Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Grillo y su autocrítica tras el adiós: "Jugué un pésimo golf los dos días"

El chaqueño hizo 73 (+3) y no pudo revertir el mal comienzo del jueves, por lo que terminó con +9, a cuatro golpes del corte; "no creo que esté atravesando un bajón", analizó

Sábado 22 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Grillo no tuvo un buen torneo
Grillo no tuvo un buen torneo.

SOUTHPORT, Inglaterra.- Emiliano Grillo tuvo una despedida anunciada del 146º Abierto Británico. Necesitaba un milagro para seguir en carrera y ese milagro no llegó. Quedó empantanado entre la lluvia y el barro que convirtieron la cancha en un desafío que pocos jugadores pudieron superar. El chaqueño no logró superar el corte tras finalizar ayer con 73 golpes (+3) que hicieron un total para su tarjeta de nueve sobre el par. Se despidió masticando bronca, mostrando claros signos del malestar que lo acompañaron durante todo el recorrido.

Lamenta Grillo no haber aprovechado las oportunidades que este Royal Birkdale Golf Club le dio, sobre todo en el primer día. Su autocrítica fue tajante: "Hice todo mal", atinó a decir minutos después de despedirse del torneo. Todo se hizo cuesta arriba tras el mal arranque del jueves. Sabía que debía tener un viernes perfecto. Eso no sucedió. Había llegado a este Abierto Británico con un puesto 12 el año pasado y en los otros majors, sólo no superó el corte en el US Open de este año. Un buen augurio. Sin embargo se fue rápidamente eliminado. "Jugué un pésimo golf los dos días, qué más te puedo decir? lo del jueves fue desastroso y este viernes tampoco jugué bien", le dijo a la nacion apenas finalizó sus segundos 18 hoyos en el campo inglés. Ahora sólo atina a pensar en lo que vendrá: "Es cuestión de cambiar el chip y seguir para adelante".

El día había pasado por todos los climas. Una jornada típica en un Abierto Británico. Muchísimo viento y lluvia en el final del recorrido enfrentó Grillo, que desde dentro de la cancha nada pudo hacer para que su score mejorara. "Es cierto que nos tocó el lado malo, con respecto al clima. Llovió y sopló fuerte el viento. Igual yo no pude hacer nada para remediarlo, no acompañé con ningún golpe bueno y eso acá se paga caro", sostuvo el chaqueño.

Su "desastroso" jueves (había terminado +6) lo obligaba a hacer un muy buen score y bastaron sólo cuatro hoyos para que todo se echara a perder. Primero desperdició dos claras posibilidades para marcar birdies, en los hoyo uno y dos. Pero la debacle sucedió en el cuatro y el seis: un bogey y un doble bogey. Cualquier ilusión que pudiera tener, allí quedó trunca. Coronó su vuelta final con bogeys en los hoyos 8, 15 y 18. Hizo un birdie en el 12 y estuvo a punto de conseguir un albatros en el par 5 del 17. Se fue con águila. Ni siquiera eso le sacó una sonrisa. Una cortina de agua caía del cielo en ese momento, haciendo del escenario una verdadera película de terror.

A la hora de hacer un balance de su semana en Southport, Grillo no encuentra nada positivo para destacar. "No hay nada que analizar. Hice todo mal, no puedo rescatar nada. Así que es sólo cuestión de empacar nuestras cosas e irnos", sostuvo con claros signos de malestar. Siente el chaqueño que las cosas no le están saliendo como pretende en el campo de juego. Sin embargo, dice que no se debe a una modificación en su juego ni algo similar. Sólo que las cosas no salen. "No creo que lo que esté atravesando sea un bajón. Sigo haciendo lo mismo de siempre, no hago nada distinto. Sí creo que puede ser un bache. Ahora es cuestión de seguir mejorando y las cosas van a volver a salir como pretendo", señalaba, convencido, mientras transitaba sus últimos momentos en el Royal Birkdale Golf Club.

Allí mismo terminaba de acomodar sus pertenencias, acomodaba algunas cosas en su bolsa de palos, tomaba dos grandes bolsas y partía al vestuario. De allí a la casa que alquiló en Inglaterra, al avión y de nuevo al hogar. Para él, se había terminado el Abierto Británico.

El año de Emiliano Grillo, con todo, seguirá con mucha actividad. Jugará dentro de dos semanas nuevamente en el PGA Tour, luego de una semana de descanso en su casa de Florida, donde aprovechará para "seguir practicando" y mejorar su juego, confía.

Su próxima participación será en el Bridgestone Invitational, en Firestone, otra tradicional cancha del circuito norteamericano. En agosto jugará el PGA Champioship, el último de los majors, y luego afrontará la recta final de la temporada. Deberá olvidar lo que sucedió en el Abierto Británico, para volver a encontrar su mejor juego.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas