Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con críticas, unos 30 pilotos realizan una búsqueda paralela del avión perdido

Cuestionan que el rastrillaje que hacen las fuerzas de seguridad está limitado a un área próxima al comienzo del trayecto del viaje; participan 17 aeronaves y dos helicópteros

Viernes 28 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
En San Fernando, los familiares de los jóvenes desaparecidos esperaban novedades
En San Fernando, los familiares de los jóvenes desaparecidos esperaban novedades. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Una computadora, dos celulares, 17 aviones y dos helicópteros particulares. Esas son las herramientas con las que cuentan Eduardo Génova y Julián Castán, amigos de uno de los pilotos del avión que el lunes pasado desapareció en pleno vuelo hacia el pueblo de Las Lomitas, en Formosa. Desde anteayer, ellos coordinan una búsqueda paralela a la de las fuerzas de seguridad.

Más de 30 pilotos sobrevuelan voluntariamente unos 500 kilómetros de ruta, en sus propios aviones, para cubrir parte del recorrido que debía hacer el Mitsubishi con la matrícula LV-MCV, según el plan de vuelo. Están convencidos de que la búsqueda oficial es limitada, lenta y que tiene un error en el foco: se reduce al inicio del trayecto de viaje. Mientras que las fuerzas de seguridad los está buscando en el triángulo que se forma entre el aeródromo de San Fernando, Zárate y Carmelo, en Uruguay, ellos ya llevaron el área de rastrillaje hasta Paraná.

"Ésa es la gran falla: la burocracia del sistema que retrasa todo. El Estado no tiene un plan de búsqueda. Se perdió al menos un día para empezar a buscarlos. Y ahora están buscando en el área que nosotros ya recorrimos ayer", criticó Génova por teléfono, desde el centro de operaciones que él y Castán improvisaron en un complejo de cabañas, en Potrero de los Funes, San Luis, donde los encontró la noticia de la desaparición del avión, el lunes.

Empezaron a averiguar y allí descubrieron que uno de los pilotos era Matías Ronzano, al que conocen desde hace tiempo. Génova es amigo de Luis, el padre, y Julián es el instructor que le dio las clases en su primer curso de vuelo, en Miramar, hace seis años.

Foto: LA NACION

Enseguida se pusieron en acción. La parte más dura fue comunicarle la noticia al padre de Ronzano, pero le advirtieron que no prestara atención a las noticias que decían que los habían encontrado muertos. Recién el martes a la madrugada, el padre recibió la confirmación oficial de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) de que los pilotos seguían desaparecidos, según contó Génova.

El martes, los dos pilotos decidieron ponerse en acción y lanzaron una convocatoria en Facebook para pilotos de los aviones fumigadores para sumarse a la búsqueda del Cuerpo Argentino de Rescate, llamada SAR, por su nombre en inglés (Search And Rescue), que responde a una ONG internacional especializada en búsquedas.

Una gran cantidad de pilotos se puso a disposición y anteayer sobrevoló el triángulo del Delta que hay entre San Fernando, Carmelo y Zárate. Pero la búsqueda fue negativa. Entonces ayer decidieron seguir buscando y ampliar el radio desde Zárate hasta Paraná. "Pasamos unos kilómetros de Paraná. Los pilotos nos pasan fotos y videos, pero los resultados hasta ahora son negativos. Mañana (por hoy) seguiremos buscando hasta Las Lomitas", apunta Génova. "No se puede perder tanto tiempo. La búsqueda oficial ahora está siendo en el área que nosotros ya buscamos. Y se basan en criterios débiles. En el testimonio de una persona que dijo ver un avión volando bajo. Se perdió un día para saber cuál fue la última antena de celular que se activó", agrega.

Pasado el mediodía de ayer, la ANAC difundió un comunicado para informar que la búsqueda oficial contaba con tres helicópteros de Fuerza Aérea y un avión Cessna, y que había sumado el apoyo de la fuerza aérea de Uruguay y 20 aviones privados. Fuentes del organismo confirmaron que hay una búsqueda paralela hecha por pilotos privados.

Los pilotos amigos de Ronzano aclararon que eran dos búsquedas distintas, y que aunque debían coordinar con las autoridades aéreas las rutas de vuelo, se trataba de una iniciativa propia. "Incluso llevamos gastados unos 5000 litros de combustible para encontrar a nuestros compañeros, que fueron aportados por cada aeroclub local de forma solidaria", dice Génova.

En las últimas horas volvió a circular la versión de que un cuarto tripulante habría subido en San Fernando, sin ser registrado ni por las autoridades ni por las cámaras. Esta versión abona la teoría de que el avión no habría sufrido un accidente, sino que habría sido desviado para salir del país.

"No se descarta ninguna hipótesis. Estamos abordando el tema con distintas posibilidades, pero no hay ninguna que prevalezca. Se trabajan en simultáneo varias líneas de investigación", dijeron fuentes judiciales. La investigación está a cargo de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, que para la investigación tuvo que armar un equipo de emergencia, por la feria judicial.

El operador de un radar de precisión militar de Merlo, en Buenos Aires, dice que tenían registrado al avión, pero a una altitud mucho mayor a la de los radares que deberían haberlo detectado. Según esta versión, el avión habría sobrevolado por Merlo a unos 9000 pies y que, con esa altura, podrían haber cruzado la frontera con Paraguay o con Bolivia, ya que ese tipo de avión, a mayor altitud, consigue un mayor rango de alcance.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas