Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La salida de Centurión dejó al descubierto la íntima trama de una lucha de poder y traiciones

Las desventuras personales del futbolista terminaron de la peor manera: ya no jugará en el equipo xeneize; duras críticas a Angelici y al DT, que quedó en un escenario incómodo

Miércoles 26 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Ricardo Centurión, en el ojo de la tormenta
Ricardo Centurión, en el ojo de la tormenta.

Ahora sí: ya no hay vuelta atrás. Ricardo Centurión, díscolo en su vida privada y hábil en el campo de juego, no seguirá en Boca, luego de conocerse sus últimas desventuras en un boliche de Lanús. La denuncia en una comisaría de la zona, sumada a sus antecedentes, derivaron en la salida de Boca, que no comprará su pase, luego de su viaje relámpago a Italia. Daniel Angelici, el presidente, nunca lo quiso. Guillermo Barros Schelotto, el entrenador, siempre insistió por retener a unas de las (pocas) figuras del campeón doméstico. ¿Quién gana, quién pierde en esta novela con final anunciado? Más allá de los actores principales -todos afectados, de algún modo u otro-, el último capítulo de esta historia, que presenta el peor final, descubre una trama de enredos, pasiones y, sobre todo, una lucha de poder y traiciones.

Angelici no quería comprar su pase. Guillermo varias veces chocó contra la postura del presidente y se desvivió por su permanencia, a pesar de que era contrario a su exigencia de '24 horas de profesionalismo' para un jugador de Boca. En ese juego discursivo, el DT quedó expuesto y, tal vez, quedó como el gran afectado, porque hasta luchó contra su propio liderazgo para tratar de contarlo. Su último tropiezo en la función trasnoche, cerró el círculo de la negativa dirigencial. Y, aunque hoy parece como un garante de la capacidad de liderazgo de la institución, Angelici también quedó envuelto en las rencillas.

El público está dividido: rechazan su problemática vida privada, pero entiende que es el principal arma de juego ofensivo. El plantel quedó convulsionado: si respalda públicamente a su ex compañero, quedará en el foco de la tormenta. Y si lo deja de lado, también queda expuesto. Al menos, el DT tiene una carta nueva a partir de ahora: todos tendrán las mimas reglas de juego en la convivencia. Antes, Centurión tenía ciertas licencias.

Lo llamativo es que el último incidente -Ricky concurrió al boliche Capítulo 1 y se retiró a las 7, custodiado por la policía en un patrullero- acabó con su esperanza de quedarse en el club, cuando en la última temporada fueron varios los contrapuntos en los que estuvo involucrado. En algunos, perjudicó indirectamente a sus compañeros. Estuvo a punto de firmar contrato con Boca, que iba a comprarle su pase a San Pablo y Racing (70 y 30 por ciento), en unos 6 millones de dólares. Las cláusulas de conducta que los dirigentes le impusieron fueron un modo de rechazarlo. Esta herida interna tendrá un efecto. No sólo negativo: a veces, las adversidades fortalecen a los grupos.

Algunos actores dejaron su mensaje. Primero, Centurión, en una carta abierta en Instagram, una red social. "... lamentablemente estamos en un país en el que, cuando uno se equivoca, en vez de ayudarlo le sueltan la mano; qué lástima Boca que te hagan esto teniendo una dirigencia y un presidente tan poco serio; dejé todo y me vine, para firmar con Boca... nunca me quisiste... y sí, también me hago cargo, tuve mis problemas, pero para qué lo voy a decir si ya lo saben..., ¿o alguno de ustedes nunca se equivocó?... Y a mis compañeros, nada, ¿qué decir? Fueron mi familia, mi contención; cuerpo médico, utileros... los demás, me soltaron la mano".

Más tarde, Alejandro Mazzoni, su representante, dejó un puñado de frases de fuerte impacto.

1) "No es coherente lo que hizo Boca, lo hubiera 'limpiado' antes. Iban a pagar seis millones de dólares por un jugador, sale el sábado a la noche y no lo compran. No tienen códigos". 2) "Los dirigentes de Boca nunca lo quisieron a Ricky, fue el momento para presionar a Guillermo Barros Schelotto y el técnico no soportó la presión". 3) "Guillermo le pidió que no firme con Genoa. ¿Es tan grave lo que pasó el sábado para soltarle la mano? Me extraña que Guillermo lo haya bancado en muchas situaciones y luego le baje el pulgar".

Hasta Jorge Sampaoli, el DT del seleccionado que suele ser seducido por su habilidad, se mezcló en la discusión: "Centurión será convocable por su rendimiento, lo analizo futbolísticamente. No puedo analizarlo en un contexto que no manejo". Mientras, Boca sigue de pretemporada en Paraguay. Lejos del ruido, pero afectado en cuerpo y alma.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas