Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hay equipo: algunos tips para nuevos inversores

Buenos consejos de especialistas para tener en cuenta y no derrapar al adquirir nuevos esquís, tablas y botas; cuestiones de peso, tamaño y flexibilidad

Domingo 30 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Las botas son algo fundamental a la hora de adquirir el equipo de nieve
Las botas son algo fundamental a la hora de adquirir el equipo de nieve.

Tarde o temprano, es un paso que se debe dar. Para el esquiador o snowboarder frecuente, en algún momento el alquiler de equipo deja de ser buen negocio. Y hacer deporte con tablas ajenas resta confort y performance. Entonces llega el momento de evaluar la posibilidad de comprar finalmente esquís, tablas, botas. No es una elección sencilla. Los precios son lo suficientemente importantes como para tomarse el tiempo para no equivocarse. Además, se trata de equipo en el que el comprador confiará su seguridad en la montaña. Nada menos.

Consultados para esta nota, algunos especialistas repasan los tips fundamentales a tener en cuenta a la hora de adquirir material para la nieve. Una inversión a mediano y largo plazo que se palpita como firme promesa de felicidad invernal

"Para empezar, es fundamental dirigirse a un establecimiento especializado y asesorarse por profesionales. También es importante ser conscientes de nuestro nivel ya que un material no adecuado será difícil de manejar", explica el español Fernando Rivera Carrión, que desde hace más de 20 años reparte su trabajo como entrenador entre San Martín de los Andes, como skiman de la tienda Chamonix (Belgrano 771), y su lugar de residencia en Sierra Nevada, Granada.

Preguntar a los expertos

A la hora de salir de shopping, Marcelo Santin, gerente de Euroski Paraná (Paraná 789), señala la importancia de comparar distintas marcas. "Hay que ir al local con tiempo suficiente para escuchar, probar y comentarle al vendedor nuestro nivel de esquí o snowboard para así poder adquirir el equipo apropiado. Cada marca tiene un calce diferente. Es recomendable probar al menos dos o tres equipos", señala.

Además del nivel deportivo, es fundamental tener claro la altura y el peso del interesado, el uso qué vamos a dar al equipo y el medio donde nos vamos a mover. "Para aquellos que son principiantes o de nivel medio, el equipo tiene que ser un poco más bajo que la persona. En el caso de los esquís, la altura correcta se mide entre las barbilla y la línea de los ojos, y en el snowboard, entre la barbilla y la boca. Esas dimensiones permiten un mejor manejo del material, que para los principiantes es blando y ligero, permitiendo mayor comodidad y menor esfuerzo. El peso del equipamiento también es importante, ya que si se compra un material muy duro y el esquiador es liviano, costará mucho más doblar el material", afirma Rivera Carrión.

Depende de la pista

En el mismo sentido, Santin advierte que las personas que recién se inician deben apuntar a tablas de estructura flexible que permiten controlar con mayor facilidad los esquíes. "Este tipo de tablas ya vienen integradas con las fijaciones acordes a su nivel y fueron pensadas exclusivamente para usarlas en pistas pisadas o pistas verdes, que son las de menor grado de dificultad", aclara el gerente de Euroski Paraná.

Aquellos más experimentados deben contemplar otras variantes. Desde el equipo puro de pista al puro de montaña o fuera de pista. Si bien el esquiador o rider a menudo ya lo tiene un poco más claro, por si acaso Carrión Rivera sugiere tener en cuenta algunos tips fundamentales: "Para empezar, la altura de nuestro equipo dependerá de la curva que nos guste realizar. Si nos gusta la curva corta (10-13 metros de radio), los esquíes deben ser bajitos, para que resulten agiles y juguetones. Si por el contrario nos gusta la velocidad y la curva larga (17-30 metros de radio), el quipo debe ser largo, la altura del esquiador o un poco más para lograr una mejor estabilidad y sustentación en la curva. Si lo que queremos es disfrutar de todo tipo de nieves, de la pista y jugar en las nieves polvo o vírgenes, buscaremos algo polivalente con una anchura de patín -como se llama la cintura del esquí, donde va situada la fijación-, entre 70 a 85 milímetros, para que el cambio de canto no sea muy lento en pista y cuando se salga fuera de pista se tenga más flotabilidad", detalla el español.

En el snowboard se cumplen las mismas condiciones, excepto en la altura, ya que no es recomendable que la tabla supere la altura del rider. Los principiantes deben buscar también tablas de estructura flexible, y según explica Santin, la elección dependerá del sector de la montaña donde se pase más tiempo: freestyle, freeride o fuera de pista.

Las botas, fundamentales

La bota es lo más importante del equipo por lo que resulta clave dar con el número exacto. Es la que transmite los impulsos a los esquís y marcará la diferencia entre un día de esquí maravilloso o el infierno. Normalmente en las tiendas hay medidores de pie y si quedan dudas lo mejor es medírselo para quitárselas. Ya que cada marca tiene un calce diferente, es recomendable probar por lo menos dos o tres pares.

"La manera más fácil de saber si es nuestro talle es la siguiente. En posición normal (sin flexión) tenemos que notar como nuestros dedos de los pies tocan la parte delantera del escarpín de la bota. Al flexionar (posición natural del esquí), nuestro pie se retrasara hacia el talón de la bota y tendremos que dejar de notar la puntera del escarpín", apunta el gerente de Euroski

A su vez, todas las botas tienen lo que se denomina una "dureza de flex", es decir, la fuerza que se tiene que aplicar para doblarla. Esa dureza se ejerce mayormente en los laterales plásticos de la bota, y abarca un rango de flex que va desde 40 en las botas de niño hasta 170 en botas de alta competición.

Al igual que en los esquís y las tablas, para comprar las botas hay que considerar el peso, la edad y nivel del rider o esquiador. Existen botas especialmente diseñadas para las mujeres, bajas de caña, anchas de boca y angostas en el talón, con tejidos especiales para el frio. Para ellas se recomienda una bota entre 60 a 100 de flex y para los hombres, un rango entre 90 a 120.

"No es recomendable comprar una bota más dura de lo que necesitemos, ya que se pueden sufrir problemas en los pies, de circulación y congelación", concluye Carrión.

Un equipo estándar para esquí o snowboard de marcas como Volkl, Nordica, Dalbello, Elan, K2, Ride, LightCorp o Marker, con fijaciones y botas, por ejemplo, se consigue desde los 10 mil pesos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas