Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué significa y de dónde viene el término "posverdad"

La Real Academia Española incluirá la palabra en su Diccionario

Martes 25 de julio de 2017 • 02:04
0
Donald Trump
Donald Trump. Foto: Reuters

El término "posverdad" será incluído en diciembre en el Diccionario de la real Academia Española. Si bien su definición no está lista, el director de esa institución, Darío Villanueva, adelantó que la "posverdad" quiere decir que "las aseveraciones dejan de basarse en hechos objetivos, para apelar a las emociones, creencias o deseos del público".

El concepto creció en popularidad a partir de la elección del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de la campaña por el Brexit. Su origen, sin embargo, es de principios de la década de 1990.

En inglés, el término "post-truth" se empleó por primera vez en 1992. Lo hizo el dramaturgo serbio-estadounidense Steve Tesich, en un artículo publicado en la revista The Nation. En el artículo, Texich decía: "Lamento que nosotros, como pueblo libre, hayamos decidido libremente vivir en un mundo en donde reina la posverdad". Texich reflexionaba en ese texto sobre el escándalo Iran-Contra y la guerra del Golfo Pérsico. Y usó "posverdad" de la misma manera en que se lo usa hoy.

También hay evidencia de que "post-truth" se utilizó antes de 1992 en el mundo anglosajón, pero con otro significado. Por ejemplo, para indicar el tiempo que sigue al momento en que alguien se entera de una verdad.

"Palabra del año"

cerrar

Otro hito en el uso del término posverdad ocurrió en 2004, cuando fue editado el libro "Post-truth era", de Ralph Keyes. Y en 2005 el comediante Stephen Colbert popularizó un término que hacía referencia a un contenido similar a "post-truth": "truthiness", definido como "la cualidad de ser percibido como verdadero, sin ser necesariamente verdadero".

En español, la palabra se usó por primera vez en el libro "El prisionero de las 21.30", del escritor Luis Verdú, editado en 2003.

Desde principios del 2000, el uso del término creció significativamente en ambos idiomas. Y en 2016 el prestigioso diccionario inglés de Oxford lo distinguió con el título honorífico de "palabra del año".

Oxford dijo que si bien el término "tiene un uso extendido desde hace una década", creció su empleo a partir de Brexit. "La posverdad pasó de ser un término periférico a ser utilizado por publicaciones populares y prestigiosas, dijo Oxford, citando el artículo de The Economist "Bienvenidos a la era de la posverdad".

"Posverdad" y redes sociales

El uso del prefijo "pos" no significa que vivamos en un mundo en donde la verdad desapareció, de la misma manera que "posindustrial" no significa que hayan dejado de existir las industrias. Lo que significa es que el rol de la verdad dejó de ser central.

"Todo el fenómeno de la posverdad es: 'Mi opinión vale más que los hechos'. Es sobre cómo me siento respecto de algo. Es terriblemente narcisista. Y ha sido empoderado por el hecho de que todos pueden publicar su opinión en redes sociales", dijo a BBC el filósofo británico A.C. Grayling.

"Todo lo que necesitas ahora es un iPhone. Y si no estás de acuerdo conmigo, me atacas a mí, no a mis ideas", agregó.

Para Grayling, el mundo de la posverdad afecta negativamente la "conversación pública" y la democracia. "Es una cultura en donde unos pocos reclamos en Twitter tienen el mismo peso que una biblioteca llena de investigaciones. Todo es relativo. Se inventan historias todo el tiempo", dijo.

Según el filósofo, todo pasa a ser cuestionado, sin considerar los datos. "Si pones las palabras 'existió el...' en Google, lo primero que te saldrá es 'Holocausto' y los vínculos te llevarán a versiones de que no ocurrió".

"Posverdad" y Trump

El término fue ampliamente utilizado por parte de la prensa para describir la campaña presidencial de Donald Trump en Estados Unidos. La "política de la posverdad", en este sentido, hace referencia a un discurso político que apela más a la emoción que a los datos. Y que descree de los argumentos basados en datos, ofreciendo como respuesta "datos alternativos".

Los principales diarios de Estados Unidos, como el New York Times, el Washington Post y el LA Times calificaron a Trump como un político de la posverdad, y dedicaron gran parte de su cobertura a contradecir y verificar discursos de Trump. El enfrentamiento entre el actual mandatario de EE.UU. y lo que él llama "prensa liberal" continúa hoy. Hace unas semanas, Trump llegó a publicar en su cuenta oficial de Twitter un video en donde él golpea a una persona que representa a la cadena CNN, uno de los medios que más ataca.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas