Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Entre medicamentos y pizarrones, Sampaoli ya jugó 100 veces el clásico

Al DT del conjunto argentino lo desvela el debut oficial frente al conjunto uruguayo, decisivo para la clasificación para el Mundial de Rusia; "Será una bisagra para ambos", ratificó el entrenador

Miércoles 26 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Sampaoli: "Buscaremos liberar a los jugadores para que aparezca su mejor versión"
Sampaoli: "Buscaremos liberar a los jugadores para que aparezca su mejor versión". Foto: Mauro Alfieri

Muchos sonrieron, pero no se trató de una broma. "Por ahora, a la ansiedad la estamos manejando con medicamentos", confesó. Lo dijo en serio. Sus latosas humoradas se las reserva para la intimidad, en público Jorge Sampaoli casi ni ofrece muecas. Se refería a la cuenta regresiva hacia el partido con Uruguay, que lo desvela, lo atormenta, lo apasiona. Hace semanas que juega el clásico rioplatense con el que el próximo 31 de agosto se reanudarán las eliminatorias. La Argentina está en una situación extrema, una distracción más y desfilará por el barranco. Por eso, el técnico desafió: "Los jugadores que veamos con cierto grado de presión, difícilmente participen". Están advertidos entonces: temerosos abstenerse. "No puede haber futbolistas que no quieran vestir esta camiseta", agregó. En arenas movedizas, les tocó el orgullo Sampaoli.

El entrenador sabe que su desembarco renovó la atmósfera. A finales de marzo, tras caer con Bolivia en La Paz, la Argentina intentaba atornillarse con desesperación al menos a la quinta plaza del repechaje. En medio de un largo paréntesis, la suspensión a Messi se evaporó y el TAS quizá regale un guiño y la selección visite el Centenario reacomodada en el cuarto lugar camino a Rusia. Además, Edgardo Bauza fue despedido, claro, en el juego de las diferencias. "El entusiasmo dura muy poco si de inmediato no hay una organización -se anticipa Sampaoli-. La clave será no perder el misterio, la audacia, la convicción y el humor, sin presiones, con valentía y decisión", exclama. Todo eso les exigirá a sus dirigidos.

Muchos integrantes de éste plantel estaban arruinados anímicamente. Y no hace tanto, mientras apenas recogían 11 de los últimos 24 puntos. "Tenemos que salir de esta mierda", alertaba Messi. Mascherano hablaba de "dinámica negativa" y Agüero confesaba que "no ir a Rusia sería lo más doloroso de nuestras vidas". ¿Podrá el grupo activar la resiliencia, tendrá el aplomo para levantarse? Será ahora o habrán gastado la última bala de plata. "Buscaremos liberarlos para que aparezca la mejor versión de cada uno. Buscaremos las herramientas para que aparezca la frescura", amplió Sampaoli. Cree en ellos y en su aguijoneado honor.

Habló 36 minutos y respondió 32 preguntas. París, Milán, Londres, Barcelona, Sevilla, de nuevo Barcelona y Madrid, enumeró, y así detalló la excursión que iniciará el próximo lunes para visitar a varios jugadores. Antes, mañana, hará un vuelo relámpago a Lima, para responder a una invitación del club Sport Boys, su segunda experiencia en Perú, entre 2002 y 2003. Pero su cabeza está obsesionada con Montevideo. "Después del partido con Uruguay tenemos que estar adentro de los clasificados. Necesitamos ganar para pasarlos y dejarlos atrás". A la espera de lo que resuelva el TAS, sólo una victoria en el Centenario depositará a la selección en la zona de las cuatro plazas directas para Rusia 2018. Hoy, el equipo de Oscar Tabárez marcha tercero, con 23 puntos; cuarto, Chile, con 23 también, y quinta la Argentina, con 22.

"En el partido de la histeria, necesitaremos jugadores que piensen", disparó Sampaoli. Quiere una sala de máquinas creativa y combativa a la vez. Di María como pistón por la izquierda y, tal vez, Enzo Pérez en la derecha. Ayer bañó de elogios al refuerzo de River. A la Argentina le faltará altura en el juego aéreo ante Suárez, Cavani y Godín, por eso la figura de Mascherano hoy aparece en jaque. Jefe indiscutido durante más de una década, ahora deberá ganarse el lugar. Ya no de N° 5, sino como libre atrás. Dependerá del rodaje y el funcionamiento que muestre durante las próximas semanas en el nuevo Barcelona de Ernesto Valverde. Tendrá que convencerlo a Sampaoli. El técnico lo valora, tanto que ayer lo alabó: "Él es muy importante, lee muy bien el juego. Tiene experiencia y es valiente. Conoce el momento de necesidad del equipo y tiene mucha representatividad en el grupo". Pero Mascherano ya no es un intocable.

Sampaoli reconoció que afectará mucho al equipo la baja del suspendido Banega y definió como "un golpe fuerte" la nueva operación a la que debió someterse Ramiro Funes Mori. Muy probablemente, ambos hubiesen sido titulares en Montevideo. ¿Las opciones? Guido Pizarro en el medio, con Biglia. Las alternativas para la línea de tres defensiva no escapan de cuatro candidatos: Otamendi, Mascherano, Mercado y Pinola. Ahora, a 43 días del duelo, cuando los equipos europeos están de pretemporada y aún faltan algunas semanas para el comienzo de las Ligas.

"El único titular de Argentina es Messi. Los demás jugadores serán analizados y evaluados de acuerdo a cada partido. A partir del mejor del mundo nace el equipo", advirtió el DT. Y tal es el valor que Sampaoli le otorga al capitán, que aceptó que para definir al N°9 "la complementación con Messi, y con el resto de sus compañeros, será determinante en la elección". Higuaín no lo cautiva, pero está sano e Icardi todavía no; Agüero partió muy atrás, pero puede atropellar. Y a todos los probables laderos del 10, Sampaoli le aclaró sus obligaciones: "Hay jugadores que juntos se neutralizan y otros que se potencian. A Messi hay que rodearlo para potenciarlo. Aislarlo sería un error".

Y siempre vuelve al ojo del huracán. "Cien veces ya he vivenciado este partido. Uruguay lleva mucho tiempo de trabajo y en eso nos saca ventaja. Apostará al juego aéreo para darle utilidad a su ofensiva, seguramente iniciará sus ataques con pocos pases. Y nosotros deberemos resolver cómo y dónde recuperar para iniciar nuestro juego asociado. Serán dos metodologías distintas. Pero será también un partido bisagra para ambos". Dos locomotoras de frente. Un clásico que descubrirá fronteras y examinará la personalidad de varios. Por eso Sampaoli no se permite ni una broma.

Argentina y Uruguay apuestan por el 2030

La Argentina y el Uruguay acordaron ayer en Buenos Aires unir fuerzas para luchar por la sede del Mundial de fútbol de 2030. Tan convencidos están los dos países de la empresa que se proponen, que los presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vázquez podrían reunirse en Montevideo horas antes del partido por las Eliminatorias que se celebrará el 31 de agosto. "Tenemos la decisión absoluta de plantearle este tema a la FIFA", dijo a LA NACION el secretario de Deportes, Carlos Mac Allister, tras una reunión de casi cuatro horas en la Casa Rosada. "Es obvio que vamos a necesitar infraestructura que hoy no tenemos. No sólo estadios, también carreteras, aeropuertos, hoteles y centros de entrenamiento", advirtió por su parte Gustavo León, secretario general de la AFA.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas