Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Rusiagate presiona más al círculo íntimo de Trump: el Senado interrogó a su yerno

Kushner, una de las figuras más influyentes en la Casa Blanca, habló por primera vez del escándalo; admitió que mantuvo reuniones con rusos, pero dijo que no participó de un plan para influir en la campaña

Martes 25 de julio de 2017
0
Tras declarar, Kushner habló con la prensa en la Casa Blanca
Tras declarar, Kushner habló con la prensa en la Casa Blanca. Foto: AP / Pablo Martinez Monsivais

WASHINGTON.- El círculo íntimo de Donald Trump está más observado que nunca por el Rusiagate. Si las revelaciones de las últimas semanas habían puesto en el centro del escándalo a su hijo mayor, ayer todas las miradas se posaron sobre su yerno Jared Kushner, el marido de Ivanka , que es además una de las figuras más influyentes de la Casa Blanca.

Kushner, que tiene un cargo de asesor en el gobierno, habló ayer por primera vez del caso. Admitió que mantuvo cuatro reuniones con funcionarios rusos y negó haber coludido con Moscú durante la campaña electoral de 2016, en medio de la investigación sobre la supuesta intervención rusa en los comicios presidenciales a favor del magnate.

"Permítanme que sea muy claro: no coludí con Rusia ni conozco a nadie de la campaña que lo haya hecho. No usé fondos rusos para mis negocios. Y he sido transparente en proporcionar la información pedida", dijo Kushner en declaraciones a los periodistas, luego de una reunión a puertas cerradas con miembros de la Comisión de Inteligencia del Senado, que se extendió por aproximadamente dos horas.

El asesor añadió que los documentos que ha proporcionado voluntariamente mostrarán que todas sus acciones "fueron correctas y ocurrieron en el curso normal de eventos de una campaña muy singular", en referencia a un comunicado escrito de 11 páginas que divulgó antes del encuentro con los parlamentarios.

La declaración es el relato más detallado hasta la fecha de sus contactos con funcionarios rusos durante la campaña y la transición presidencial.

En ese documento admitió haber mantenido contactos con el entonces embajador ruso, Sergei Kislyak, y otros funcionarios rusos durante la campaña electoral, calificándolos como algo normal en su rol de enlace del equipo de Trump con gobiernos extranjeros.

"Con relación a mis contactos con Rusia o representantes de Rusia durante la campaña, apenas existieron", afirmó el empresario.

En el documento, Kushner también admitió dos encuentros con un banquero ruso, Sergei Gorkov, considerado un hombre próximo al presidente Vladimir Putin.

De cualquier forma, dijo que en ningún encuentro con funcionarios rusos se discutieron las sanciones norteamericanas a Moscú.

Asimismo, Kushner mencionó también la reunión de la que participó en plena campaña electoral con una abogada rusa, Natalia Veselnitskaya, encuentro que había desatado una enorme polémica a inicios del mes por estar involucrado también el hijo del presidente.

De acuerdo con todas las partes, la conversación de ese encuentro se centró en una ley que veta la adopción de niños rusos por familias norteamericanas.

Sin embargo, según la cadena de mails divulgada por el hijo mayor de Trump, Donald Jr., se sugiere que el comité de campaña esperaba recibir de Veselnitskaya información comprometedora sobre la rival de su padre, Hillary Clinton, para usar en la campaña electoral.

Además de Donald Jr. y Kushner, participó de la reunión Paul Manafort, que en ese momento era el jefe de campaña electoral de Trump. Los legisladores ya le pidieron a Manafort que acepte participar de una audiencia, que por ahora no ha sido agendada.

La declaración divulgada ayer por Kushner también confirmó que, al momento de haber presentado los formularios obligatorios para tener acceso a informaciones reservadas, no había hecho mención de esos encuentros con funcionarios o empresarios rusos.

Según Kushner, sus formularios "fueron presentados prematuramente debido a un error de comunicación", e inicialmente no incluía sus "contactos, no sólo con los rusos, sino tampoco con funcionarios de gobiernos extranjeros".

Casado con la hija mayor de Trump, Ivanka, Kushner prestará testimonio hoy también ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Con su comparecencia de ayer ante los senadores y la de hoy ante los representantes, Kushner se torna así el primer integrante del círculo familiar más próximo de Trump que será interrogado por la interminable controversia sobre las relaciones con Rusia.

Con solamente 36 años y famoso por eludir cualquier contacto con la prensa, Kushner hizo fortuna en el negocio inmobiliario y, desde la victoria en las elecciones, se convirtió en una pieza central en el equipo más próximo de Trump.

El presidente insiste en que toda la polémica sobre su eventual complicidad con Rusia para vencer en las elecciones de 2016 no pasa de una "caza de brujas". Sin embargo, la controversia ya motivó el despido de su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y del director del FBI, James Comey, por resistirse a dejar en paz a Flynn.

Una investigación a cargo del fiscal especial Robert Mueller, un ex director del FBI, indaga la posibilidad de colusión entre el equipo de Trump y Moscú. Las dos cámaras del Congreso, por su lado, llevan adelante sus propias pesquisas.

Agencias AP, AFP y Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas