Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial de Natación: Federico Grabich, fuera de las semifinales en 200 metros libre

El santafecino terminó en el puesto 26 en la clasificación y no pudo alcanzar su objetivo

Lunes 24 de julio de 2017 • 08:37
0
Grabich no tuvo un buen debut en Budapest
Grabich no tuvo un buen debut en Budapest.

BUDAPEST (Enviado especial).- Dicen que para un nadador la mejor técnica es la que te permite ir más rápido. No importa si su estilo se ajusta a los manuales acuáticos ni si el pasado le tenía reservado un lugar de privilegio. En la natación manda el cronometro. Acá y ahora, sin lugar para la nostalgia. Nada nuevo para Federico Grabich. En Kazán 2015, después de colgarse la plata en los 200 libre de los Juegos Panamericanos de Toronto, el santafesino quedó en el undécimo puesto con un tiempo de 1:47,43. Ayer, en Budapest, firmó un tiempo de 1:47,89, pero se colocó en el puesto 26. Cerca de su marca en Rusia, lejos del billete a semis que selló en el último Mundial. "Estuvo en rango de 1:47. Fede tiene que estar muy satisfecho. No le alcanzó para clasificarse, pero estuvo cerca", le asegura a LA NACIÓN, Gustavo Roldán, jefe técnico de Argentina. Ajena a la decepción, Mónica Gerardi destaca la actitud de su pupilo. "Esta prueba muestra la ganas de superarse que tiene Federico. El trabajo lo va a llevar a estar entre los mejores. Tuvo una gran actitud para salir a pelar".

Grabich se tiró a la pileta encendido. Hasta el tercer largo, el reloj marcaba que estaba entre los tres mejores. Sin embargo, cuando arrancó los últimos 50 metros, se quedó sin nafta. "Las tres primeras piletas las hice al ritmo de los seis primeros, pero los 50 finales me costaron", subraya. No le faltó razón. Hasta los 150 metros, el polaco Majchrzak, sexto clasificado, tenía un tiempo de 1:19,38; mientras que la marca de Grabich era de 1:19,35. "Su salida fue muy fuerte, sin percibir la sensación de esfuerzo. Lo terminó pagando en el último largo. Pero tenía que pelear fuerte, ha crecido el número de nadadores en su nivel", narra Gerardi. "Arriesgué, era la única que me quedaba", suma el nadador argentino, que el miércoles disputará los 100 metros libre, disciplina en la que se subió al tercer escalón del podio en Kazán 2015.

Entiende Grabich que no será fácil repetir la gesta de Rusia. "Acá me va a costar 10 veces más. Pero no es una cuestión de que nadadores vinieron y cuales no. El campeón (Kyle Chalmers) y subcampeón olímpico (Pieter Timmers) estaban en Kazán. Y cinco de los finalistas en el Mundial de 2015, fueron finalistas en los Juegos. Yo en Kazán me sentí bien", explica Grabich. "En Rusia estaban todos los buenos y Fede les ganó. Estaba en un periodo competitivo muy bueno", interviene Roldán. Y remata el de Casilda: "Cada competencia es diferente".

Grabich no fue el único Argentino que compitió ayer en Budapest. Andrea Berrino debutó en 100 metros espalda y con un tiempo de 1:01,40 se ubicó en el puesto 25. "Andrea nadó cerca de su marca. Y se acercó a su registro más alto, que lo hizo el año pasado (1:00,45). Si hubiese hecho ese registro hubiera", resume el técnico argentino. Por su parte, Macarena Ceballos, con un tiempo de 1:08,34, quedó 23 clasificada en 100 metros pecho. "Es mi primer Mundial, no estamos acostumbrados a tanto nivel y necesitamos este roce. El nivel está muy elevado, sorprende en una competición postjuegos", sostiene Ceballos. Hoy, volverá a nadar Martín Naidich, que competirá en los 800 metros libres.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas