Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crónicas del infierno desde el sur de Rosario

Domingo 30 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION

Rosario nunca olvidará a Juan Galiffi. El siciliano, más conocido como "Chicho Grande", grabó con sangre su nombre en la historia criminal de la ciudad, donde sembró la muerte, en las décadas del 20 y el 30 del siglo pasado, haciéndole ganar a la metrópoli el apodo de "Chicago argentina". En aquellos años de la Prohibición, la ciudad norteamericana estaba dominada por Al Capone y sus secuaces, y la ominosa comparación se ajustaba perfectamente a la realidad de Rosario, copada entonces por la mafia que encabezaba Galiffi.

Los secuestros extorsivos, los homicidios, los ajustes de cuentas entre bandas y la corrupción policial llenaron las crónicas policiales de la época, en especial en 1933, cuando una guerra abierta entre Galiffi y otro italiano, Francisco Morrone, conocido como "Chicho Chico", que disputaba el liderazgo de la mafia, se saldó con la muerte del segundo.

Galiffi logró por años eludir a la Justicia, y finalmente terminó radicándose en la Italia de Mussolini, donde murió en 1943 durante un bombardeo aliado a Milán. Para entonces el de Chicho Grande ya era uno de los capítulos más negros de la historia de Rosario, que nunca pudo despojarse del todo de aquel mote de "Chicago argentina".

Varias décadas más tarde, la ciudad y la mafia volverían a relacionarse en las crónicas rosarinas, nuevamente plagadas de asesinatos por encargo y brutales venganzas. Germán de los Santos, corresponsal de La Nación en Rosario, ha sido uno de los principales narradores del copamiento de la tercera ciudad argentina por parte de Los Monos, la banda vinculada al tráfico de drogas que durante los últimos años conmocionó al sur de la ciudad. En esta edición de La Nación revista reproducimos en exclusiva un adelanto de su libro, escrito junto a Hernán Lascano: Los Monos. Historia de la familia narco que transformó a Rosario en un infierno (Sudamericana).

Con prosa vibrante De los Santos y Lascano describen el ascenso de Claudio Ariel "el Pájaro" Cantero como líder de Los Monos y la cacería humana que siguió a su asesinato, frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez, en la madrugada del 26 de mayo de 2013. El baño de sangre que sacudió a Rosario durante la orgía de venganza es reproducida por los autores como si del guión de una serie se tratara. Porque las cosas que se narran sólo pueden hacernos acordar a una novela de Mario Puzo o de Roberto Saviano, o a aquellas historias criminales que vemos en la pantalla cuando se repasa la vida de Pablo Escobar o de los líderes de la Mafia o la Camorra.

Porque a ese mismo infierno descendió Rosario. Una ciudad que nunca olvidará a Los Monos.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.