Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vida de mascotas: los animales también se toman vacaciones

Viajan en la cabina del avión con sus dueños, tienen un servicio Airbnb y hasta reciben un trato especial en algunos hoteles; cada vez más los perros y los gatos se suman al turismo familiar

Miércoles 26 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Celeste Klusch es la cuidadora, app de por medio, de Simón, mientras su dueña está de vacaciones
Celeste Klusch es la cuidadora, app de por medio, de Simón, mientras su dueña está de vacaciones. Foto: Mauro Alfieri

Elena Klaver y Sixto hacen la fila en el embarque de Aeroparque para subir a un vuelo con destino a Córdoba. Van a visitar a la familia. Ella tiene 39 años y es diseñadora. Él tiene tres y medio, rulos blancos y espera dentro de una cartera para subir al avión. Es un caniche y, como muchos otros perros, está a punto de irse de vacaciones.

Hace un año y medio se autorizó que las mascotas viajen en la cabina con sus dueños y desde entonces Sixto lo hizo por todo el país. "Por mi trabajo viajo bastante. Y siempre que puedo me lo llevo. Armo la valija, lo pongo en su bolso y después me muevo allá en circuitos pet friendly", cuenta Klaver. Lo que queda en claro es que los perros ya no están al margen del programa de vacaciones.

"Como Boby, mi buen amigo... ¿Te acordás de la canción?", dice Klaver. Boby era el protagonista de aquella campaña del Operativo Sol, en 1982, que buscaba prevenir el abandono de animales durante las vacaciones. "Eso era cuando los perros trabajaban de perros. Ahora, yo no dejaría a Sixto ni loca", cuenta Klaver.

Tiene razón. Hoy las mascotas viajan en avión, se alojan en los hoteles más lujosos, tienen menú especial en los restaurantes y hasta cuentan con plataformas tipo Airbnb para quedarse en la casa de un anfitrión mientras sus dueños viajan. El cuidador se compromete a mandar fotos y videos y hasta a ponerle el teléfono en la oreja al perro para que escuche la voz de su dueño.

Ahora ser perro no es lo que era. Al menos en muchos hogares de la ciudad. El último censo de mascotas reveló que en la Capital viven 430.000 perros y otros 250.000 gatos. Significa que una de cada dos familias tiene un animal en casa.

"Vemos una mayor inclusión de las mascotas en la vida cotidiana, tanto dentro como fuera del hogar. Cada vez más personas comparten su vida con una mascota", dijo el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli, cuando lanzó, hace poco más de un mes, un "plebiscito" para autorizar la presencia de animales domésticos en bares y restaurantes. Pero el 52% se opuso. Por ahora, las mascotas sólo pueden permanecer en la parte exterior de los locales. De todas formas, la red de lugares pet friendly en la ciudad ya tiene más de 750 establecimientos inscriptos.

El Palacio Duhau-Park Hyatt tiene un programa especial para perros que se alojan en el hotel. "Creamos el VIP Program (Very Important Pet) para aquellos huéspedes, y sus mascotas, que encuentran el lujo en poder viajar y alojarse juntos. Acá se sientan como en su casa. Tenemos un menú específico para alimentación, galletas en forma de huesito, servicio de peluquería, accesorios temáticos en la habitación, servicio de paseo en la ciudad, almohadones especiales", explica Mercedes Zicuela, coordinadora de marketing de la cadena.

Hasta 2015, volar con una mascota era un problema. Sobre todo, porque el animal viajaba en la bodega y llegaba muy estresado. Desde que las mascotas pueden viajar en la cabina con sus dueños, las aerolíneas tuvieron un pico de demanda. En Aerolíneas Argentinas, cada mes, unos 700 pasajeros solicitan viajar con sus mascotas a bordo. En julio, diciembre y enero, la demanda se duplica, porque más turistas llevan a sus mascotas de vacaciones. Como en cada vuelo sólo pueden viajar cuatro animales al mismo tiempo, hay que reservar con tiempo.

Algo similar explican en Latam, donde una de las condiciones es que las mascotas no viajen sedadas. En todos los casos, deben ir dentro de sus caniles, a los pies de sus dueños. También se las puede llevar en una bolsa contenedora.

Las mascotas pagan pasaje, que cuesta desde 450 pesos para cabotaje y 200 dólares para vuelos internacionales y varía en función del peso del animal y del trayecto. Sólo se permiten perros y gatos y un solo animal por dueño y por canil. La mascota y su jaula no pueden pesar más de 9 kilos. Si no, deberán viajar en la bodega. Algunas razas, como pitbull terrier, pekinés, sharpei o boxer, no pueden viajar en la bodega porque sufren los cambios de temperatura, pero por su tamaño tampoco pueden hacerlo en la cabina, salvo que sean perros guía.

Cuidadores

Daiana Palacio, de 32 años, viajó hace 15 días con su familia a los Estados Unidos. Y no tenía con quién dejar a Simona, su perrita, de cuatro años. "Siempre quedaba con mis papás, pero ahora nos íbamos todos", cuenta. Así llegó a la plataforma DogHero, que hace dos meses desembarcó en la Argentina como el Airbnb de las mascotas. Y tuvo suerte. Le gustó el perfil de Julieta, coordinó una entrevista para que Simona la conozca. "Le conté de sus horarios y sus actividades. Le dije que prefiere dormir en la cama o en el sillón. Me quedé supertranquila, le llevé todos sus juguetes, su ropita, su comida, su plato. Y mientras yo recorría Nueva York, me llegaban fotos y videos de Simona que Julieta me mandaba. La estaba pasando muy bien", dice.

Por supuesto que del viaje volvió con una valija con regalos para su perrita. "Todavía no terminó de comer ni de estrenar todas las cosas que le traje. Desde perfumes y ropa hasta golosinas", se ríe Palacio.

Celeste Klusch tiene 23 años, estudia Biología y cuenta la otra parte de la historia. La de las personas que se ofrecen a cuidar, pago mediante, los perros de otros en su propia casa. En este momento, está a cargo de Simón, un Jack Russell de tres años. Es el cuarto perro que cuida desde que se inscribió en la plataforma DogHero. "El primer día, el perro suele estar más nervioso. Pero si le traen su cama y sus cosas, y una vez que recibe comida y cariño, se siente seguro", dice.

Opciones para los dueños

Animales huéspedes

DogHero es una app que permite conectar a dueños de perros con anfitriones que se ocupan de hospedarlos en sus casas, por una tarifa de 150 pesos a 300 diarios. Hoy cuenta con 450 anfitriones en Buenos Aires. Esta plataforma internacional empezó a operar en la Argentina hace dos meses

Petsitting

Alojamiento gratuito por el mundo a cambio de cuidar a la mascota y la casa del anfitrión. Existen distintas plataformas que ofrecen esa posibilidad. Las más conocidas son: House Carers, más enfocada en los perros (www.housecarers.com), y Trusted Hoses Sitters, cuyo eslogan es "Ayudando a los amantes de las mascotas a viajar", más enfocado en gatos (www.trustedhousesitters.com).

En los vuelos

Es necesario contar con un certificado de salud, extendido por un veterinario matriculado, tener al día la vacuna antirrábica, y ser desparasitado interna y externamente. Las mascotas deberán trasladarse en un contenedor adecuado, que se ubicará debajo del asiento delantero del pasajeros, y sólo se aceptará un animal por pasajero hasta un límite de cuatro por vuelo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas