Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El primer afiliado a la AFA en 40 años: Real Pilar, el club que nació en cuna de oro

César Mansilla, uno de sus fundadores, tuvo vínculos con Mauricio Macri y Daniel Angelici; cuenta con un estadio para 10.000 personas y en un mes superó los 1000 socios; desde 1977 la AFA no afiliaba a una entidad nueva en su categoría más baja

Martes 25 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Varios de los jugadores del plantel de Real Pilar provienen de los torneos de intercountries
Varios de los jugadores del plantel de Real Pilar provienen de los torneos de intercountries. Foto: AFV/Santiago Cichero

No fue una fundación normal. Con tan sólo cuatro meses de gestación y lejos del contexto social en el que suelen alumbrarse los clubes de barrios, Real Pilar Fútbol Club parece haber nacido en cuna de oro. Con todos los privilegios que sólo el poder puede conceder. Con el acta fundacional y las ideas en vía de ejecución, antes de contratar cuerpo técnico y completar el plantel, consiguió lo que ningún otro club pudo lograr en la Asociación del Fútbol Argentino en los últimos cuarenta años: ser afiliado directamente para competir, desde el 2 de septiembre, en el torneo de la Primera D, la última categoría del ascenso.

La admisión de Real Pilar a las filas de la AFA despierta suspicacias y opiniones diversas en el seno del fútbol argentino. Algunos no dudan en asociar su afiliación a la relación que César Mansilla, uno de sus fundadores, tuvo -por su actividad laboral- con el presidente de la Argentina, Mauricio Macri, y Daniel Angelici, vicepresidente 1º de AFA; mientras que otros sostienen que su creación es un modelo de club cercano a las sociedades anónimas deportivas que fomentan desde el Gobierno nacional. Sin embargo, Mansilla, ex gerenciador del club Fénix, lo desmiente: "La última vez que trabajé para Macri fue en la campaña de 2003 y nunca más tuve vinculación. Y al Tano Angelici lo conozco como también conozco a Chiqui Tapia, soy un hombre del fútbol. Es un error pensar que fuimos afiliados por eso. Parece que cuando se hacen cosas ordenadas, correctas, presentando todo en regla, hay que tener alguna cosa rara.".

Movilizado por recuperar la plaza que el fútbol pilarense perdió en AFA en 1980, tras la desafiliación de Atlético Pilar, Mansilla, apoyado por un grupo de vecinos pilarenses, logró hacer realidad un sueño que ni el propio Hugo Moyano -a pesar de su amistad con Julio Grondona-, pudo conseguir para su club, Atlético Camioneros. "Siempre soñamos con tener un equipo genuino de Pilar jugando campeonatos de AFA. Nos parecía raro concebir a un municipio tan grande y tan futbolero sin un club en el ascenso. Por eso, desde que dejé de gerenciar a Fénix, nos pusimos a trabajar para lograrlo", le cuenta Mansilla a la nacion.

La polémica decisión, aprobada por el comité ejecutivo el pasado 30 de mayo, se convirtió en un hecho histórico, ya que interrumpió la medida impuesta por Grondona, en 1979, de no sumar más clubes con afiliación directa a las filas de la AFA. Los últimos en obtener ese privilegio habían sido Defensa y Justicia, Argentino de Merlo, Deportivo Laferrere, San Miguel y Claypole, bajo la intervención de Alfredo Cantilo, en 1977. Desde entonces, todos los clubes que soñaron con llegar a la máxima categoría del fútbol argentino lo hicieron por los torneos federales, que dependen del Consejo Federal. "Nosotros cumplimos con todas las normativas que exige AFA para afiliarse directamente. Tenemos un estadio propio para 10.000 personas y estamos dentro del radio de los 50 kilómetros de Capital. Nuestra afiliación no tiene nada de raro, fuimos admitidos porque es un proyecto serio que se ajusta al reglamento", apunta el presidente.

Desde que se oficializó la participación del equipo en la D, la adhesión de los pilarenses no paró de crecer. En tan sólo un mes la masa societaria superó las mil personas e importantes empresarios de la ciudad ya se comprometieron a realizar aportes. Incluso hasta el intendente de Pilar, Nicolás Ducoté, de Cambiemos, se asoció, aunque Mansilla descarta cualquier tipo de vínculo político con el club. "Nosotros siempre mantuvimos el club y el deporte alejado de la política. El intendente es socio como algún otro dirigente pero no hay ningún vínculo, dependencia o pedido de apoyo económico", enfatiza Mansilla, que espera que esta movida logre la ratificación final de la afiliación en la Asamblea Ordinaria que sesionará en octubre.

La llegada del club a la Primera D fue bien vista por sus pares de la divisional que, no obstante, esperan que el presupuesto de los Monarcas, que estará entre 180 y 200 mil pesos mensuales, no altere la media de la categoría, que tendrá 16 equipos para la próxima temporada con el descendido Argentino de Merlo y el incorporado Real Pilar en lugar de los ascendidos Ituzaingó y Leandro N. Alem. "Fue bien aceptada su llegada al punto que la mayoría firmamos una carta avalando su ingreso. Entendemos que si bien hace 40 años que no se afiliaba un equipo nuevo, todos los años estaba latente esa posibilidad. Van a jugar en un estadio acorde en un plaza muy buena como es Pilar", le comentó a este diario, Dante Majori, presidente de la Mesa Directiva de la Primera D.

El color que utilizará el Real será el negro y el blanco será utilizado como indumentaria suplente. El detalle de la camiseta es que en el escudo tendrá una rama de romero que reemplazó a los vivos rosas que en principios iban a decorar el emblema. Algunos en Pilar atribuyen esta desaparición del color rosa a un consejo esotérico no apto para aquellos que hacen culto de la cábala. "La idea es no repetir los colores que utilizamos con Fénix. Cuando tengamos el plantel armado haremos un partido de presentación y una gran fiesta", comentó Mansilla que descartó al propio Fénix como el posible clásico rival: "Buscaremos uno de nuestra misma categoría, pero ojalá lleguemos rápidamente a jugar contra ellos".

Foto: AFV/Santiago Cichero

La Primera D es una categoría vinculada con los esfuerzos económicos y la superación de adversidades. Sin embargo, Real Pilar, "nacido con privilegios", cumple con sus prácticas previas al debut en el country Mapuche. Desde allí nace un sueño que tiene una ciudad detrás y algunos mitos vinculados con el poder y los contactos de sus fundadores, que buscará derribar desde su debut en los torneos de AFA.

Apremiados por el calendario, los dirigentes del Real Pilar vienen trabajando arduamente junto con el técnico Roberto Romano en la conformación del plantel. De los 28 jugadores que ficharon, la gran mayoría llega proveniente de la Liga Escobarense y los torneos de intercountries. De hecho, una de las joyas del club, Franco Bongiovanni, tiene como único antecedente haber jugado en el equipo del country Rincón del Lago. "Es un sueño jugar en un torneo de la AFA pero soy consciente de que la exigencia y el roce físico no serán lo mismo a lo que estoy acostumbrado", enfatizó el juvenil de 20 años, quien está próximo a recibirse como despachante de aduana.

También, se sumaron algunos jugadores con mucha experiencia en la categoría, como Alejandro Acuña, último goleador de la D. "Es la primera vez, desde que juego al fútbol, que me siento un futbolista pleno. El surgimiento de Real Pilar va a jerarquizar la D", comenta el Negro Acuña, quien después de los entrenamientos se gana la vida como remisero en José C. Paz.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas