Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un chico de 14 años fue detenido por un homicidio durante un robo

La víctima era un vecino de 35 años que hacía compras en un almacén; buscan a los dos cómplices del criminal

Miércoles 26 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION

Un chico de 14 años fue detenido, acusado de asesinar a sangre fría al cliente de un almacén al que fue a asaltar junto con dos cómplices mayores de edad. Por ser menor de 16 años es inimputable y no irá preso.

Fue el segundo hecho en el que aparece un menor involucrado en un homicidio en menos de 20 días, con el antecedente inmediato de un chico que mató al dueño de una zapatería en Villa Ballester.

A partir de la reconstrucción del trágico episodio realizada por los investigadores, se pudo determinar que el menor y un cómplice mataron al vecino del comercio, situado en la localidad de Tortuguitas, porque creyeron que era policía y que estaba armado.

Según fuentes policiales, la víctima habría sido identificada como Leonardo Urban, de 35 años, padre de dos hijos, quien trabaja como operario en una fábrica de cables para automóviles. No se resistió al asalto, sin embargo le dispararon un balazo a quemarropa.

"En realidad, cuando le apuntaron, el hombre metió las manos en los bolsillos para darle el celular. Al verlo con las manos en los bolsillos, uno de los dos asaltantes creyó que estaba armado y le gritó «soltá el fierro». Entonces, el muchacho estaba por sacar las manos cuando le dispararon un balazo", explicó uno de los investigadores.

Luego de balear al cliente y pese al estruendo causado por el disparo, los delincuentes siguieron con el robo. Uno de los dos asaltantes obligó a los siete clientes que estaban en el local a que se dirigieran hacia el fondo y les quitó lo que llevaban encima. Mientras tanto, el agresor le ordenó a la encargada que entregara el dinero de la caja.

Después de apoderarse de mil pesos en efectivo y de los celulares de los clientes, los delincuentes abordaron un Chevrolet Celta blanco, en el que los esperaba un tercer sospechoso.

Uno de los vecinos del comercio, situado en Puerto Rico al 1500 avisó al número de emergencias 911 sobre el asalto y pidió que mandarán una ambulancia debido a que uno de los clientes estaba malherido.

Identificados

En un trabajo en conjunto entre los operadores de las cámaras de seguridad del Municipio de Malvinas Argentinas y los efectivos del Comando de Patrullas de la policía bonaerense se siguió el trayecto que realizaron los delincuentes a bordo del Chevrolet Celta blanco.

Un grupo de policías lo interceptó en el cruce de Ushuaia y Cabot. Allí comenzó una persecución que terminó en Picton y Tierra del Fuego, en Escobar, donde los delincuentes abandonaron el automóvil y siguieron a pie.

A dos cuadras de esa esquina, los policías lograron apresar a uno de los tres sospechosos, mientras que los cómplices lograron escapar. Anoche, los investigadores lograron identificar a los prófugos y se realizaban allanamientos para tratar de capturarlos.

Al revisar el vehículo, cuya patente termina en 796, los policías encontraron un cargador con proyectiles calibre 9 mm. El Chevrolet Celta había sido robado el domingo en Escobar y tenía un pedido de secuestro la comisaría local.

De esa zona es el chico, de 14 años, acusado de ser el presunto autor del disparo que mató a Urban. Fuentes policiales indicaron que el chico fue reclutado por una banda de mayores y era utilizado para llevar el arma, debido a que por tratarse de un menor de 14 años, es inimputable.

Algunos de los testigos del homicidio denunciaron que la ambulancia demoró 35 minutos en llegar y que la víctima estuvo consciente durante ese tiempo. Sin embargo, en el municipio indicaron que la llamada se recibió a las 19.09 y que la ambulancia llegó a las 19.15 al lugar del ataque.

Te puede interesar