Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tras el incendio del conventillo, 77 personas siguen en la calle y se resisten a ser trasladas

Fue clausurado por peligro de derrumbe; los ocupantes acampan en la vereda por miedo a perder sus pertenencias

Sábado 22 de julio de 2017
0
Mujeres y chicos, en carpas a la orilla del Riachuelo
Mujeres y chicos, en carpas a la orilla del Riachuelo. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

El sol que hubo ayer los ayudó a pasar una jornada agradable, pero al caer la noche y, con ella, la temperatura, las 22 familias que aún permanecían en la calle, a espaldas al Riachuelo y frente al conventillo que se había incendiado la madrugada anterior en La Boca, se preguntaban cómo harían para abrigarse. Algunos tenían a mano frazadas, otros estaban en carpas que fueron instalando sobre el cemento y unos terceros, sobre los colchones que les acercaron.

Eran 77 personas, entre ellas, 33 chicos, que se negaban a abandonar el lugar por temor a perder las pertenencias que dejaron en sus viviendas cuando les ordenaron abandonar el edificio luego del incendio que dejó cuatro muertos. Una discusión de una pareja desató la tragedia.Miguel Ángel Torres, de 25 años, amenazó a su novia y prendió fuego un colchón. Minutos después las llamas se propagaron por gran parte del conventillo y provocó el derrumbe de una pared que cayó sobre las víctimas, una de ellas, una beba de un año.

"Nos quedamos porque queremos recuperar nuestras pertenencias y tenemos miedo que nos dejen sin vivienda", dijo Alicia Araujo, sentada sobre un colchón, delante de una carpa pequeña. "Las carpas son nuestras, cada uno las fue consiguiendo como pudo", agregó la mujer que vivía en una habitación del conventillo, mientras tomaba mate cocido y comía galletitas.

Frazadas, colchones, viandas calientes, arroz, fideos y yerba son algunos de los productos que fueron recibiendo de las distintas agrupaciones barriales, como comedores y ONG, y desde el Ministerio de Desarrollo Social y Habitat a través del programa Buenos Aires Presente (BAP).

Paradores

Los equipos del BAP propusieron trasladar a las personas hacia algunos de los paradores donde pudieran pasar la noche hasta que se libere la clausura del edificio, pero ninguno de los vecinos aceptó la oferta. Voceros del ministerio indicaron que todos los damnificados recibirán un subsidio económico que se pagará con una primera cuota de emergencia y luego, a través de un banco.

"Vos quisieras ir a un parador? Nosotros tampoco", increpó Roberto Sánchez ante la consulta. "Acá somos seis familias, con ocho menores, que queremos estar en nuestras casas", agregó. Todas estaban en la concentración más numerosa, frente al conventillo incendiado.

Un gazebo improvisado, amarrado con cuerdas al alambrado que los separaba del Riachuelo, protegía a los vecinos del frío que comenzaba a notarse cuando se ocultaba el sol. Entre paquetes de arroz y fideos y botellones de agua se acomodaban sobre colchones o frazadas, dejando pasar el tiempo mientras esperaban una respuesta que no iba a llegar esa noche.

"Si nos tenemos que quedar todo el fin de semana, acá nos quedaremos. ¿Y si nos vamos a un parador y al volver no podemos entrar? Perdemos lo que tenemos y también el techo", repetía Víctor Raúl Bautista mientras esgrimía en el aire los papeles para demostrar que era discapacitado. "A pesar de eso acá estoy, con frío, esperando que dejen entrar", agregó.

Según decían los vecinos, una inspección de bomberos había garantizado que el lugar ya estaba habitable y sólo faltaba la autorización de una arquitecta. Pero eso fue descartado por el oficial de la Policía de la Ciudad a cargo de la custodia de las entradas al inmueble que desde ayer no permiten el ingreso de las familias por una orden judicial. La inspección se realizó y arrojó como resultado que el conventillo aún no estaba en condiciones de ser habitado. Lo que nadie puede responder es cuándo y cómo se podrá habitar nuevamente porque hasta anoche no se vieron trabajos de reacondicionamiento de la estructura.

La oscuridad se rompía con los fuegos de tres ollas instaladas sobre la calle que se avivaban con la madera halladas en "casas amigas". Un carro de cartonero servía para acercar una gran pila de pallets que se desarmaban para alimentar las llamas.

"Anoche hicimos fideos con salsa bolognesa", contó uno de los asistentes del BAP que permanecieron junto a los damnificados anteayer y ayer, aunque sin lograr convencerlos de trasladarse a los paradores. Quienes sí fueron relocalizados fueron los familiares de las cuatro víctimas: Jesús Mansilla (23 años); su hija, Zoe (un año); su pareja, Yaquelin (20); y Beatriz Méndez (60). Unas 30 personas se reubicaron en los domicilios de allegados radicados en Guernica, Pilar y la Isla Maciel, entre otros sitios.

En la madrugada de anteayer los vecinos del conventillo ubicado en Pedro del Mendoza 1447 escucharon gritos y ruidos. "Voy a prender fuego todo", amenazó Torres antes de encender un colchón. En el conventillo vivían 32 familias y la mayoría de las personas logró salir al advertir el fuego y el humo.

Horas más tarde el sospechoso fue detenido y puesto a disposición del juez Diego Slupski, mientras que su pareja se presentó en la comisaría 24a, con jurisdicción en la zona de los hechos. Torres contaba con antecedentes por robo, además de atentado y resistencia a la autoridad.

Una tragedia que se repite

Diciembre 2015

Un incendio destruyó un conventillo cerca de la Usina del Arte; 28 personas resultaron heridas

Octubre 2013

Dos chicos fallecieron como consecuencia de las quemaduras que sufrieron en el incendio de Carlos Melo 850

Mayo 2012

Con llamas de hasta 25 metros un inquilinato, ubicado en Palacios y Garibaldi, quedó destruido. Allí vivían, al menos, 80 personas

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas