Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Martín Naidich, el nadador argentino acusado de doping: "No tomo ni tomé nada, no tengo nada que ocultar"

Más allá de que no recibió una notificación oficial acerca del resultado adverso, el porteño fue separado de la delegación argentina en el Mundial de Natación, en Budapest

Viernes 28 de julio de 2017 • 16:40
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Martín Naidich, complicado
Martín Naidich, complicado.

(BUDAPEST, enviado especial). "No tengo nada que ocultar. Estoy muy seguro, algo raro pasó y no sé cual es la realidad", afirma, con convicción Martín Naidich. El nadador argentino de 26 años charló con LA NACION en el Novotel City de Budapest, donde se aloja la expedición de la selección nacional. Está sólo en el hotel y en sus ojos denotan que estuvo llorando hasta hace un rato. Aunque todavía no hay una confirmación oficial, el porteño fue separado este jueves del grupo. La Confederación Argentina recibió un correo electrónico que la Federación Internacional le dirigió a la ONAD (Organización Nacional Antidopaje), en el que se informa sobre el resultado adverso. En cualquier caso, los rumores acerca de un posible caso desfavorable ya circulaban en Budapest: La Gazzetta Dello Sport había publicado una nota en la que informaba sobre el panorama que afrontaría Naidich.

-¿Cuándo te enteraste de lo que había pasado?

-Por Twitter. Un diario italiano decía que me había dado doping positivo y que la CADDA lo estaba ocultando.

-Ya estabas en Budapest.

-Sí, y ya había competido. Estaba como siempre, entrenando, compitiendo y concentrado en el torneo. Y un día me levanto y leo eso.

-¿Qué pensaste?

-¿Qué es esto?, ¿Qué boludez es? No lo podía creer. Pensé: "¿qué hago?, ¿le contesto?". Pero creí que era mejor no hacerlo. "Espero. Voy a la pileta, lo veo a mi entrenador y le consulto a él", razoné.

-¿Y qué pasó?

-Me entero de que esa nota había sido publicada una semana atrás. No entendía. Porque si eso era real, me deberían haber avisado que había tenido un resultado adverso en una muestra. "Esto es imposible de que sea así", pensé. Entonces hablé con Raúl Araya (vicepresidente de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos) y me dijo que no tenían idea porque no había ninguna notificación oficial. "Si realmente fuera cierto ya nos tendrían que haber notificado", me contestó.

-Pero desde que aparece el rumor hasta que llega el e-mail de la FINA pasaron varios días...

-Esos días estuve bastante mal, pero pensaba que no tenía nada que ocultar. Por ese lado estaba tranquilo, pero el hecho de que existiera un rumor. me mataba. Por más que no fuera cierto. Y si llegaba a serlo, porque consiguieron la información de algún lado, tampoco podía ser. Hace 10 años que compito en torneos internacionales. Hace 10 años que estoy expuesto a doping. Me los han hecho en torneos, fuera de torneos. De sangre, de orina. Sorpresa, no sorpresa. De todos los tipos. Nunca tuve nada que ocultar.

-¿Entonces?

-No lo sé. No lo puedo creer. Estamos intentando ver cuáles son las opciones, si consumí algún producto que compré y que estaba contaminado. Sé que es raro, pero puede pasar. Otra opción es que se hayan confundido de frasco y que no sea el mío.

-Ustedes reciben el correo de la FINA el jueves por la tarde, ¿no?

-Sí. Ayer, cuando estaba entrenándome. Porque todavía me quedaban por correr los 1500 metros.

-¿Cómo se entrena en esos momentos?

La cabeza venía mal desde unos días atrás, pero me quedaba una prueba.

-Cuándo te ibas a dormir, ¿qué pensabas?

Por una lado estaba muy tranquilo. Sabía que era imposible que me diera un resultado adverso porque yo no tomo ni tomé nada. Pero, por otro, pensaba de dónde había salido ese rumor y qué podía pasar si era real. "Y no es real, ¿por qué está?", con esa pregunta me iba a dormir todas las noches.

-¿Dormís sólo?

-Con Santiago (Grassi)

-¿Qué te decía?

-El día que me etiquetan en Twitter, Santi me preguntó que había pasado. Y yo le contesté: "La verdad, no sé. Estoy recaliente, pero no tengo ni idea. Vas a ver que me van a tener que pedir perdón. Sé como funciona el doping, se que me pueden caer en cualquier momento, sé lo que tengo que hacer". Después, iban pasando los días y Raúl me decía que todo esto estaba muy mal. No era posible que fuera cierto porque no nos habían notificado. Hasta que nos notificaron. Pero, de todos modo, no es oficial.

-¿Es muy duro que te hayan sacado de la delegación?

-No es que me sacaron. Pero como a la FINA ya le había llegado ese posible caso adverso, era mejor que nosotros, como delegación, diéramos de baja al jugador para que no fuera la FINA la que tuviera que hacerlo.

-¿Cómo se vive ese momento, cuando tenés que dejar al equipo?

-Con bronca y mal. No lo puedo creer. Quizás lo pueda demostrar después. pero esto ya lo viví. Ya me tuve que dar de baja de la última prueba. Y la gente ya habló boludeces. Hablan de cosas pasaron hace hace años.

-¿Qué dicen?

-En 2013 hice dos récords sudamericanos. Y la gente empezó a decir que había hecho esas marcas porque estaba dopado. Decían que me había escapado de un doping. Estupideces que no existen, porque si te escapas de un control es como que te hubiese dado positivo. En ese momento la pasé muy mal.

-¿Al final eso quedó en la nada?

-Eran todas estupideces. Cuando te va bien, hay mucha gente a la que no le gusta. Y ahora empezaron a asociarlo con eso. Intenté no leer nada para no hacerme mal a mí.

-¿Tu familia que te dijo?

-Hablé con mis papás y me dijeron que me quedara tranquilo.

-Ahora, ¿cuáles son los pasos?

-El primero es que me notifiquen oficialmente. De por sí ya está todo mal: es imposible que se haya publicado algo, cuando yo no estaba notificado. Eso es muy grave. Pero eso es un ambiente privado, pondré a un abogado porque el procedimiento está mal. Y después, no sé bien cómo son los pasos. Tal vez pedir la muestra B. No sé. nunca me había pasado y pensé que nunca me iba a pasar.

-¿Pensás que vas a tener que dejar la natación?

-Hay que ver cómo sigue. Si esto fue un error seguiré nadando. Y si no. yo no tengo nada que ocultar. Algo raro pasó. Quizás, de alguna manera, consumí algo sin darme cuenta.

-¿Hasta cuándo querías competir?

-Mi objetivo era seguir hasta 2020, pero estudio para contador público. Y mi futuro es ése, ser contador, más allá del deporte.

-¿La única manera de que se te vaya la bronca es que esto quede en la nada? ¿O crees que te va a quedar para siempre?

-No, no para siempre. En el peor de los casos, pasará lo que tenga que pasar y la vida sigue. Yo estudio, tengo mi familia, mis amigos y seguiré con mi vida normal. Me quedará esta bronca un tiempo, pensaré por qué me pasó. Estoy seguro de lo que hice. Siempre estuve a favor del juego limpio. Siempre me mostré a disposición de cualquier doping. Este no es mi primer año: hace 10 años que estoy en la selección, fui a tres Mundiales de pileta larga, dos de pileta corta, a unos Juegos, a dos Panamericanos. En todos pasás por doping. Llenaba los where about, que es lo que presentás para que sepan en todo momento donde estás. Me han caído de sorpresa muchas veces. Y nunca tuve nada que ocultar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas