Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las increíbles declaraciones del presidente Bermúdez tres meses atrás: "De Newell's no se va nadie"

En abril, el máximo dirigente de la Lepra dejaba en claro que ni el técnico ni los tres referentes del equipo iban a partir; hoy, ya no está ninguno

Sábado 22 de julio de 2017 • 12:24
0
Bermúdez no tuvo fortuna con sus predicciones
Bermúdez no tuvo fortuna con sus predicciones. Foto: Rosario3

Hay frases que no resisten el archivo. Declaraciones que quedan grabadas y con el tiempo se transforman en una mochila más que pesada para el protagonista. Esta vez, fue Eduardo Bermúdez, presidente de Newell's, quien lo sufrió. Tres meses atrás, cuando todavía se jugaba el Torneo Primera División y la Lepra era uno de los protagonistas junto al futuro campeón Boca, soltó varias predicciones que finalmente no se cumplieron.

El 12 de abril, en diálogo con el programa Última Jugada de LT3 de Rosario, el dirigente fue interrogado acerca del futuro de Maximiliano Rodríguez, Mauro Formica e Ignacio Scocco, los tres grandes referentes del equipo en ese entonces, y su posición fue muy optimista, asegurando que ninguno de ellos iba a dejar la institución. Hoy, ya ninguno está.

"No se va nadie. Formica no se va. Scocco no se va. Maxi no se va. Amoroso no se va. San Román no se va. Ya estuve reunido con Seba Domínguez para que siga un año más. Con Maxi estuvimos reunidos para ver cómo manejamos la renovación. No se va nadie", había declarado Bermúdez. En la atual pretemporada, solo siguen Joel Amoroso -presiona para irse a Belgrano de Córdoba- y José San Román, ya que Sebastián Domínguez también dejó Newell's y todavía no tiene club.

Quizá, el caso más emblemático es el de Maxi Rodríguez, el gran emblema leproso que dejó el club por diferencias con los dirigentes. "Es una situación muy difícil de tomar, pero por mi salud mental lo mejor era alejarme. Todo lo que pasa en el club te saca del objetivo, te desgasta", declaró en su despedida, y anunció que "si no pasa nada raro, voy a volver".

Sus palabras se chocan con las que meses atrás disparó Bermúdez: "Maxi hace lo que quiere, si quiere ser presidente, yo me voy. Él es en estos momentos el hombre clave del vestuario, es el crack, la persona que nos dio los resultados más importantes. Si quiere un año o dos, él sabe cuándo y cómo, y el tiempo que necesita. Con Maxi no tengo ningún problema, estamos muy bien en el vestuario".

Con Scocco la situación fue parecida. "Vamos a vender, pero hay que ver cómo, cuándo y a quién. Pero a Scocco no lo vendo de ninguna manera. Son diez goles, diez puntos. Es el mejor 9 del fútbol argentino, sin ninguna duda, como Ruben lo fue el año pasado. Hoy lo tenemos nosotros", había señalado el dirigente. En junio, se cerró la operación del delantero de 32 años a River, por 3 millones de dólares, que le sirvieron al club rosarino para saldar la deuda que tenían con Sunderland de Inglaterra desde su regreso en 2013.

Otro caso similar es el de Formica, quien partió a Pumas de México, que hizo uso de la cláusula de rescisión de 1,5 millones de dólares: a Newell's le quedaron 750 mil dólares por tener el 50% del pase, de los cuales 300 fueron para Cruz Azul por otra deuda pendiente. "El Gato (Formica) no se va a ir, hoy hablé con él. Lo tengo agarrado de la manija. Está enamorado de su hija, y es fana de Newell's. Le toco el corazón y no se me va", fueron las palabras de Bermúdez.

Y al igual que con los tres íconos, también sucedió lo mismo con Diego Osella, quien renunció a comienzos de junio tras varios cruces con el presidente. "Osella tiene ese carácter. Exige, exige y exige, está re contento. Era un anhelo mío. Si estoy cuatro años en la presidencia, me gustaría que se quede", había anticipado el presidente. Como si fuera poco, culminó sus profecías que luego no se cumplirían con una frase lapidaria: "Lo tengo que grabar a todo esto, me la aguanto".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas