Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tuntén

Lunes 24 de julio de 2017
0

Se levanta a las 9 de la mañana, desayuna, lee LA NACION, se interesa por las cosas del país y del mundo, está al tanto de las novedades de la familia, ve televisión, escribe poemas (con una caligrafía de artista), recita en francés, dos veces por semana hace yoga, reza, tiene una memoria de elefante y es un canto a la vida. ¿Nada excepcional? Bueno, una persona así ya no es tan fácil de encontrar en el mercado, pero lo singular de María Gabriela Calderón de la Barca de Zimmermann, "Tuntén", nuestra heroína de hoy, es que tiene 105 años. Sí, 105 años y 11 hijos, 55 nietos y 96 bisnietos (y alguno más en camino).

Coqueta, conversadora, culta, en tiempos de la campaña para las últimas elecciones presidenciales decía que no quería morirse sin antes hablar con Mauricio Macri: "Me gustaría darle algunos consejos". A menudo también le dan ganas de hablar con esa gente del mundo del espectáculo o del deporte que sin ningún problema da a conocer detalles íntimos de sus vidas privadas. En su familia ya son una tradición las cartas que les escribe a los nietos. A uno, que estaba por tomar la primera comunión, le puso: "Sé santo".

¿Cuál es su fórmula, Tuntén? "El cariño que recibo."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas