Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fiesta

Héctor M. Guyot

SEGUIR
LA NACION
Jueves 27 de julio de 2017
0
Foto: Matthias Oesterle DPA

El ramillete de manos extendidas hacia el cuerpo caliente del caballo habla de la ancestral fascinación del hombre por los animales. Son manos que buscan acercarse a la fuerza y al misterio de la bestia para participar de ellos, la misma pulsión que guía a quienes en San Fermín corren junto a los toros por las calles de Pamplona. En este caso, se trata de la festividad de Sant Jaume, en Menorca. Hay fervor y excitación en los rostros, y nadie parece preocupado por las patas del caballo, que galopa en el aire mientras alcanza una vertical tan perfecta como inquietante. ¿Podría estar en riesgo su estabilidad? La mirada del corcel, imperturbable, ajena, transmite control y dominio. La mirada de la amazona, también. Ambas se parecen: están más allá, miran algo que nadie allí puede ver. A juzgar por su expresión, eso a la jinete la acerca a un estado de gracia parecido a la felicidad. Ella sí parece haber alcanzado la majestuosidad y el misterio de la bestia.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas