Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Declaró por pedofilia el zar de las finanzas

El cardenal George Pell, cercano al papa Francisco, se declaró no culpable de los cargos

Jueves 27 de julio de 2017
El cardenal australiano George Pell quedó comprometido
El cardenal australiano George Pell quedó comprometido. Foto: Reuters

MELBOURNE (AP).- Silencioso, pero desafiante, el todopoderoso cardenal George Pell, zar de las finanzas del Vaticano, hizo ayer su primera comparecencia en Australia en un juicio por abusos sexuales, y prometió a través de su abogado combatir unas acusaciones que han conmocionado a Roma y amenazado la imagen del Papa como un cruzado contra los abusos en la Iglesia Católica.

Pell, el clérigo católico australiano de mayor jerarquía y principal asesor financiero de Francisco, está acusado de abusos sexuales hace años contra varias personas en su estado natal, Victoria. Los detalles de las acusaciones no se han hecho públicos, aunque la policía describió los delitos como "históricos", lo que implica que ocurrieron hace años.

El cardenal no se pronunció culpable o inocente, aunque su abogado dijo al tribunal que tiene previsto declararse oficialmente como no culpable en una vista judicial futura.

"Para evitar las dudas y debido al interés, puedo indicar que el cardenal Pell se declara no culpable de todos los cargos y mantendrá la presunción de inocencia que tiene", dijo al tribunal el abogado Robert Richter.

El cardenal llegó a la pequeña sala judicial vestido de negro y con el rostro carente de expresión, y tomó asiento tras su equipo legal. No dijo nada durante la vista ni a las hordas de periodistas que lo rodearon a la salida.

Aunque muchos clérigos han sido acusados de abusos sexuales en los últimos años, Pell es por lejos el de mayor rango que afronta cargos, y el caso sacudió el Vaticano.

Tras años de supuesta ocultación deliberada y silencio de la Iglesia sobre su escándalo de pederastia, sobrevivientes de los abusos y sus defensores celebraron el procesamiento de Pell como un cambio trascendental en la respuesta de la sociedad a la crisis.

"El mundo mira", dijo Cathy Kezelman, presidenta de la Blue Knot Foundation, un grupo australiano de defensa de las víctimas.

Una docena de policías formó un círculo en torno de Pell a su salida del tribunal, empujando para abrirle paso en medio de una masa de medios y entre gritos de manifestantes y partidarios.

Pell tendrá su próxima cita ante el tribunal el 6 de octubre.

Te puede interesar