Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué opinan las estrellas del golf sobre el Major más antiguo del calendario

LA NACION recopiló distintas opiniones de los protagonistas para comprender un poco más cuál es el verdadero significado que tiene el British Open

Domingo 23 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Jordan Spieth pega en el green del hoyo 2
Jordan Spieth pega en el green del hoyo 2. Foto: Reuters

SOUTHPORT, Inglaterra.- El 146º Abierto Británico que se está disputando en el Royal Birkdale Golf Club tiene todos los elementos que lo convierten en uno de los torneos más tradicionales del mundo. Historia y estilo combinados con la modernidad y la facilidad de adaptarse a los tiempos. Garantizan un resultado ideal. Un evento con una organización sin igual, preparado para recibir cientos de miles de espectadores y en el que trabajan medios de todo el mundo. Todo aquí funciona a la perfección.

Pero no es sólo su tradición, la organización o el público lo que lo hace ser tan especial. Son sus jugadores los que lo llevan a un nivel superior. Libran aquí batallas que no se dan en otros escenarios. El sueño de levantar la Claret Jug los lleva a brindar una competencia sin igual. Por eso, LA NACION recopiló distintas opiniones de los protagonistas para comprender un poco más cuál es el verdadero significado que tiene el British Open. Desde glorias de otros tiempos, pasando por figuras del presente llegando a quienes están dando sus primeros pasos.

"Amo el British Open. Amo a su gente. Amo los links", ese es el resumen del norteamericano Mark O'Meara, de 60 años. Jugó esta edición por haber ganado el Abierto Británico en 1998, en este mismo escenario. Quedó afuera del corte y fue su despedida, su último Open. Continúa en la cancha como comentarista y analista para la TV. "Cómo no voy a volver a un torneo que me hace sentir como en mi casa. Yo tengo un cariño especial por el Open, pero sobre todo por esta ciudad. Todos los jugadores tienen un respeto especial por este Abierto, eso creo que es lo que lo hace tan grande", dice quien, además, supo colgarse el saco verde en Augusta.

Una parte de la historia grande de los Majors es Phil Mickelson. El zurdo, ganador de cinco torneos grandes, no superó el corte. Pese a la frustración de no poder pelear el título, destaca al Abierto Británico por su "enorme tradición". Sin embargo elige no compararlo con el resto. "No creo que un campeonato sea más grande que otro. Son distintos, cada uno tiene algo que atrapa no sólo a los jugadores, sino a lo espectadores".

El reconocimiento de la gente

Ernie Els es otro ex campeón del British Open. Alzó la Claret Jug en dos oportunidades. "Aquí es todo muy especial. El público te da un reconocimiento que no se vive en otros lados. Más si sos un ex campeón", señaló. "No puedo decir si es mejor que los otros, sí que es particular. Hay que vivirlo para saber lo que se siente", agregó. "Cada año que pasa se hace más y más especial. también más difícil para jugar, eso también suma", cuenta entre risas.

El australiano Jason Day tiene un sólo triunfo en un Major en su carrera: el PGA Championship que ganó en 2015. Por eso guarda un especial cariño por esa competencia. Sin embargo, destaca al torneo británico: "No sé cuánta historia tiene, sé que muchos años. Es algo diferente. La rotación en canchas tan buenas y difíciles hace que sea especial. A la hora de compararlo con otros, encuentra diferencias: "Augusta tiene sus greens, el US Open es brutal y el PGA dependerá de dónde se juegue. Pero los links aquí varían tanto de un día a otro que hace que el torneo cambie constantemente". Day le da un valor extra a la gente: "No sé cuántos vienen aquí. Son miles. Sé que en Estados Unidos también sucede, pero creo que en el Open son más ruidosos". Ian Poulter, quien nació en Inglaterra y nunca ganó un Major (fue segundo en el British Open 2008), sostiene: "Tiene los hinchas más calurosos. Los mejores fans".

El Abierto Británico atrapa y seduce a los golfistas desde que son pequeños. Los atrae a todos poder jugarlo alguna vez. Uno de los que lo logró es el inglés Alfie Plant, quien tiene 25 años y es el único amateur que superó el corte. "Es el mejor que existe. Lo digo sin demagogia. Sé que es el más antiguo y eso lo hace más especial que el resto", opina. La tradición marca que él hará honor, por haber sido el amateur que más lejos llegó, de la medalla plateada.

Son 146 realizaciones las que tiene el British Open. Público y jugadores lo sienten grande y especial. Difícil de comparar con cualquier otro.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas