio administrado y liberar de toda traba la exportación de los productos del campo, limpió la cancha.

Ahora queda por resolver todo lo que durante años se escondió debajo de la alfombra. Así aparece una lista de pendientes que va de los cientos de insólitas regulaciones y requerimientos a la ausencia de caminos transitables.

La tarea se presenta como titánica, pero hace a la competitividad. El desafío consiste entonces en mantener el foco en resolver esta agenda y no dejarse tentar por distracciones inútiles como la que generó esta semana la visita de la ex presidenta Cristina Kirchner a un tambo de Lincoln. La Sociedad Rural de San Pedro, la de Chacabuco y Carbap entre otras entidades le saltaron a la yugular de la ahora candidata a senadora por Buenos Aires. Rechazaron "la utilización política del sector tambero", con comunicados donde se denuncia el cinismo y la hipocresía que tuvo la movida electoral.

La virulencia de la respuesta se entiende por lo sufrido en la década K y por el temor a volver al pasado. Pero ¿se puede tomar tan en serio? De este o del otro lado de la grieta, cualquiera que haya visto el video de campaña que dejó la visita al tambero de Lincoln no pudo menos que pegar una carcajada o por lo menos esbozar una sonrisa piadosa. En un minuto y medio se puede ver a quién implementó el plan más eficaz de exterminio de la actividad láctea interpretando varios papeles. Primero como una Cristina redentora que llega al tambo, después con botas de goma se transmuta en asesora que recorre el estado de las pasturas, a continuación regala consejos a boca de jarro acerca de la comercialización del "fluido" (hay que interpretar que quiso decir leche fluida), para terminar rematando con una confesión muy personal: "nadie suelta la teta de la vaca una vez que la agarró". Antes había mencionado la necesidad de una intervención inteligente del Estado, seguramente pensando en Guillermo Moreno.

A diferencia de esta ficción, la actividad lechera cuenta hoy como nunca antes con un precio de referencia elaborado con la información de 9760 tambos y 330 industrias, cerca del 90% del total de actores. Es el resultado del trabajo silencioso de lo público y lo privado, que genera una nueva herramienta competitiva. Eso sí, sin distracciones de por medio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas