Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Suplementos deportivos, parte 2

Sábado 12 de agosto de 2017 • 19:13
0
.
..

En la primera exposición sobre los suplementos deportivos se destacó que los deportistas son grandes consumidores de los mismos que, en su mayoría, no han sido probados acarreando con ello posibles problemas ante los controles antidopaje.

En 2000, el Instituto Australiano del Deporte (AIS) implementó un programa sobre suplementos para los deportistas con los siguientes objetivos:

Permitir a los deportistas concentrarse en el uso racional de los suplementos y alimentos especiales como parte de sus planes nutricionales.

Asegurar que los suplementos y alimentos deportivos se utilicen correcta y apropiadamente para brindar los máximos beneficios para el sistema inmunológico, la recuperación y el rendimiento.

Dar a los deportistas la confianza que reciben asesoramiento de vanguardia y alcanzan prácticas nutricionales actualizadas.

Reducir al mínimo el riesgo de que el uso de suplementos lleve al dóping involuntario.

Una parte clave del programa del AIS es establecer un sistema de clasificación para los suplementos y alimentos para deportistas basado en un análisis de la relación entre riesgo y beneficio de cada uno por parte de un panel de expertos. Este sistema tiene cuatro categorías y se realizan evaluaciones periódicas de los suplementos y alimentos para asegurarse que permanecen en el grupo que mejor se adecúa a las evidencias científicas disponibles. El objetivo de este programa es priorizar los recursos que el AIS invierte en suplementos y alimentos para sus deportistas, además de brindar programas de educación e investigación en el área, para dedicar la mayor atención a los productos que puedan generar los mejores resultados. De todas maneras, aclaran que aunque algunos productos poseen evidencia de su efectividad, deben primero pasar por la aprobación del AIS para eliminar el existente riesgo de contaminación y así evitar un supuesto dóping.

.
..

Antes de tomar una decisión del consumo de determinado suplemento, se debe buscar el consejo de los especialistas. También es importante obtener información imparcial y científica sobre cualquier beneficio documentado científicamente del uso del suplemento, así como del riesgo potencial de efectos a corto y largo plazo, para que el deportista pueda tomar una decisión. Otro punto a tener en cuenta es conocer las formas específicas en que el suplemento o alimento puede utilizarse para lograr los objetivos buscados. Es por ello que nosotros debemos actuar como educadores y ser el nexo entre los investigadores y entrenadores-deportistas.

Ron Maughan, un reconocido experto internacional en en fisiología, bioquímica y nutrición del ejercicio de rendimiento, dice: "Si los suplementos funcionan probablemente estén prohibidos, y si no están prohibidos seguramente no funcionen, aunque hay algunas excepciones".

Los suplementos no son sustitutos de una buena alimentación, se puede pensar en ellos recién cuando esté asegurada una buena nutrición, hidratación, entrenamiento y descanso.

Por Karen Cámera, licenciada en nutrición (UBA), docente de la materia "Nutrición Deportiva" en la Licenciatura en Nutrición de Universidad de Buenos Aires y Universidad Abierta Interamericana. Recientemente publicó el libro "Comé bien, corré mejor", de editorial Grijalbo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas