Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El tsunami Macron se desinfla sorpresivamente

Sufrió una brusca caída de popularidad de 10 puntos

Lunes 24 de julio de 2017
0
Foto: Archivo / John Macdougall/Reuters

PARÍS.- Es la gran figura política del año y parecía que tenía el mundo a sus pies, pero su imagen empezó rápidamente a deteriorarse. La popularidad del presidente francés, Emmanuel Macron, cayó diez puntos porcentuales en julio, según una encuesta del instituto IFOP publicada ayer; es el mayor descenso para un nuevo presidente desde 1995.

De acuerdo con el sondeo, publicado en el diario Journal du Dimanche, el 54% de los franceses están satisfechos con la actuación de Macron, frente al 64% que se sentía así en junio. Los descontentos aumentan por el contrario de 35% a 43% en el mismo lapso.

Macron, de 39 años, tiene muchas ambiciones internacionales, desde el relanzamiento del eje entre Francia y Alemania hasta los acercamientos con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Versalles y con el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, durante los desfiles del 14 del actual.

Más recientemente, Macron lanzó una nueva iniciativa para mediar en la compleja situación de Libia.

Todos temas destacados a nivel diplomático, pero que parecen interesar muy poco a los franceses, que, en cambio, están muy preocupados por lo que ocurre dentro del país, no fuera.

La crisis entre los ciudadanos y el presidente de la república se abrió antes del 14 de este mes, cuando Macron rechazó, por primera vez en años, ser entrevistado en directo por la televisión. Para explicar su decisión dijo que la simplificación del medio televisivo lo habría castigado.

Luego llegaron los problemas con los militares, que criticaron el recorte de presupuesto destinado a las fuerzas armadas.

"Je suis votre chef [soy su jefe]", fue la frase de Macron que generó la renuncia del jefe de estado mayor, Pierre de Villiers. El general fue muy aplaudido por los militares antes de retirarse y dejó así a una institución que la opinión pública llama desde siempre "la grande muette" (la gran muda), visto que históricamente jamás toma posición y, sobre todo, jamás critica.

La fractura con las fuerzas armadas es un tema importante y el presidente lo sabe, como demuestra el hecho de que decidió renunciar a varias citas institucionales para intentar acercarse nuevamente a los militares.

Para el joven mandatario, el otro frente caliente de la actualidad es la economía. Probablemente en el país habrá huelgas muy duras a raíz de la reforma del mercado laboral, sin contar los recortes previstos para el presupuesto nacional de 2018 y una serie de temas fiscales.

Macron perdió el 8% de su popularidad. Cuando fue elegido, en mayo, ese dato estaba en el 62%, luego incluso aumentó al 64%. Nicolas Sarkozy, elegido en mayo de 2007, llegó a tener una popularidad inusual, del 65%, que logró mantener a lo largo de todo el año. En tanto, François Hollande había comenzado su presidencia con el 61% para luego bajar al 59% el mes sucesivo.

Agencia ANSA y diario El País

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas