Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Triple crimen: un grupo de sicarios mató a la ex mujer de un narco y a dos vendedores

En diez meses hubo diez homicidios en tres masacres vinculadas con drogas en ese distrito del conurbano bonaerense

Viernes 28 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION

Moreno se convirtió en el territorio de una guerra entre bandas de narcotraficantes en la que hubo diez homicidios en tres masacres ocurridas en diez meses. El último asesinato múltiple sucedió anteanoche en el barrio Casco Salas, donde un grupo de sicarios mató a dos hombres y a una mujer, ex pareja de un supuesto narco acusado de ser el presunto instigador de un triple homicidio ocurrido el 29 de diciembre pasado.

Tan arraigado está el poder narco en barrios como Cuartel V, La Perla y Casco Salas que en marzo último el padre Eduardo Farrell tuvo que dejar la parroquia Sagrado Corazón debido a las amenazas de muerte de los traficantes de droga.

La guerra entre bandas que disputan el territorio para vender droga comenzó el año pasado. La masacre ocurrida anteanoche en la casa de Paso al 2100 fue un nuevo eslabón de ese conflicto.

Según fuentes policiales y judiciales, un grupo de entre seis y siete sicarios llegó a una vivienda a bordo de dos automóviles, uno de los cuales sería un Volkswagen Gol. A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los investigadores que interrogaron a los testigos, se determinó que el grupo armado irrumpió en una casa equivocada. Allí, los delincuentes exigieron a los gritos que entregaran a Fabiola. Pero la dueña de la vivienda pidió que no la mataran porque la mujer que buscaban vive en otra casa, ubicada en la parte delantera de ese terreno.

En medio de la noche y armados con pistolas, los sospechosos recorrieron el pasillo de piso de tierra y, a patadas, tiraron la puerta abajo. Luego de golpear a los dos hombres que estaban en la casa, mataron de un balazo en la cabeza a Fabiola del Milagro Yegro, de 42 años, la mujer que buscaban. Después, en medio de súplicas y gritos, asesinaron a Johnatan Ojeda y Oscar Arriola, ambos de 23 años. A Ojeda lo mataron de cinco balazos y a Arriola le dispararon cuatro tiros.

Al revisar la escena de la masacre los peritos secuestraron al menos diez cápsulas calibres 9 mm y 11.25, lo que indicó a los investigadores que hubo más de un tirador.

La masacre ocurrió en un barrio dominado por viviendas humildes y calles de tierra en la zona sur de Moreno y cerca del Camino de la Rivera. Conmocionada, la novia de Ojeda les dijo a los investigadores que su pareja y su amigo Arriola se dedicaban a vender estupefacientes y habían sido amenazados en los últimos meses.

Después de concretar la masacre, los sicarios huyeron en dos automóviles sin robar nada. Además de la descripción de los vehículos y de los asesinos, los policías lograron encontrar una huella dactilar que los peritos levantaron entera y nítida.

Dominados por el miedo, los vecinos escucharon los gritos, las súplicas y los pedidos de auxilio de las víctimas, pero no salieron a la calle hasta que los sicarios abandonaron la casa de la masacre.

Al identificar a las víctimas, y luego de interrogar a los testigos, los investigadores establecieron que el blanco del ataque sería Yegro, ex pareja de Carlos Ávalos Rodríguez, alias Yeyé, actualmente detenido y procesado como presunto instigador del triple homicidio ocurrido el 29 de diciembre pasado en una casa que funcionaba como búnker narco en el barrio La Perla.

Yeyé y otro sospechoso, que habría sido identificado como Esteban Mazone, comandarían una de la bandas que luchan para dominar los barrios periféricos de Moreno y así copar la zona para vender droga. Esteban y Yeyé habrían ordenado asesinar a Jorge Luis Trovato, Jonathan Damián Catriel Flores y Yésica de los Ángeles Garcilazo, porque habían comenzado a comercializar estupefacientes en un búnker que les pertenecía.

Esta masacre fue investigada por la fiscal de Moreno Carina Saucedo, quien tiene a su cargo el triple homicidio ocurrido anteanoche. En el contexto de esa investigación, la fiscal había identificado a un sospechoso conocido como "Murgo" como el sicario y autor de los disparos.

La sucesión de homicidios que derivó en los asesinatos de anteanoche comenzó el 11 de septiembre pasado en una casilla situada en Ricchieri y Loeffler, del barrio Cuartel V, donde fueron ultimados Ubaldino Aquino Araujo, de 35 años, un chico de 16 años y otros dos hombres. Para los investigadores también fue una masacre con matices narcos, pero el caso todavía no fue esclarecido.

La mayor tasa de homicidios

El partido de Moreno, escenario de un enfrentamiento narco, tiene la mayor tasa de homicidios del conurbano. Según la estadística del Ministerio de Seguridad de la Nación, en 2016, ese distrito tuvo una tasa de 15,8 asesinatos cada 100.000 habitantes. Se registraron allí 80 muertos. Por debajo de Moreno figuran Lanús y Quilmes, con tasas de homicidios de 11,4.

Te puede interesar