Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Congreso amplió las sanciones a Rusia y puso a Trump en una encrucijada

La Cámara baja aprobó con una gran mayoría un proyecto con nuevas represalias contra el Kremlin por la injerencia en la campaña que limita el margen de maniobra del presidente; el veto es la única alternativa

Miércoles 26 de julio de 2017
0
Trump ayer junto a su yerno, Jared Kushner, en la Casa Blanca
Trump ayer junto a su yerno, Jared Kushner, en la Casa Blanca. Foto: Reuters

WASHINGTON.- A contramano de los deseos de Donald Trump y Vladimir Putin, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer por una mayoría abrumadora un proyecto de ley que amplía las sanciones a Rusia y que limita el margen de maniobra del presidente norteamericano en política exterior al impedirle levantarlas sin el consentimiento del Congreso.

El proyecto también involucra a otros dos enemigos de Estados Unidos, Corea del Norte e Irán. En el caso de Rusia, los congresistas justificaron la aprobación por las operaciones de desinformación y de espionaje atribuidas al Kremlin durante la última campaña electoral norteamericana. La anexión de Crimea y las injerencias en Ucrania son los otros motivos esgrimidos que se utilizaron para aprobar el proyecto.

Durante 2016, tanto Trump como Putin se quejaron de que las sanciones dirigidas por Estados Unidos contra Rusia eran el mayor obstáculo para normalizar las relaciones entre las dos superpotencias. Y las actuales investigaciones sobre la posible colusión entre la Casa Blanca y el Kremlin, una sombra que cubrió los primeros seis meses de la presidencia de Trump, se centraron en si la serie de contactos entre el círculo íntimo del mandatario y los rusos se debía en parte a la construcción de acuerdos para que se levantaran esas sanciones.

Ahora está claro que las penalidades no sólo van a mantenerse, sino que ayer fueron ampliadas, exactamente el resultado que los dos presidentes trataban de evitar.

El consenso fue casi total en el Congreso, donde Moscú cuenta con muy pocos aliados. El Senado, de mayoría republicana, aprobó en junio, por 98 votos contra dos, la nueva batería de sanciones. En la Cámara baja, la votación tuvo 419 votos a favor y tres en contra. El texto ahora pasará otra vez a la Cámara alta para su aprobación definitiva, antes de mediados de agosto.

El proyecto además prevé un punto inédito que molesta particularmente a la Casa Blanca: los parlamentarios podrán impedir que el presidente eventualmente suspenda las sanciones a Moscú.

De esa forma, si el Senado confirmara el proyecto de ley con ese dispositivo, la única opción que restaría a Trump para mantener su margen de maniobra sería aplicar un veto.

La Casa Blanca hasta ahora se ha negado a confirmar oficialmente si Trump firmará o vetará la ley.

Con el proyecto aprobado, los legisladores consideran que Putin está comenzando a pagar un precio por lo que John Brennan, el ex director de la CIA, describió la semana pasada como "la fatídica decisión del presidente ruso de intentar usar datos robados de computadoras para apoyar la candidatura de Trump".

A su vez, el magnate había encendido la alarma en el Congreso al dudar continuamente de los descubrimientos de la agencia de inteligencia, que luego los alimentó, cuando confirmó las revelaciones sobre contactos entre su círculo íntimo y un desfile de rusos, que anteriormente había negado.

Ayer, el yerno de Trump, Jared Kushner, asistió por segundo día seguido al Congreso para responder preguntas sobre sus contactos con los rusos durante la campaña. Kushner, que también es un alto asesor en la Casa Blanca, estuvo reunido durante tres horas con la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes. En tanto, una comisión del Senado, que ayer recibió a Paul Manafort, ex jefe de campaña de Trump, dijo que lo obligará a que comparezca en una audiencia, en una muestra de que los legisladores están dispuestos a jugar duro en sus pesquisas sobre el papel de Rusia y su posible colusión en la campaña republicana.

Hace sólo unos días, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y otros altos funcionarios presionaron ferozmente para preservar el derecho de Trump de renunciar a las sanciones a Rusia con un golpe de pluma.

Como uno de los asesores de Trump señaló la semana pasada, hay una larga historia de otorgar a los presidentes la posibilidad de negociar cuando se trata con adversarios extranjeros.

Pero al cuestionar constantemente al FBI por sus investigaciones para averiguar si el Kremlin estuvo detrás del esfuerzo de manipular las elecciones presidenciales de 2016, Trump puso tan nerviosos a los miembros de su propio partido que incluso vieron la necesidad de frenar su capacidad de levantar unilateralmente esas sanciones.

La semana pasada, en el Foro de Seguridad de Aspen, cuatro de los principales funcionarios de la agencia de inteligencia y seguridad nacional dijeron que estaban absolutamente convencidos de que los rusos estaban detrás del esfuerzo para influir en las elecciones.

"No hay disentimiento", dijo Dan Coats, director de inteligencia nacional. Los rusos, agregó, "nos sorprendieron un poco dormidos en términos de las capacidades" que el Kremlin podría tener para incidir en las elecciones de Estados Unidos, Francia y Alemania.

Incidente con una nave de guerra iraní en el Golfo

En un incidente ocurrido cerca de la costa norte del Golfo Pérsico, la patrullera estadounidense Thunderbolt hizo disparos de advertencia ayer a una embarcación iraní que se le había aproximado a gran velocidad a menos de 150 metros de distancia. La Thunderbolt, que integraba una flota de varios guardacostas estadounidenses, hizo sus disparos después de que la embarcación iraní ignoró avisos y llamadas por radio, así como la señal de peligro de cinco toques sucesivos de sirena. Según fuentes de la marina estadounidense citadas, el buque iraní pertenecería a los Guardianes de la Revolución, la fuerza armada de elite que depende directamente del guía supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei.

Agencias AFP, AP y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas