Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Diego Nadaya, el cordobés que dio la vuelta al mundo en botines

Surgido en Instituto y ahora jugador libre, el delantero de 27 años pasó del temor por irse al exterior a jugar en los cinco continentes

Jueves 27 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
En Argentina, Diego Nadaya jugó en Instituto, Platense, San Martín de San Juan, Almirante Brown e Independiente Rivadavia
En Argentina, Diego Nadaya jugó en Instituto, Platense, San Martín de San Juan, Almirante Brown e Independiente Rivadavia. Foto: Facebook Diego Nadaya

Diego Nadaya nació un 15 de septiembre, el mismo día en que Marco Polo, el célebre mercader y viajero veneciano, pero 735 años después, en 1989. Se podría decir que el espíritu de aquel explorador para el comercio se reencarnó en el cuerpo de este futbolista cordobés, que ha jugado en cinco continentes y casi 20 países desde que el entrenador Fernando Teté Quiroz lo ascendió a la primera de Instituto, en 2006. A los 27 años, el delantero ha dado la vuelta al mundo en botines.

Si bien en la Argentina estuvo en cinco clubes (además de La Gloria, pasó por Platense,San Martín -San Juan-,Almirante Brown e Independiente Rivadavia), sólo en el exterior ha jugado en primera. "Siempre me inquietó irme afuera, pero no es algo que soñara cuando jugaba de chico en el barrio, a veces hasta descalzo, ni en la liga infantil, en la que estuve desde los cinco años hasta los once. Estoy agradecido al fútbol por haberme dado la posibilidad de viajar tanto, de comprar mi casa, de crecer como persona. Y se lo debo a mis padres, Armando y Graciela, que sin que les sobrara mucho se desvivían para que yo pudiera jugar y comiera siempre sano", recuerda Nadaya, tras una larga tarde de entrenamiento en su Córdoba natal junto con otros jugadores libres.

"Sólo Dios y mi representante saben mi destino. Por ahí nosotros terminamos de hablar y me avisan que tengo que viajar mañana", se confiesa ante la nacion. Piensa ejemplos de lugares remotos y debe esforzarse para mencionarlos. Estuvo en Grecia, India, Argelia y en la República de Vanuatu, una isla de Oceanía. Se entiende, entonces, que no le surja primero un país de mayor tradición futbolística.

¡Y pensar que todo nació con una negativa! "En 2011 me llamaron para ir a jugar a Universidad de San Martín de Porres, en Perú, y enseguida dije rotundamente que no. Estaba asustado. Nunca había vivido fuera del país. Pero busqué en Google el lugar, me encantó la zona y a las dos horas dije que sí, y armé las valijas. Era muy chico y ya había sido difícil estar en Buenos Aires, que estaba más cerca de la familia", revela. Pasó de la B Nacional a disputar la Copa Libertadores. A continuación cruzó la frontera y se fue a Olmedo, de Ecuador. "Fueron experiencias parecidas, en lugares geniales y con un trato fantástico. Me dejaron los mejores recuerdos. Se jugaba más pausado que acá, pero con jugadores de muy buena técnica".

Sus únicas vivencias en el exterior hasta entonces habían sido un puñado de vacaciones y una gira por Asia y Canadá con el Sub 20, que a las órdenes de Sergio Batista se preparaba para el Sudamericano Venezuela 2009. "Lloré mucho cuando quedé fuera de la lista porque estaba muy ilusionado. Fue una etapa increíble, en especial porque algunas veces nos tocaba ser sparring de la selección mayor, frente a Messi,Riquelme,Agüero,Mascherano, todos monstruos que tienen mucha humildad. De todas maneras, no nos dejaban llegar al arco", sostiene, sonriente, con la tonada y la gracia cordobesa intactas.

Salir de América se convirtió luego en un desafío futbolístico y cultural. Intercalando con sus participaciones en los torneos argentinos, aterrizó en FC Constantine, de Argelia, con una reprimenda en el primer día en suelo africano. "Terminamos de entrenarnos y cuando fui al vestuario, me desnudé y me metí en las duchas. Cuando empecé a mirar alrededor, todos estaban bañándose en ropa interior. Después de los retos que me comí entendí que allá no está permitido. De hecho, algunos hasta llegan con la ropa típica", comparte la primera anécdota. "Tuve que aprender inglés a la fuerza. Se hacía difícil. Estuve tres meses y había que acostumbrarse a muchas cosas: el idioma, las comidas, el calor muy húmedo... Pero fue divertido. Los hinchas se sacaban fotos conmigo como si fuera Messi y los compañeros del club me llamaban «Kun», porque decían que tenía el estilo de Agüero". Al estadio pueden ir solamente hombres".

Nadaya y una postal común en India
Nadaya y una postal común en India.

En Olympiakos Volou, de Grecia, Nadaya aterrizó para la segunda mitad del torneo de la segunda categoría. "Ya había pasado lo peor de la crisis en el país. Perdimos la final por el ascenso y me quedó un sabor amargo. Querían que me quedara, pero extrañaba, necesitaba volver. En ese momento, al no ascender, deportivamente me servía ir a Almirante Brown. Cada tanto hay que volver a la Argentina; si no a uno le pierden el rastro acá", cuenta el cordobés, a quien las menores distancias entre ciudades europeas le permitieron conocer múltiples destinos.

Y así como Marco Polo se movía con caballos, camellos y elefantes en tiempos en los que no existía el avión, los animales aparecieron en la rutina de Nadaya cuando estuvo en Mumbai City, de India, en el estreno de la Superliga de ese país. Fue el primer argentino en jugarla, en 2014. "Del hotel al estadio podíamos tardar 15 minutos o dos horas. Lo primero que tenía que empacar para ir era la paciencia. Uno va a cruzar la calle y se topa con vacas, cabras o elefantes que duermen ahí, a los que todos respetan y que inciden en el tráfico. A ninguno que maneja se le ocurre no frenar. El 90% de los chicos que lleva una remera de algún jugador de fútbol tiene la de Messi. El torneo es corto, de unos cinco meses, y ellos tienen buena técnica, pero son desordenados tácticamente", repasa Diego, cuya imagen fue una de las cinco ploteadas en micros de la ciudad en la publicidad del club.

Pudo ir a Chipre, pero el paso reciente resultó Amicale FC, de Vanuatu, "una isla de estilo caribeño, cercana a Australia y Nueva Zelanda, con gente muy cálida. Es el país más alegre del mundo", describe, entusiasta. Con una liga de 10 equipos, el campeón se clasifica para la Champions League de Oceanía, cuyo vencedor juega el Mundial de Clubes. "En las semifinales perdimos contra Auckland City, que ganó el torneo y viajó a Japón", recuerda. En Vanuatu estuvo hasta diciembre y no dudaría en volver. "No existe eso de renegar con las barras ni que no paguen el sueldo. Es más, durante un partido, cuando alguno se come un caño, pifia o falla un gol imposible, las dos hinchadas se ríen al mismo tiempo", relata.

Mientras tanto, él espera. Paciencia ya tiene, porque la incorporó como trotamundos del fútbol.

De Córdoba a Vanuatu

Un recorrido por once clubes de siete países, en diez años

Nadaya comenzó en Instituto de Córdoba (2006-2009). Luego, jugó en Platense, San Martín de San Juan, Universidad San Martín de Porres (Perú), Olmedo (Ecuador), FC Constantine (Argelia), Olympiakos Volou (Grecia), Almirante Brown, Mumbai City (India), Independiente Rivadavia de Mendoza y Amicale FC (República de Vanuatu).

En India, entre consagrados y los que buscan su lugar

En su llegada a la Superliga india, Nadaya compartió el ataque del Mumbai con el francés Nicolas Anelka. En otros equipos estaban David Trezeguet y los italianos Alessandro Del Piero y Marco Materazzi.

Un gol en Amicale

Un gol en Universidad San Martín de Porres

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas