Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Lima de Vargas Llosa: rincones de una ciudad de fantasmas literarios

En plena Feria del Libro, la capital peruana propone un circuito para descubrir las locaciones de los relatos del Nobel; un viaje entre realismo y nostalgia

Domingo 23 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
Barranco, escenario de La ciudad y los perros
Barranco, escenario de La ciudad y los perros. Foto: Archivo

LIMA -. Desde el inicio de su carrera literaria, Mario Vargas Llosa (1936) incluyó el paisaje urbano de Lima en sus relatos. Típico representante del realismo en la narrativa latinoamericana, el escritor peruano convirtió su ciudad de adopción en un personaje central de novelas como Conversación en La Catedral (1969) y La tía Julia y el escribidor (1977). Arequipeño de origen, Vargas Llosa estudió y, como algunos de sus personajes, creció en la Lima convulsionada de los años cincuenta hasta el momento en que emigró a Europa. Presenció el desarrollo de los "pueblos jóvenes" o barriadas populares en la periferia de Lima y percibió como nadie las alianzas entre las familias de elite, los políticos y otros grupos de poder.

Poco después de que en 2010 se le otorgara el Premio Nobel de Literatura, se organizó en Lima un homenaje al escritor y a la ciudad que él inmortalizó en sus novelas. La "Ruta literaria Mario Vargas Llosa" se asemeja a una excursión al pasado urbano de una de las ciudades más vivas del presente en América Latina.

Desde los escenarios por los que deambulan los jóvenes protagonistas de La ciudad y los perros (1962) hasta la esquina del memorable comienzo de Conversación en La Catedral, que se sitúa en pleno centro histórico de Lima, pasando por los malecones y las avenidas del barrio de Miraflores, Vargas Llosa cartografió la ciudad y sus habitantes con perspicacia, ironía y cariño. "Miraflores aparece por todas partes y en casi todas las épocas de mi vida", declaró el Nobel de Literatura peruano cuando su distrito le rindió tributo. Incluso Cinco Esquinas (2016), una de sus últimas novelas, ambientada en épocas de Alberto Fujimori (que hoy está detenido en la cárcel), recibe el nombre de una zona de los Barrios Altos limeños.

La bohemia no pasa

Si bien el tiempo no alteró en lo más mínimo el impactante efecto estético que produce el ciclo novelístico de Vargas Llosa, modificó en cambio la ciudad que habitaron sus personajes. La célebre esquina de Tacna con Colmena, donde Santiago Zavala se preguntaba cuándo se había jodido Perú, es hoy una zona de desvencijados edificios de estilo republicano, con varios solares abandonados y puestos de comida al paso donde locales y visitantes toman infusiones preparadas con maca y quinoa. Incluso la avenida Colmena cambió su nombre por Nicolás de Piérola, ex presidente de Perú en el siglo XIX, que ayudó a modernizar la metrópolis.

De otros espacios emblemáticos de la literatura de Vargas Llosa, como el bar La Catedral, queda apenas un terreno utilizado como depósito de mercaderías. En el antiguo "bulevar de la cultura" del Jirón Quilca, que desemboca en la plaza San Martín, sobreviven unas pocas librerías de usados y el mítico bar Queirolo. Allí solían ir a beber y a debatir los personajes de Conversación en La Catedral y en la actualidad se puede ver a parroquianos de toda especie, bebiendo a cualquier hora. Solitarios sacerdotes católicos, grupos de amigos y turistas se entremezclan con intelectuales y artistas.

El tour que homenajea a un escritor y a una ciudad al mismo tiempo retrata un modo de vida bohemia que se resiste a darse por vencida. En el distrito de Barranco (considerado uno de los veinticinco destinos hipster del mundo por sus bares, estudios de artistas y movida cultural), el circuito suma el célebre bar Juanito, la taberna Piselli y el malecón Souza, que, con el rumor de fondo del océano Pacífico, parece unir Callao con Miraflores.

"Alberto camina por las serenas calles de Barranco, entre casonas descoloridas de principios de siglo, separadas de la calle por jardines profundos. Los árboles, altos y frondosos, proyectan en el pavimento sombras que parecen arañas", se lee en La ciudad y los perros. Todavía hoy es posible tener una percepción análoga en el recorrido por el Boulevard Saénz Peña, el Puente de los Suspiros y Bajada de los Baños, donde mejor persiste la Lima que Vargas Llosa habitó y supo narrar.

Un menú, más allá del ceviche

La Ruta Mario Vargas Llosa es sólo una de las iniciativas de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo destinadas a que Lima se convierta en otra capital del mapa cultural de América Latina. El jueves pasado se inauguró en el Parque Los Próceres la 22» edición de la Feria Internacional del Libro, organizada por la Cámara Peruana del Libro. Del 4 al 12 de agosto tendrá lugar el 21º Festival de Cine de Lima, con el lema "Latinoamérica sin fronteras", que lleva adelante la Pontificia Universidad Católica del Perú. En el Museo de Arte Lima (MALI), se exhiben muestras permanentes y temporarias de gran interés. Hasta el 1 de octubre se expone Nasca, muestra dedicada a una de las culturas prehispánicas más fascinantes en cuatro salas del museo ubicado en el Parque de la Exposición (Paseo Colón 125).

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.