Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo ganar dinero trayendo a tu artista preferido

Con una inversión mínima de $ 5000, Weeshing permite a los fanáticos de la música financiar recitales de manera colectiva

Sábado 29 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
El retorno de la inversión dependerá de la cantidad de tickets vendidos
El retorno de la inversión dependerá de la cantidad de tickets vendidos. Foto: Gentileza Guillermo Coluccio

Todo comenzó con una necesidad. En 2009, el chileno Rodrigo Segal (31) y sus amigos se propusieron hacer realidad uno de sus mayores deseos: que la banda Faith No More toque en su país. Las ganas sobraban pero faltaba el dinero para hacerlo posible, y en ese momento se encendió la lamparita. "Fuimos a buscar plata a lo de nuestros amigos. Pero en vez de ofrecerles un modelo en donde ellos irían a la última línea, hicimos algo diferente. Si se vendían muchos tickets, ganaban dinero. Y si se vendían pocos, perdían", explica Segal. Por fortuna, el show fue un éxito. Se vendieron 30.000 entradas y los amigos -devenidos en inversionistas- ganaron un 100 por ciento de rentabilidad.

Segal es ingeniero y fanático de la música. "Siempre fui emprendedor, desde muy pequeño ya estaba metido en buscar maneras de ganar dinero", asegura. El resultado exitoso del show de Faith No More fue la piedra fundacional de Weeshing, la plataforma chilena que hoy cuenta con filiales en Argentina, Perú y México, más de 9000 usuarios registrados, y un capital total de 100 millones de pesos financiados.

Pero para que ese crecimiento fuese posible hizo falta otro desafío, uno a gran escala. "En 2015, cuando llevábamos menos de tres meses con la plataforma en marcha, se nos acercó el promotor del show de Morrissey en Chile y nos dijo: «Necesito 350.000 dólares» -recuerda Segal y se le escapa una carcajada-. Teníamos menos de 150 personas en la base de datos, así que nos dedicamos a llamarlos a todos y por suerte se sumaron muchos más". Después del vértigo inicial, terminaron recolectando más de 350.000 dólares. El show vendió más de 11.000 tickets y el modelo de rentabilidad arrojó un 28 por ciento de ganancia para los inversores. "Con Weeshing agarramos una necesidad que andaba dando vueltas, la automatizamos y la dejamos lista para que estén protegidos tanto inversionistas como promotores", explica Segal.

El country manager de Weeshing en Argentina, Francisco Badano (32), dice que la plataforma nació "como una alternativa de inversión ligada a algo que a mucha gente le gusta, como es la música". Al igual que su socio chileno, Badano es un amante del rock. Es guitarrista, tiene sus propias bandas y desde muy joven comenzó a organizar recitales, primero con grupos under y luego trayendo a artistas internacionales a la Argentina. Cuando conoció el trabajo de Weeshing, se contactó con los chilenos para abrir una filial en el país.

Al día de hoy, con 800 usuarios registrados a nivel local, ya se financiaron 10 shows por un total de 3,5 millones de pesos a través de 130 inversiones. La primera experiencia fue en abril de este año con la banda sueca de metal progresivo Ophet. El show arrojó una ganancia del 21,7 por ciento a los inversionistas. Un puntapié más que exitoso.

Badano explica que existen dos caminos para invertir y llevar a cabo un show con el modelo de Weeshing. El primero es entrar a la plataforma web y elegir alguno de los conciertos que figuran en la lista para invertir. El segundo, y también el más largo, es proponer una banda o un artista que te gustaría ver en tu país.

"Una cosa es empezar de cero con un show y otra muy distinta es habilitar la posibilidad de inversión en uno que ya está cocinado -explica Badano-. Cuando una persona nos propone un artista nosotros lo evaluamos. Vemos si tiene el público suficiente, nos ponemos en contacto con su agente para averiguar cuáles son los costos que hay que cubrir, y luego se lo ofrecemos a los productores de cada país".

En la plataforma de Weeshing aparecen los distintos conciertos que hay en carpeta con su correspondiente rango de rentabilidad (la posibilidad de pérdida y de ganancia), el monto mínimo a invertir (por lo general, 5000 pesos argentinos), la fecha límite para invertir y la duración de la inversión. Además de la rentabilidad, el inversor cuenta con otros beneficios propios de cada evento, como pueden ser diferentes tipos de ubicación según el monto invertido, la posibilidad de acceder a la prueba de sonido, de tener un "meet & greet" con el artista.

Cada posibilidad de inversión tiene su modelo de negocio específico. "El que más nos gusta a nosotros es el de resultado, que está atado a la cantidad de tickets vendidos. Si el show agota localidades, por ejemplo, podés tener hasta un 50 o 60 por ciento de ganancia", explica Badano y advierte: "También hay márgenes de pérdida. Si al show le va bien hay posibilidad de ganar bastante dinero, pero el riesgo también existe". Para minimizar el impacto, en Weeshing trabajan con productores que conocen del mercado.

Con Weeshing en estado de expansión, y la posibilidad latente de abrir una filial en los Estados Unidos, Segal se anima a imaginar el futuro de su empresa: "Queremos tratar de ser una solución integral para los promotores. Hoy en día, por ejemplo, tenemos un robot que analiza las redes sociales y le permite al promotor tomar la decisión de contratar o no a determinado artista. Hacia allá vamos".

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.