Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gastón Greco: tirarse a la pileta con los zapatos y todo

Miércoles 26 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Rodrigo Néspolo

Los hombres más influyentes del país como el presidente Mauricio Macri usan sus calzados pero Gastón Greco, CEO de Posco, no detiene su marcha. Con su modelo Abaco como emblema, una criatura mitad zapato, mitad zapatilla, su facturación creció un 500% en 2016 y al local que tiene en Plaza Armenia piensa sumar otros cuatro en la ciudad de Buenos Aires en el próximo año y medio. Pero el destino último no es la Argentina sino que con su marca busca tener un alcance global. "Cuando vivía en Chaco ya pensaba en Japón".

Greco, de 28 años, es emprendedor desde chico. "Mi padre era emprendedor de alto riesgo y tuvo muchos comercios. Yo iba a ayudarlo después del colegio. Era una aventura. Muchos proyectos no prosperaron pero él me enseñó a no tener miedo, a tirarme a la pileta", contó en diálogo con LA NACION. Una vez que se mudó a Buenos Aires para estudiar arquitectura, empezó a sentir que le faltaba la "cosa aventurera comercial" y se inclinó por la moda. "Mi objetivo era mejorar la calidad de vida de las personas con un producto simple, funcional y estético. Desarmé un zapato que me quedaba cómodo para ver cómo era por dentro y empecé con $ 5000 y una máquina de coser ", explica el emprendedor.

Obsesionarse por el hacer

De la primera máquina de coser pasó a una industrial, la que puso al lado de su cama para trabajar hasta que se dormía. Comercializaba los zapatos los fines de semana entre los padres de sus amigos y luego comenzó a abrir cuentas en mayoristas. "Empecé a caminar y no pude cobrar mi primera venta. Hacia dos zapatos vendía dos, hacía cuatro vendía cuatro. Hasta que terminé la carrera y me dedique full time a esto".

Tener una visión a largo plazo

Finalizada la facultad, Greco entendió que tenía que profesionalizarse y contar con su local. El primero quedaba en un pequeño pasaje de Palermo y fue la primera y única obra arquitectónica de su autoría. Pero el negocio empezó a crecer y, al cerrar el 2016 con un crecimiento del 500% y $ 6 millones de facturación, decidió mudarse al actual, también en Palermo. "Ahora tenemos separada la oficina del local porque sino yo salía y me ponía a vender zapatos. En un año y medio sumaríamos cuatro tiendas más en Buenos Aires. Tenemos un plan de consolidación de marca a nivel regional y luego global. Nos llegan más mails de Japón que de Córdoba", aseguró.

Un producto original para un cliente original

Según Greco, el éxito que tiene el producto se debe a su alta calidad. Los zapatos son 100% de cuero y la plantilla es cómoda. Son de larga duración, no hay colección ni temporada. "Posco es una marca auténtica y transparente. Apuntamos a personas reales. Cuando veo a alguien usando mis zapatos por la calle, lo paro y lo saludo. Entendió lo que queremos transmitir". En esta búsqueda de originalidad, no hay lugar para influencers sino que cada figura que los usa comparte la filosofía de la marca. "A Mauricio Macri le mandé una carta con las Posco y después vi en una foto que las usaba. A Andy Kusnetzoff lo fui a buscar a la radio y a Martín Churba lo paré mientras corría para contarle de la marca. Ellos trabajan todo el día y no quieren perder tiempo cada mañana viendo qué ponerse. Destinan su energía a otra cosa".

Tomar riesgos

Acercarse a personas conocidas sin embargo no fue fácil. Cada vez que buscaba a alguien existía la posibilidad de ser rechazado, pero Greco tenía un objetivo.

"Hay que tirarse a la pileta. En un momento el panorama se aclara. La fábrica de la suerte la tenemos todos y en cualquier momento puede pasar lo que me pasó a mí con el presidente. Siempre pensé mucho en lo que quería hacer y tuve hambre".

Mini-bio

Educación

Greco es arquitecto aunque nunca ejerció

Producto

Con sus diseños busca recuperar siluetas clásicas

Facturación

Cerró el 2016 con un crecimiento del 500% y una facturación de $ 6 millones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas