0

Champing, la moda de alojarse en iglesias

Iglesia de Burai-An
Iglesia de Burai-An Fuente: Lugares
Como nació y cómo funciona la creciente tendencia de dormir en una iglesia, los detalles de un descanso divino.
0
2 de agosto de 2017  • 08:51

Un living con vitrales de colores, una cocina con arcadas medievales, una habitación en donde antes cantaba el coro. El champing, la última tendencia en alojamiento, propone instalarse en antiguas iglesias. Pero no así nomás: no sólo se trata de armar un campamento bajo techo sino que muchas de estas iglesias fueron remodeladas como modernos lofts, casas y hasta mansiones.

EL ORIGEN

Una vieja iglesia convertida en hospedaje.
Una vieja iglesia convertida en hospedaje. Fuente: Lugares

El término champing nace de la combinación entre church (iglesia, en inglés) y camping, un nuevo escalón después del glamping (que proponía tiendas glamorosas con comodidades impensadas) y alineado en el slow tourism, o turismo tranquilo, que hace foco en la conexión con el lugar, su cultura y su gente. En Inglaterra, el primer paso con el champing lo dio The Churches Conservation Trust -la oficina británica que se ocupa de la preservación de edificios eclesiásticos- cuando dio el visto bueno para que tres iglesias de ese país recibieran viajeros y así recaudar fondos. De ahí en más, el número de iglesias convertidas en alojamientos turísticos aumentó y se extendió a otras partes del mundo.

DE CAPILLA A LOFT

Hoy, a través de Airbnb es posible alquilar la capilla privada de un castillo moro del siglo XI en Álora, Andalucía; una iglesia del año 1888 convertida en una casa para 12 personas en Illinois, Chicago; un edificio católico romano de Dummerston, Vermont, ideal para hacer base en un viaje de esquí a Mount Snow; un templo de Glasgow, Escocia, que por fuera revela su antigüedad pero por dentro tiene un exquisito diseño interior actual; una iglesia de Brooklyn convertido en loft e incluso una capilla de 115 años de antigüedad en Aurora, Estados Unidos que, entre otros servicios, tiene piscina para disfrutar durante el verano.

Una iglesia convertida en un loft.
Una iglesia convertida en un loft. Fuente: Lugares

UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

El interior de una iglesia en Burai-An.
El interior de una iglesia en Burai-An. Fuente: Lugares

Desde afuera, todas conservan su apariencia de iglesia que sigue en funcionamiento, pero por dentro suelen tener modernas comodidades. Camas king size, lavavajillas, jacuzzi, piscinas, cafeteras espresso y originales diseños de interiores. En estos lugares, los huéspedes encuentran relajación y, por supuesto, una buena cuota de exotismo. La conexión con la historia de la iglesia, el pueblo en el que está y la religión pueden inclinar a un viajero a elegirlos por sobre un hotel tradicional. El entusiasmo por pasar una noche en un lugar único también.

Nota publicada en agosto de 2017.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.