Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los padres de Charlie Gard pelean para que muera en su casa

Le pidieron a un tribunal que sea trasladado

Miércoles 26 de julio de 2017
Los padres de Charlie Gard pelean para que su hijo muera en su casa
Los padres de Charlie Gard pelean para que su hijo muera en su casa. Foto: AFP

LONDRES.- Los padres del bebe británico Charlie Gard quieren que éste pueda morir en su casa, según informaron ayer los medios británicos desde la sala del tribunal donde se celebra una vista sobre el caso.

El hospital Great Ormond Street dijo ayer al tribunal que el principal obstáculo para que el pequeño sea llevado a morir en casa es que requiere sofisticados aparatos de respiración que sólo pueden ser proporcionados en un centro de salud.

Los padres de Charlie, Connie Yates y Chris Gard, abandonaron la batalla legal para someter a su hijo a más tratamientos, pero Yates regresó al tribunal ayer para otra audiencia desgarradora sobre el plan de cuidados para sus últimos días de vida.

"El plan de cuidados de Charlie debe ser seguro, debe evitarle cualquier dolor y proteger su dignidad. Al mismo tiempo, debe honrar el deseo de sus padres sobre dos asuntos en particular: el momento y el lugar de su muerte", escribieron los abogados del hospital ante el tribunal.

Por el momento se desconoce cuándo será desconectado el pequeño, de 11 meses, de los aparatos que lo mantienen con vida en el hospital. No obstante, la familia quiere que sea antes de que cumpla un año, el 4 de agosto.

Charlie sufre una rara enfermedad genética llamada síndrome de depleción de ADN mitocondrial, que afecta especialmente al cerebro. El bebe, de 11 meses, necesita respiración y alimentación asistida para vivir.

Los médicos del pequeño se mostraron a favor de desconectar al bebe para que no sufriera, pues consideran su enfermedad irreversible. Sin embargo, los padres querían probar una terapia experimental en Estados Unidos.

Para financiarla habían reunido alrededor de 1,5 millones de euros en donaciones, pero la justicia había dado hasta ahora la razón al hospital. La pareja agotó todas las instancias, incluido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Charlie iba a ser desconectado a fines de junio, pero se concedió un aplazamiento a los padres para que pudieran despedirse de él. A comienzos de julio, el hospital anunció que el caso volvería a los tribunales para que se analizaran nuevas evidencias.

El caso dio la vuelta al mundo e incluso personalidades como el papa Francisco y el presidente norteamericano, Donald Trump, dieron su apoyo a la familia. Hospitales en Estados Unidos e Italia ofrecieron recibir a Charlie.

El lunes, los padres anunciaron que abandonaban la batalla jurídica, pues, según las últimas investigaciones, los daños sufridos son irreversibles.

Agencia Reuters, ANSA y DPA

Te puede interesar