Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Julieta Cardinali, la gourmet

Amante de su casa, disfruta sin culpa de los pequeños placeres de la vida: entre rica comida, buenos libros y viajes improvisados, comparte momentos con sus amigas y su familia

Miércoles 26 de julio de 2017 • 10:02
0
Julieta Cardinali, la ocióloga experta de la semana
Julieta Cardinali, la ocióloga experta de la semana.

"Como trabajo desde los 13 años, cuando no estoy haciendo nada, lo vivo como un placer absoluto y sin ninguna culpa. Esa es la clave para poder disfrutarlo. Además, soy madre desde hace 10 años, así que el ocio pasó a ser un privilegio", declara Julieta, que se autoproclama experta en el tema y no duda ni una milésima de segundo antes de asegurar que para ella el ocio más puro está dentro de su casa. "Es donde más me relajo y disfruto, donde estoy con mayor distensión", agrega. Charo, fiel a la escuela de su madre, también es fanática de quedarse en casa, así que son grandes compañeras de hogar. Comparten el amor por la comida y la cocina -son entusiastas reposteras- y la adicción a las series. Entretanto, el único deporte que la actriz considera ocio es el tenis, que jugaba de chica y retomó recientemente. Aunque deja clarísimo que lo hace como hobby y no le interesa competir: "Lo hago porque me divierte, me entretiene y descargo energía".

Los fines de semana, Julieta y Charo parten a Zona Norte y dan vida a la casa de la infancia de la actriz. Allí la pequeña de 10 años se encuentra con sus amigas para hacer todo tipo de actividades mientras su mamá disfruta de la vida hogareña. "Siempre que estoy en un lugar, me gusta que huela rico, que sea calentito, que tenga olor a comida. Como soy muy puertas adentro, me gusta que sea un lugar confortable", explica Julieta, que es fanática de prender la chimenea, iluminar el ambiente con velas ricas, cocinar un pan casero y leer al lado del fuego. Amigos y familia son siempre bienvenidos a este universo de confort. A Julieta le encanta recibir y compartir con sus seres queridos su espacio tan adorado. "Estamos muy atentos el uno del otro y nos cuidamos mucho entre nosotros", cuenta sobre su familia paterna, que no es numerosa, pero sí muy unida. "Nos juntamos mucho en la quinta, sobre todo en verano. Charo ama a sus primos y sus abuelos", dice.

Si bien estar metida en la cama leyendo un libro -con tele, computadora y teléfono prendidos en simultáneo- es un momento perfecto para Julieta, también se le da por la cocina y preparar una rica comida es algo que disfruta enormemente. Es que la gastronomía es otro de sus grandes amores. No por nada ama salir a comer afuera; ir a cenar a un buen restaurante le parece tan buen programa que la hace olvidar lo mucho que le gusta quedarse en su casa (también acostumbra ir al teatro y al cine). Y a la hora de viajar (otra de sus actividades más anheladas), la comida ocupa un lugar importantísimo. Hace unos días estuvo en Perú de gira gastronómica. "Comí la mejor comida de mi vida. Es un gran destino para ir a hacer ocio y comer rico, el mejor plan del mundo", cuenta al respecto. Una vez por año, la actriz dedica unos días (no más de cinco, pues son todas madres) a viajar con sus amigas más intimas, a puro placer y disfrute. Sus amigas son familia para ella, que es tan amiguera como familiera.

Pero no todo es compañía en la vida de Julieta. "Sé estar sola re bien y me encanta", cuenta. "El año pasado me tocó trabajar 12 meses seguidos. Y ahora que estoy trabajando en la fábrica con Clara [Ibarguren], tengo otros horarios. Después de llevarla a Charo al colegio a la mañana, me vuelvo a poner el pijama y me llevo el mate a la cama. Me parece un planazo", remata.

Ping Pong

¿Tu lugar en el mundo? Mi casa. Más específicamente, mi cuarto.

¿Algo que te gustaría aprender a hacer? Un curso de gastronomía, para aprender a cocinar más profesionalmente. Charo come de todo, ¡lo que más le gusta es la fusión peruana!

¿Algo que te sale muy bien? Las tortas. Mi especialidad es la cheesecake.

¿Tu outfit preferido de entrecasa?Jogging negro y remera negra.

¿Un logro personal? Poder trabajar de lo que me gusta.

¿Algo que no tolerás? El mal aliento, ¡es terrible!

¿El mejor consejo que te dieron? Me lo dijo mi mamá. No me acuerdo la frase exacta, pero era algo así como: "Dales a los problemas el valor que realmente tienen".

¿La aplicación del teléfono que más usás? Instagram.

¿Algo que coleccionás? Nada, soy de desechar todo. Cuando mi hija se va al colegio, le tiro la mitad de los cajones sin que se entere. Odio acumular. Por lo menos una vez al año, regalo toda la ropa que no uso. Me gusta que la cosa vaya fluyendo, que entren y salgan cosas. Una vez que lo empezás a hacer, es un poco adictivo. Con las cosas materiales, soy lo más desprendido que hay. Siempre lo fui. Soy muy austera con la ropa. Trabajo de esto y me gusta, pero me visto muy clásica, me gusta estar cómoda y no colecciono cosas que no uso. También presto de todo. Mis amigas vienen a vestirse a casa y también me divierte maquillarlas, me parece lúdico.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas