Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Señal del cambio de la valoración social del peso del conocimiento

Lunes 24 de julio de 2017
0

La noticia es ésta: más allá de las evaluaciones del Estado, colegios privados de gamas media y alta están avanzando en la evaluación de los aprendizajes estandarizada y externa, a cargo de organizaciones independientes, como parte de su proceso cotidiano de mejora.

Me interesa comentar tres cuestiones sobre esta novedad. Primero, que es una señal interesante de un cambio de valoración social del peso del conocimiento. Ahora colegios privados de elite instalan en el centro de sus atributos de marca el rendimiento en competencias cognitivas básicas como las matemáticas y lingüísticas.

Ya no solamente la excelencia como sinónimo de riqueza de un menú que abarcaba bilingüismo, deporte, arte o experiencias internacionales. Ya no simplemente la pertenencia social o la promesa de un set de valores tradicionales. Ahora también los colegios de las elites conjugan el concepto de excelencia al ritmo del rendimiento educativo en sentido estricto.

Segundo, que al mismo tiempo esta novedad es síntoma de las limitaciones de la realidad educativa. Los colegios privados con mayores recursos también tienen pendiente asegurar las capacidades cognitivas básicas. Aun en esos contextos pedagógicos privilegiados las evaluaciones con foco en procesos de aprendizajes colaborativos e interdisciplinarios más complejos son todavía un objetivo lejano.

Tercero, que la cultura de la evaluación no se construye de un día para el otro. No alcanza con la insistencia en el valor de la evaluación, ni siquiera con el lanzamiento de procesos evaluativos. Puede tratarse tan sólo de meros gestos de marketing político o de marketing a secas.

La cultura de la evaluación va de la mano de la cultura de la transparencia y del desarrollo de capital humano especializado en estadística educativa. En ambos casos, la Argentina tiene enormes deudas. Habrá que estar atento para distinguir las herramientas evaluativas serias de las que son pura cosmética; los rankings educativos genuinos -útiles a la hora de elegir el colegio de nuestros hijos- de aquellos que sólo ofrecen coartadas para ocultar gestiones educativas ineficientes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas