Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Central intervino, por primera vez en un año y medio, para frenar el dólar

Vendió para corregir el mercado, algo que no hacía desde febrero de 2016, y dejó la cotización en $ 18,01; el peso cayó casi 7% en julio y encabezó el ranking mundial de devaluaciones

Sábado 29 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El dólar pasó ayer los 18 pesos y llevó al Central a intervenir
El dólar pasó ayer los 18 pesos y llevó al Central a intervenir. Foto: DyN

Lo que hasta hacía algunas semanas se creía que ocurriría a fin de año (a juzgar por los precios de futuros que se negociaban aquí y en el exterior) finalmente pasó ayer: la cotización del dólar llegó a los 18 pesos para la venta al público.

El nuevo récord hizo sonar las alarmas de la mesa de control del Banco Central (BCRA), que, tras casi un año y medio sin intervenciones de relevancia sobre la plaza (la última había sido a fin de febrero de 2016, cuando vendió US$ 500 millones para frenar un atisbo de corrida), volcó al mercado US$ 305 millones de sus reservas para evitar que siguiera subiendo.

Su irrupción puede cortar de plano la tendencia a una brusca devaluación que mostró el peso durante julio, la que lo llevó a convertirse en la moneda que más se desvalorizó frente al dólar (6,7%) en todo el mundo.

Lo curioso del caso es que paradójicamente esa depreciación la sufrió contra una divisa que -a su vez- lideró cómodamente el ranking de devaluaciones a nivel global frente a otras monedas semejantes. De hecho, el dólar no sólo perdió 2,7% en julio en esa contienda (según un índice que lo mide contra el euro, el yen, la libra esterlina, el dólar canadiense, la corona sueca y el franco suizo) sino que incluso el FMI pronosticó ayer que, en sus actuales niveles, aún estaría entre 10 y 20% sobrevalorado entre sus pares a juzgar por "los fundamentos económicos de EE.UU. a corto plazo".

La incursión del BCRA sobre el mercado, mediante intervenciones solicitadas a los bancos Nación, Provincia y Ciudad, pondrá a los operadores del mercado a recalcular apuestas el fin de semana y, para muchos, muestra que el ajuste en el nivel del tipo de cambio había llegado a un nivel que ponía en riesgo otros objetivos del ente monetario.

Sin embargo, desde el BCRA negaron a LA NACION haber intervenido para "marcar precio" y sostienen que lo hicieron sólo para "corregir la dinámica alterada de un mercado que subía mucho sin volumen".

Por lo pronto, la escalada del billete, y los costos que podría sumarle a la campaña del oficialismo y a la inflación ya eran motivo de fuerte debate interno en el Gobierno, más allá de las reiteradas declaraciones públicas para relativizarlos.

Las ventas oficiales se activaron sólo cuando el dólar llegó a los $ 17.80 para la venta en el mercado mayorista y apenas bastaron para frenarlo en ese nivel. "En ese momento comenzó a cargar órdenes de venta el Banco Provincia, aunque después lo secundó el Nación. Pero el mercado le llevó todo", reportó Agustín Alvarez de Global Agro. Luego se supo que también vendió el Banco Ciudad.

Más tarde los operadores se enterarían de que esas intervenciones habían sido financiadas por el BCRA, cuando éste declaró una participación vendedora durante el día de US$ 305 millones que hizo caer en US$ 375 millones sus reservas (cerraron en US$ 47.096 millones) en el día.

Lo curioso es que el lunes, cuando el billete ya estaba lanzado, el BCRA le había comprado US$ 500 millones al Tesoro, lo que se interpretó como un aval al reacomodamiento del tipo de cambio. "Es algo que no se entiende", juzgó el economista Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma.

Las sostenidas ventas oficiales a ese precio pueden ayudar a reaparecer la oferta privada de divisas que se había retraído marcadamente en los últimos días especulando con obtener más pesos por cada divisa vendida. Pero algunos intuyen que deberá ser reforzada: "Deberíamos esperar en las próximas semanas más intervención oficial para darle más volatilidad y al billete y evitar que su persistente suba tenga impacto sobre la inflación", apuntó Hernán del Villar, de la consultora Alpha, aludiendo a la posibilidad de nuevas ventas para bajarlo. "Es bueno que los que ganaron con esta suba entiendan que también pueden perder", dijo.

"Nadie entiende por qué dejaron subir tanto el billete en un mes de pico inflacionario y a días de la PASO. Pero también es cierto que ahora están ante la chance de maximizar el rendimiento de sus intervenciones", apuntó, Amílcar Collante (Cesur).

La depreciación del peso fue consecuencia de la fuga de divisas que generó el despertar del dólar una vez que los grandes inversores se lanzaron masivamente a desarmar sus apuestas por el peso. En junio, por ejemplo, habían entrado del exterior US$ 975 millones para inversiones de cartera, monto cuatro veces superior al que entraba a principios de año. Esa tendencia se agudizó apenas Cristina Kirchner confirmó que encabezaría una lista opositora en la provincia de Buenos Aires porque, en la mirada de los inversores, de imponerse tendría capacidad para bloquear las reformas que la economía necesita y que el Gobierno tendría previsto encarar durante 2018 para hacer sustentable su modelo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas