Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El astro sol sigue con marca personal

Siguen los días húmedos, nubosos y vuelve el “calorcito”, hasta el sábado, con tardes de 23°C y domingo inestable.

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Jueves 27 de julio de 2017 • 00:12
0
Foto: Ilustración Costhanzo

Jueves: te duele el callo

Arranca un día de extrema humedad en el Río de la Plata, hasta a un cocodrilo le dolerían los juanetes con los valores de hoy, dignos de un pantano. Veredas, techos de autos y paredes mojadas por la condensación del vapor de agua que satura nuestra columna atmosférica. Si tenemos poco viento al amanecer podríamos tener visibilidad reducida por algunos bancos de niebla en la zona suburbana. A partir de hoy empieza el arribo de una masa de aire caliente que nos sacará algunos días del invierno. Se estima un jueves con poco sol, viento norte sostenido y una temperatura punta de 23°C. En Corrientes, Formosa y Misiones las máximas llegan hasta 32°C

Viernes: dormí sin frazada

Otro gran día para pijotear gas y electricidad con valores de inicio previstos en 16°C que ameritan quitarle alguna manta a la cama por algunos días. Otro día sin sol, con una gama cromática otoñal y con el ángel gris a sus anchas entre tantos estratus. A lo Reyna con Maradona, las nubes no largan al sol y lo marcan por toda la cancha. Sigue llegando aire caliente desde el norte y provoca un nuevo batacazo térmico con 24°C de tope. La frondosa nubosidad ayuda a cuidar la temperatura nocturna y nos vamos al sobre con 19°C. Una ganga por estar en Julio. Algún mosquito duda si da para salir y picar algo.

Sábado: calorcito sin sol

El fin de semana larga con otra mañana sin sol con irreconocibles 17°C en el área metropolitana. Otro día de cielo mayormente nublado, con máxima superando los 24°C y viento leve en superficie. A la hora de planear alguna actividad al aire libre conviene tener en cuenta la rotación de viento del final de la tarde. El día termina a puro chiflete del sudeste con importantes desmejoras y chaparones a la vuelta de la esquina. Todavía hay esperanzas de salvar la noche del sábado, los modelos muestran que el tole tole se arma varias horas pasada la medianoche. Solo intento llevar ánimo a alguna novia que se casa y que gastó una fortuna en su tocado.

Otro domingo con lluvia

Si bien en la pasada edición las precipitaciones se dieron al final del día lo cierto es que las precipitaciones tienen alquilada la jornada dominical. Se prevé un día con viento fuerte frío, temperatura en descenso y lluvias intermitentes. Cuidado aquellos que sean vulnerables a los bruscos cambios de temperatura porque el desplome térmico podría a llegar a diez grados de diferencia con respecto al sábado. Todas las variables atmosféricas sugieren un mediodía con la mesa adentro.

Trompetas en el cielo

La semana pasada Neuquén fue noticia por extraños sonidos que se escucharon desde la alta atmósfera, parecidos al de un instrumento de viento. El hecho derivó en asombro, miedo y miles de conjeturas sobre su origen.

Lamento tener que dar una modesta devolución científica al respecto. Ustedes saben que me encantaría dedicar este artículo al final de los tiempos y anunciar la llegada del apocalipsis. Trabajo en un noticiero y no puedo dejar de imaginar a los móviles cubriendo los ríos de sangre, la invasión de las langostas, el ángel de la muerte decapitando a un cronista y comiéndose su cabeza en cámara, masticando con la boca abierta mientras el graph reza “Todos vamos a morir”

A este fenómeno atmosférico se lo conoce como “skyquake”, “temblor del cielo” o “cielomoto” y su nombre hace referencia al hecho sin rodeos: es un terremoto de nuestro firmamento. Así lo describen aquellos que lo vivieron, es nuestro cielo tronando, aullando, desgarrándose sonoramente. Muchos de esos sonidos son compatibles con los de las trompetas y de ahí el componente místico. Entiendo que ir por la vida y de repente escuchar trompetas en el cielo hace que se le frunza el alma a cualquier hijo de vecino.

Pero por más anómalo que suene, el fenómeno es realmente recurrente en todos los rincones del planeta. Hay miles de videos en internet con ruidos extraños que provienen desde la bóveda celeste. Si bien no hay una teoría unificada en cuanto al origen del sonido, los científicos han entregado varios garabatos, elucubraciones y consideraciones al respecto que procederemos a repasar:

Masas de aire chocando: tan simple como eso, el ruido del impacto de dos fluidos.

Combustión del metano: la detonación del gas en la alta atmósfera puede ser también la responsable. Increíble que un flato de vaca termine causando todo esto.

Ruido propio: los científicos lo llaman “background noise” y sería algo así como el ruido inherente a la tierra, emanado desde su centro, los sonidos propios que emite el planeta. Como si fueran los ronquidos del globo terráqueo

Estruendo supersónico: un avión quebrando la barrera del sonido podría aportar a toda esta confusión.

Meteorito: algún cuerpo celeste cayendo y desintegrándose en la ionósfera podría escucharse como un zumbido.

Viento solar: la excitación de las partículas de nuestra atmósfera después de un desprendimiento de masa coronal en el sol pueden escucharse como una interferencia de radio. Algunas descargas calientan súbitamente el aire circundante y producen una onda expansiva. El mismo principio que el trueno.

HAARP: nuestros amigos del High Frequency Active Auroral Research Program haciendo de las suyas junto al “Blue Beam”, los “Chemtrails” y el profesor Langdon persiguiendo Illuminatis

Los cielomotos eran descriptos por antiguos navegantes en sus bitácoras como “disparos de artillería en el cielo” mientras navegaban en todal soledad por el mar. El escritor Washington Irving les dedico un cuento en el cual los estruendos eran producidos por fantasmas que jugaban a los bolos.

Eso es todo para este boletín!. A partir de la semana que viene tendremos una salida más, así que me despido hasta el próximo Lunes! Nos vemos!

@Jopoangeli

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas