Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apuestas y proyecciones: Defensa y Justicia se transformó en una escuela de directores técnicos

El club de Florencio Varela reposicionó a varios entrenadores en los últimos años: Almirón y Cocca luego fueron campeones en Lanús y Racing; Holan pasó a Independiente, y Beccacece, al seleccionado; es la hora de Vivas

Viernes 28 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Almirón, Cocca, Vivas, Holan y Beccacece
Almirón, Cocca, Vivas, Holan y Beccacece.

La tendencia empezó como una necesidad ya en la B Nacional, pero Defensa y Justicia supo aprovecharla. Sin un gran presupuesto debió arreglárselas para mantenerse competitivo y se la jugó por entrenadores sin un gran nombre, aunque con un estilo definido y, sobre todo, con una proyección interesante. Así en los últimos años pasaron técnicos que dejaron una huella en Florencio Varela y que, más adelante, le sacaron brillo a sus carreras. Casos emblemáticos son los de Jorge Almirón y Diego Cocca, luego campeones con Lanús y con Racing. Pero también los de Ariel Holan, actualmente en Independiente, y de Sebastián Beccacece, hoy en el seleccionado argentino. Ahora es el tiempo de Nelson Vivas, que busca relanzarse tras las idas y venidas en Quilmes y Estudiantes. Por lo visto en los últimos tiempos, si hay una escuela de entrenadores, esa es Defensa y Justicia.

Todo comenzó con Almirón como un joven entrenador que había hecho su primera experiencia en México, donde había transcurrido la mayor parte de su carrera como futbolista. Casi nadie lo conocía. "Antes que nada, Jorge es un amigo. Él nos mostró otra manera de jugar. Después pudo consolidarse en otros equipos y desarrolló toda su capacidad. Ojalá algún día volvamos a tenerlo", le dijo a la nacion José Lemme, presidente de la institución de Florencio Varela.

Almirón siguió sus ideas y realizó una campaña en Godoy Cruz que lo catapultó a Independiente. En Avellaneda mostró una sana intención, aunque el momento de los Rojos, que recién volvían a primera, se devoró las intenciones del técnico. Fue cuando Lanús le abrió las puertas y sobrevinieron los éxitos: ganó el Transición 2016, la Copa Bicentenario (ante Racing) y la Supercopa Argentina (ante River).

En este camino de Defensa tuvo mucha influencia Christian Bragarnik, empresario y representante de jugadores y directores. El agente acercó futbolistas y, luego, cada vez tuvo más peso en las decisiones futbolísticas. Almirón es uno de sus representados. Al igual que Diego Cocca, quien a partir de 2013 reemplazó al actual DT de Lanús.

"A partir del éxito del club me encariñé y, desde afuera, me sentí como un dirigente, más por el bien del club que por el bien personal. Eso no pasa en otros lados", explicó Bragarnik.

Lemme también habló sobre la relación con Bragarnik: "Christian es un asesor ya desde hace mucho tiempo. Es de común acuerdo. Él conoce muy bien este mundo y tiene influencia entre los directores técnicos, los jugadores y otros intermediarios. No tenemos el poder económico de otros equipos y no podemos ser grandes compradores ni pagar grandes sueldos. Por eso debemos exprimir otros recursos y, sobre todo, ser ingeniosos".

De la mano de Cocca sobrevino el envión para el club y también para el propio entrenador. Defensa por fin consiguió el ascenso a la máxima categoría. Fue en 2014, con un juego de a ratos de alto vuelo y con Emmanuel Aguilera, Nelson Acevedo, Washington Camacho y Juan Martín Lucero como puntales. Además, dio los primeros pasos Brian Fernández.

La campaña en la B Nacional fue un trampolín para Cocca, que pasó inmediatamente a Racing. En la Academia la historia fue mucho más conocida: tras un comienzo a tientas, logró encarrilarse y ganó el Transición 2014. Se fue en 2015 y volvió en 2017, tras un breve paso por Millonarios, de Colombia.

"Cada uno de los entrenadores que contratamos en los últimos tiempos nos dejó algo. Más allá de los estilos tuvieron algo en común: el trabajo y el empeño. Esa es la línea que buscamos. Son metódicos, modernos y pasan muchas horas dentro del club. Tienen una muy buena llegada a los jugadores. Eso es algo fundamental", subrayó Lemme.

No todas fueron buenas. Darío Franco llegó para la temporada 2014/15. Tuvo algunos partidos muy buenos y otros en los que la vocación ofensiva se volvió un desequilibrio lógico. Perdió muchos puntos y ya no pudo recuperarse. Otra apuesta fuerte fue la de José "Turu" Flores, que desembarcó en Florencio Varela con apenas un año en Vélez. Tampoco le encontró la vuelta, y se fue después de cuatro derrotas y un empate. "José es otro amigo. Dependió mucho de la fortuna. A veces las cosas no se dan. No se ganaba", recordó Lemme.

Hasta que otra vez la sorpresa: Ariel Holan, un hombre vinculado al hockey sobre césped, a los juveniles en el fútbol y que había sido colaborador de Jorge Burruchaga y de Matías Almeyda. Holan (2015/16) fue otra mini revolución. Asumió con un nutrido cuerpo técnico y acercó mucha más tecnología al club. Defensa le dio la oportunidad de dirigir al club de sus amores: Independiente. "Holan nos sorprendió. Nos dio una personalidad tremenda", resumió Lemme. Fútbol ambicioso y propuesta ofensiva fueron los ideales. Quedó una gran imagen dentro de una estadística que tuvo 47 partidos, con 17 éxitos, 13 empates y 17 derrotas.

Se fue Holan y otra vez a empezar. El elegido fue Sebastián Beccacece, con apenas 35 años. "Cuando lo vi trabajar no pude entender cómo a este muchacho le había ido mal en Chile. Fue un orgullo que lo hayan llevado al seleccionado", describió Lemme. Beccacece guió a Defensa y Justicia a la Copa Sudamericana, en la que eliminó ni más ni menos que a San Pablo. Dejó el club en junio pasado, cuando Jorge Sampaoli lo citó como ayudante de campo para la selección argentina.

"Ahora está Vivas [en el debut fue eliminado por penales en la Sudamericana] y deseamos que nos vaya tan bien como en los últimos años. Defensa ya tiene un sello, pero no sólo por estos últimos entrenadores. Alguna vez fueron Julio Villa, Burruchaga, el Patrón Bermúdez (apenas 8 partidos en 2010, en la B Nacional). Lo más importante es que todos son buena gente", concluyó Lemme.

Algunas similitudes con Godoy Cruz

Godoy Cruz es otro de los equipos que suelen darles oportunidades a los entrenadores jóvenes. El empresario Christian Bragarnik también tiene influencia en el club mendocino dada la buena relación con el presidente José Mansur. Diego Cocca dirigió al conjunto bodeguero en la temporada 2008

-9. Jorge Almirón asumió en 2014. Y Carlos Mayor tuvo un paso también en 2014. En Godoy Cruz también se presentaron como entrenadores Pedro Troglio (2004), Omar Asad (2010), Martín Palermo (2012) y Gabriel Heinze (2015). Conducido actualmente por el uruguayo Mauricio Larriera (viene de dirigir a Al Wakrah, de Qatar), Godoy Cruz también les abrió las puertas a Jorge Da Silva (2011), Sebastián Méndez (2016) y Lucas Bernardi (2016/2017), que pese a una aceptable campaña debió irse por una relación distante con Mansur y algunos referentes del plantel.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas